Despliega el menú
Aragón

Tercer Milenio

Nerea Irigoyen, viróloga en la Universidad de Cambridge

"Gracias a un proyecto relacionado con Covid-19 reabrimos el laboratorio"

La viróloga zaragozana Nerea Irigoyen pudo reabrir su laboratorio en la Universidad de Cambridge tras reorientar su trabajo hacia la búsqueda de tratamientos farmacológicos contra SARS-CoV-2.

Nerea Irigoyen ha reabierto su laboratorio en Cambridge.
Nerea Irigoyen ha reabierto su laboratorio en Cambridge.
U. C.

Nerea Irigoyen nos atiende el mismo día en que vuelve a la actividad su laboratorio en la Universidad de Cambridge, un mes después de su cierre, el pasado 20 de marzo. "Un día un poco caótico, ni siquiera podemos comer donde deberíamos. Además, no han permitido volver a todo el mundo: solo a mí y a la posdoc, gracias a que nos han aprobado un proyecto relacionado con Covid hemos podido reabrir", cuenta. Pero a partir de la semana que viene, "la mitad de los laboratorios vuelven y empezamos la desescalada".

El cambio ha sido total. Irigoyen ha cerrado momentáneamente su línea de investigación en virus del zika para dirigir sus esfuerzos contra el SARS-CoV-2. "La suerte es que yo había estado trabajando con coronavirus de ratón mucho tiempo y ha sido fácil intentar extrapolar esos resultados al nuevo coronavirus".

El objetivo es "la búsqueda de tratamientos farmacológicos contra los caminos celulares que se van activando o desactivando para causar la fibrosis pulmonar que acaba produciendo en los pacientes esta infección". "Estamos viendo cómo combatirla –explica–. Primero en células de cultivo; es un trabajo muy in vitro, con células humanas, en algunos casos pulmonares". Trabajarán "con el nuevo coronavirus real pero solo con sus proteínas, que no son infecciosas". Espera conseguir acceso a los laboratorios de alta seguridad de Cambridge para continuar las investigaciones, ya trabajando con el virus.

En Reino Unido ha vivido los cambios de reacción frente a la pandemia. "Hubo una estrategia inicial fallida, basada en aquello de ‘vamos a infectarnos para tener inmunidad de grupo’, cuando no sabemos la inmunidad que genera el virus,". Durante el confinamiento, las medidas han sido "bastante más laxas que en España, pues hemos podido salir antes a hacer deporte y a dar paseos con la gente con quien convives".

En esta situación anómala, Irigoyen sigue supervisando, "todo ‘online’ o por Skype", el trabajo de fin de carrera de un estudiante y la investigación en bioinformática de un doctorando "que está en su casa en Bélgica". Aunque una viróloga como ella siente que "aporto más en el laboratorio que desde casa", también agradece haber tenido "unas semanas para pensar, leer ‘papers’… porque también hace falta reposar el cerebro para activar la mente y ser creativo". Más duro ha sido ver que, para lo que están acostumbrados allí, "hace un tiempo espectacular, seguro que cuando ya podamos salir se pone a llover".

Etiquetas
Comentarios