Despliega el menú
Aragón

Lambán reprocha al PP su "gatillo" para pedir ceses cuando no los practica

Luis María Beamonte ha incidido en que las "desafortunadas declaraciones" no son la base de la dimisión de Ventura, sino la "gota que colmó el vaso" de una gestión errónea.

Javier Lambán, presidente del Gobierno de Aragón
Javier Lambán en la toma de posesión de Sira Repollés
Gobierno de Aragón

El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha reprochado al PP su "gatillo fácil" para pedir dimisiones cuando no las practica, en referencia a la saliente responsable de Sanidad, Pilar Ventura, y al que fuera consejero del área en el Gobierno PP-PAR, Ricardo Oliván, quien impidió alargar la vida profesional a los médicos con un coste millonario para las arcas autonómicas.

Así ha respondido Lambán en el pleno de las Cortes al líder del PP aragonés, Luis María Beamonte, quien ha incidido en que las "desafortunadas declaraciones" no son la base de la dimisión de Ventura, sino la "gota que colmó el vaso" de una gestión errónea, llena de "soberbia" hacia los profesionales sanitarios, el colectivo más castigado por el coronavirus -según los últimos datos, 904-, y en eso, ha aseverado, mucho tiene que ver la falta de material.

Entre esos errores, ha citado la falta de mascarillas y la retirada de defectuosas esta misma semana, las prisas por desactivar las ambulancias Covid, la falta de refuerzos en atención primaria o que no se haya hecho test a todo el personal sanitario.

Los profesionales, ha aseverado, no es que se hayan sentido desprotegidos, es que lo han estado, y además las decisiones se han adoptado sin contar con ellos y su experiencia.

Así, ha recriminado a Lambán que haya consentido esta situación y que se haya puesto "en evidencia" cuando aseguró que él nunca habría cesado a Ventura, tanto es así que su sucesora, Sira Repollés, le merece todo el respeto, ya que fue una de las firmantes de una carta de sanitarios en las que pedían la dimisión de la dimitida consejera.

"Eso ya lo dice todo", ha incidido Beamonte, quien ha instado al Gobierno a actuar en materia sanitaria y en la economía, porque de lo contrario, las consecuencias van a ser "nefastas" para los aragoneses.

En su respuesta, Lambán ha defendido el desempeño de Ventura como consejera en el peor momento para la sanidad desde hace muchas décadas, con dignidad y en general con acierto y eficacia, salvo esas desafortunadas declaraciones, que entiende que indignaran a los sanitarios -entre ellos a Repollés-, por las que pidió disculpas y dimitió, "un gesto que le honra" y que debería reproducirse en este país.

"Hay quienes tienen demasiado fácil el gatillo para pedir dimisiones" y "muy oxidado para dimitir", ha subrayado Lambán, y ha puesto como ejemplo a Ricardo Oliván, que impidió a los sanitarios alargar su vida profesional y "dejó desarmada a la Sanidad", porque supuso la jubilación de varias decenas de médicos a los 65 años, que recurrieron en los tribunales y ha supuesto un coste para las arcas autonómicas de 30 millones.

El PSOE pidió su dimisión y "ni dimitió ni fue cesado", algo que a Ventura "jamás se le podrá reprochar", ha recordado Lambán.

En cuanto a la gestión de esta crisis, ha considerado que es "prácticamente intercambiable" entre todos los gobiernos autonómicos, aunque, a su juicio, Aragón ha hecho frente a la crisis mejor, porque después de que el Gobierno PP-PAR dejara la sanidad "en lo huesos" entre 2011 y 2015, su Ejecutivo, entre 2015 y 2019, inyectó 400 millones en inversiones, entre ellas, más personal.

"Eso nos ha dotado de más músculo" y ha permitido a la Comunidad pasar a la fase 1 por sus cifras y por la seguridad de su sistema sanitario, ha dicho Lambán, quien ha insistido en que no ha tomado una sola decisión al margen de los conocimientos científicos y técnicos, incluidos los test.

Además, le ha instado a ser "honrado" a la hora de comparar la gestiones, dado que los problemas con las mascarillas se han producido en Madrid, Castilla y León, Galicia o el País Vasco, y salvo en Aragón, "nadie se ha rasgado las vestiduras".

