Despliega el menú
Aragón
#YoComproEnAragón

La activación del comercio dispara un 70% las ventas en las ferreterías

Las peluquerías también están saturadas en el inicio de la desescalada, pero la cita previa limita su actividad.

REAPERTURA DE COMERCIOS / FERRETERIA FERRYMAS ( ZARAGOZA ) / CORONAVIRUS / 04/05/2020 / FOTO : OLIVER DUCH [[[FOTOGRAFOS]]]
Clientes esperando en la puerta de Ferretería El Español, en el Coso.
Oliver Duch

La activación de la fase 0 de desescalada presenta dos caras diferenciadas en el comercio. Por un lado, están los negocios que han asumido mayor nivel de trabajo y por otro, los que durante estos primeros días se centran en acondicionar los locales a las nuevas medidas de seguridad e higiene, así como a preparar los almacenes o escaparates para el futuro.

Sin duda, los establecimientos más concurridos en el estreno del desbloqueo de los minoristas están siendo las peluquerías -con la agenda completa aunque condicionada por la atención individualizada- y las ferreterías, que entre ayer y el lunes registraron ventas un 70% superiores a las cifras que manejaban antes de que se decretase el estado de alarma.

"Estamos totalmente desbordados; es imposible atender todos los pedidos que nos hacen. El teléfono no deja de sonar a todas las horas del día", explicaba ayer Cristina Laborda, encargada de Ferretería El Español, con tiendas en la Gran Vía de Zaragoza y el Coso. "Entre las dos sedes, recibimos a casi 300 clientes cada día", añadía, al tiempo que, entre llamada y llamada, consultaba una lista de encargos que irá disminuyendo con el paso de las semanas.

"Las ventas se han disparado en algunos subsectores comerciales, como el que engloba menaje para el hogar y componentes para reparaciones, pero luego se irán normalizando", valoraba ayer José Antonio Pueyo, presidente de la Federación de Empresarios del Comercio y Servicios de Zaragoza (ECOS), y recordaba que otros comercios como los bazares también han aumentado su actividad en, al menos, un 50%.

Esto ha provocado que por la capital aragonesa se vean largas filas a las puertas de algunos locales. Y es que, en opinión de Pueyo, el consumidor tiene "perfectamente asumida la espera" hasta que se vacíe el establecimiento. "Por lo general, todo el mundo respeta las medidas de higiene impuestas por el Gobierno", concluía ayer el portavoz de ECOS, sobre una situación que no se da en las peluquerías.

Durante el confinamiento, el peinado ha supuesto un quebradero de cabeza para muchos ciudadanos que ahora quieren recuperar su imagen. Sin embargo, el hecho de que haya que concertar cita previa evita que se vean colas en la entrada de estos establecimientos, que no tienen huecos libres pero solo han podido incrementar su actividad un 30%, según los datos ofrecidos por ECOS.

Lo mismo ocurre con los centros de estética -también obligados a ofrecer atención individualizada- o con las consultas de fisioterapia, podología u odontología, si bien estos servicios están siendo menos demandados que las peluquerías en los primeros días de activación de la desescalada.

"Esperamos que la agenda se vaya llenando progresivamente. De momento, la gente tiene un poco de miedo y las restricciones nos limitan bastante", comentaban ayer diversos autónomos de estos sectores consultados, mientras los propietarios de tiendas de ropa y calzado, por su parte, vaticinaban un despegue "todavía más lento". Ellos, al igual que los hosteleros, han protagonizado una reapertura tímida, casi testimonial, que cambiará en parte el próximo lunes 11.

Etiquetas
Comentarios