Despliega el menú
Aragón

Opinión

¿Y a los demás cómo les va?

Por
  • Nacho de Blas
ACTUALIZADA 11/05/2020 A LAS 02:00
Una vendedora de fruta en Wuhan.
Una vendedora de fruta en Wuhan.
Aly Song/Reuters

Desde nuestras antípodas nos llega la buena noticia de que Nueva Zelanda prácticamente ha controlado la epidemia de covid-19 en apenas dos meses. Las claves han sido la instauración precoz de estrictas medidas de confinamiento y el seguimiento de los posibles contactos infectivos para cortar la cadena de transmisión. Su aislamiento geográfico también les ha favorecido y va a permitirles una mejor vigilancia de casos importados.

Muchos otros países que han seguido la misma receta no han logrado todavía ese objetivo. Corea del Sur mantiene la situación bajo relativo control, pero ha dado pasos hacia atrás. El más reciente el cierre de clubs nocturnos y discotecas que abrieron la semana pasada. Han detectado el problema a tiempo y han rectificado rápidamente. El riesgo de propagación existe y hay que estar alerta.

Dinamarca no ha esperado tanto y abrió los colegios hace tres semanas. Eso provocó que la reducción de casos se ralentizara, pero sin llegar a registrarse el temido repunte de la epidemia. El famoso número R0 pasó de 0,6 a 0,9. Los nuevos casos siguen bajando, pero más despacio, ya que R0 se mantiene por debajo de 1. Consideran que su sistema sanitario puede asumirlo y han mantenido abiertos los colegios.

A la vista de esos resultados, Alemania pospuso la apertura de colegios un par de semanas y comenzaron a abrirlos paulatinamente el lunes 4 de mayo. R0 estaba por debajo de 0,7 y a pesar de todas las precauciones este sábado subió a 1,1. Ahora deben replantearse el desconfinamiento ya que no es asumible ese aumento de incidencia. Pese a esas malas noticias, varios miles de alemanes se han manifestado contra el confinamiento. Parece que no son tan disciplinados como nos los pintan.

*Nacho de Blas, profesor titular de la Universidad de Zaragoza

Etiquetas