En esta crisis, ha asegurado, además de las muertes, si algo ha dolido es que el personal sanitario haya estado expuesto más que ningún otro a los contagios, pero si hay algo que sirve de consuelo es que su número, que es "atroz", representa el 1,8 de los sanitarios afectados en toda España, la mitad del peso demográfico que Aragón tiene en el conjunto del país.

Beamonte ha lamentado que Lambán quiera "mutualizar" la responsabilidad en la gestión de la crisis y ha aseverado que los sanitarios tenían razón al pedir la dimisión de Ventura, no por sus declaraciones, sino por la desprotección, por la soberbia y por la falta de diálogo, aunque el presidente ha considerado, de la intervención del líder del PP, que su objetivo es "arrimar el hombro" y anteponer el interés del país al del partido.

Por el resto de grupos, Daniel Pérez Calvo, de Ciudadanos, ha espetado a Beamonte que ante situaciones tan serias, "frivolidades las justas", porque la lucha contra la pandemia debería ser el único enemigo incluso para hacer oposición y sería "una pena" romper a la mitad del camino la unidad que ha permitido activar la mesa para la reconstrucción de Aragón.

Por tanto, ha defendido poner el foco en el presente y en el futuro, y que habrá tiempo de pedir responsabilidades, si bien para el portavoz de Cs no existe mayor autocrítica que dimitir, al tiempo que ha agradecido a Repollés que haya aceptado el cargo, porque no es habitual encontrar profesionales dispuestos a renunciar a su calidad de vida y a una buena parte de sus ingresos para enfrentarse al un "morlaco" como es esta crisis sanitaria.

Santiago Morón, de Vox, ha insistido en la preocupación de su grupo por la desescalada sin los resultados del estudio de seroprevalencia ni campaña de test masivos entre la población y los profesionales sanitarios, y ha urgido a aplicar medidas sociales y económicas, y también a recuperar la confianza de la ciudadanía con liderazgo y empatía, algo de lo que en su opinión carece por completo el Gobierno central, aunque ha admitido que el de Lambán practica mucho más el diálogo, el mismo que exigirán a Repollés para las reformas que requiere la sanidad.

Álvaro Sanz, de IU, ha defendido de nuevo contener el entusiasmo en las peticiones de aceleración de la desescalada, a su juicio un error porque el virus ha venido para quedarse, al menos hasta que haya vacuna, al tiempo que ha apostado por extraer aprendizajes de esta crisis e impulsar un nuevo modelo productivo que supere la precariedad y las desigualdades que existen y sitúen lo público en el centro.

Por los grupos que sustentan al Gobierno, Vicente Guillén, del PSOE, ha asegurado que el sistema sanitario ha funcionado correctamente a pesar de los errores, ha llamando a la prudencia, protección y previsión, para evitar pasos atrás, y ha alabado el esfuerzo y tesón de Ventura y que haya sabido dimitir "con clase y con decoro", algo que "brilla por su ausencia" en el PP.

Nacho Escartín, de Podemos-Equo, ha mostrado su decepción por el recurso de Beamonte al "y tu más, tan cansino y tan infértil", impropio de una institución como las Cortes, de la que los ciudadanos esperan soluciones y análisis de la situación, al tiempo que ha destacado el esfuerzo ingente que ha hecho la sanidad pública y sus profesionales para no colapsar y ha apelado a una desescalada bajo criterios científicos y sanitarios.

Joaquín Palacín, de CHA, ha considerado que solo desde lo público se pueden afrontar crisis como la actual y que es preciso, para estar preparados, más autogobierno y mejorar el sistema de financiación de las autonomías y los municipios.

Jesús Guerrero, del PAR, también ha agradecido su labor a la consejera saliente y deseado la mejor de las suertes a su sucesora para la gestión de una crisis sin precedentes que requiere medidas excepcionales, y por tanto utilizar todas las herramientas del Gobierno, entre ellas la mesa para la reconstrucción de Aragón, que es un ejemplo a nivel nacional. 

Etiquetas
Comentarios