Despliega el menú
Aragón

literatura

Un escritor aragonés en la Patagonia: "Esta pandemia cambiará el mundo, quien tenga apego a su vida anterior lo va a pasar mal"

Al zaragozano Daniel Zapata el coronavirus le cogió recorriendo América con una vieja bicicleta. En la casa que le han prestado aprovecha para escribir un libro.

Daniel Zaragoza, en la casa que le han dejado para pasar la cuarentena en la Patagonia argentina.
Daniel Zaragoza, en la casa que le han dejado para pasar la cuarentena en la Patagonia argentina.
Daniel Zaragoza

Al escritor aragonés Daniel Zaragoza el coronavirus le pilló en un pueblo de la Patagonia argentina viajando por 'América sin prisas', como ha bautizado a su última aventura, en una vieja bicleta. Le han prestado una casita para pasar la cuarenta y aprovecha para escribir un libro sobre una pandemia "que supera cualquier ficción". Ha dado la vuelta al mundo, lo de reinvertarse se queda corto para él y está convencido de que esta crisis va a cambiar el mundo y "el que esté muy apegado a su vida anterior lo va a pasar mal".

¿Qué hacía un escritor y viajero como Daniel Zaragoza en la Patagonia argentina cuando se paró el mundo?

El 30 de diciembre comencé en Ushuaia, lo más al sur del continente americano, un viaje al que llamé: “América sin prisas”. La idea pedalear rumbo norte, con una bicicleta de treinta años y con intención de llegar hasta Alaska. El primer reto era cruzar la Patagonia, me tuve que enfrentar a vientos huracanados y distancias muy largas sin nada, teniendo que cargar con la comida y el agua. Pero disfrutando de unos paisajes de ensueño y sintiéndome libre y salvaje.

¿Dónde y cómo está pasando la cuarentena?

Estoy en Zapala, un pueblo al norte de la Patagonia ubicado en medio de la pampa argentina. Llegué aquí después de cinco días incomunicado y me encontré que habían decretado la cuarentena y no podía circular. Sabía por mi familia lo que estaba pasando en España, donde acababa de empezar, pero creía en Argentina la cosa estaba tranquila. Pase los primeros 15 días acampado en una arboleda en las afueras. El problema que tenemos los viajeros es que los alojamientos están cerrados y no tenemos dónde quedarnos. Pero dio la casualidad de que Laura, una lectora y seguidora que está afincada en Benasque, vio que estaba en Zapala y ella era originaria de aquí. Contó mi situación a su familia y amigos, publicaron un artículo en un periódico local, y desde entonces he recibido más de cien mensajes de cariño de personas ofreciéndome su ayuda. Claudia, una señora cuyo hijo está pasando la cuarentena en Dinamarca, pensó que si fuera su hijo también querría que le ayudaran y me ha prestado una casita donde pasar la cuarentena. Estoy súper agradecido con la gente de Zapala.

Usted está acostumbrado a moverse por el mundo, desde 2012 se dedica a ello, y a imaginar, ¿este coronavirus real supera cualquier película de ficción?

Desde que en 2012 cerré mi empresa de fontanería por la crisis y comencé el proyecto: “Escribiendo el mundo”, he publicado 7 libros y he estado en 31 países en los 5 continentes, el último viaje fue dar la vuelta al mundo. He visto casi de todo, pero nunca me hubiera imaginado que una pandemia iba a paralizar el Planeta entero. Otra vez más, la realidad supera la ficción.

Si uno echa un vistazo a sus andanzas no puede por menos de preguntarse si esta era la única experiencia que le quedaba por vivir.

Tenía muchas ganas de hacer un viaje de autosuficiencia y recorrer América por mis propios medios era un gran reto. No es lo mismo viajar en avión, bus o en autostop que ser autosuficiente y llegar a Las Torres del Paine, el Perito Moreno o al Chaltén pedaleando cargando con todas tus cosas en unas alforjas.

¿Su vida cambiará algo cuando pase esto?

Mi vida está en constante cambio... Desde que me desprendí de todos mi bienes materiales y tengo una vida nómada y sencilla, realmente me importa poco dónde y con quién esté, me adapto a cualquier situación con facilidad. Esta crisis va a cambiar el mundo. Y el que esté muy apegado a su vida anterior lo va a pasar mal.

Está aprovechando la cuarentena para escribir un libro, ¿le ayuda a enfrentarse y adaptarse a una situación tan fuera de lo común? ¿Va a tener algo de autobiográfico?

Y, ¿qué puede hacer un escritor en una cuarentena? ¡Pues escribir un nuevo libro! Al tercer día ya bullía mi mente de ideas, las organicé un poco y comencé a escribir. Es una novela ambientada en lo que está pasando y relatada desde el punto de vista de varios personajes. Uno de ellos está inspirado en mí, aunque tiene vida propia, y cada vez va más por su cuenta... Ya lo tengo muy adelantado y me he propuesto terminar la novela con la cuarentena. Y si soy sincero... ¡Necesito que la alarguen hasta mitad de mayo!

¿Se convertirá el covid-19 en un tema recurrente de la literatura en los próximos meses o años?

Seguro que sí. Puede que sea la primera vez que algo afecta a casi cualquier habitante del Planeta, no habrá ni un solo ser humano que tenga contacto con la sociedad, que no haya hablado de esta pandemia y temido al COVID-19.

¿Cómo está ahora la situación en Argentina, espera poder continuar pronto su viaje?

Aquí seguimos en cuarentena hasta el 26 de abril, pero ya se dice que la van a volver a prologar. Ya el segundo día de cuarentena acepté que el viaje podía terminar, así que estoy preparado para lo que venga. Mi idea era estar dos o tres años viajando. Puede que el viaje a Alaska termine, pero el viaje de la vida continúa.

¿Seguirá con su proyecto de recorrer América tranquilamente hasta llegar a Alaska o el coronavirus ha truncado su aventura, como tantas cosas?

Lo más complicado va a ser cruzar fronteras. Todos los países se han aislado. Estoy sopesando quedarme en Argentina hasta que esto se tranquilice. Es un país enorme, y si puedo circular con mi bici, no me importaría pasar un año pedaleando por aquí. Me encanta Argentina y su gente.

¿Le produce angustia estar en estos momentos tan alejado de los suyos?

Es lo más duro... en estos momentos lo más importante es saber que los tuyos están bien, y por suerte, todos lo están.

¿Dónde tenía previsto estar este 23 de Abril si el coronavirus no hubiera existido?

Iba a estar en Mendoza. Además, una editorial de Buenos Aires me estaba imprimiendo 200 ejemplares de mi cuarto libro y la idea era impartir conferencias y venderlos allá. Van a tener que esperar a que esto pase...

¿Va a celebrar este Día de Aragón o del Libro de alguna manera?

Escribiendo una nueva novela. ¡Qué mejor manera de hacerlo!

¿Le hubiera gustado más este 23 de Abril estar firmando alguno de sus libros en una feria aragonesa?

Los últimos años he estado firmando libros en el Paseo Independencia en el stand de Librería Albareda. Ya somos una gran familia y voy a echar de menos a Manuel y a mis compañeros escritores.

Consulta todas las noticias sobre el coronavirus

Etiquetas
Comentarios