Despliega el menú
Aragón

ANIMALES

Binaced, el pueblo aragonés que atrae a más de 1.000 milanos reales en invierno

Las choperas y la agricultura activa son la combinación perfecta para que muchos milanos reales elijan este pueblo oscense cada año, que cuenta además con un comedero desde hace más de 40 años, cuando se cerró el muladar.

Este invierno, 1.046 milanos reales eligen este pueblo oscense.
Este invierno, 1.046 milanos reales eligen este pueblo oscense.
Fondo Amigos del Buitre

Una agricultura activa junto al mantenimiento de las choperas convierten al municipio oscense de Binaced en “la localidad del mundo que más milanos reales acoge en invierno”. Así lo señala Manuel Aguilera, un oscense amante de las aves que dedica todo su tiempo libre, desde hace ya más de 40 años, a la conservación de las aves que se sienten atraídas por este lugar. “Cuando cerraron el muladar hace 40 años, un grupo de jóvenes, entre los que me encontraba, yo tenía entonces 12 años, preparamos un comedero en un terreno que nos cedió el Ayuntamiento para que la población de milano real, entre otras aves, que se iban a ver afectadas por esta clausura, no notasen tanto el cambio”, relata Aguilera, presidente del Fondo Amigos del Buitre, una asociación, que cuenta con más de 300 socios, y que se fundó con el objetivo no solo de proteger a estas aves sino de enseñar la importancia que tienen para nuestro entorno.

“Es una zona donde se acumulan desde siempre muchas aves”, explica Luis Tirado, biólogo y delegado en Aragón de SEO/BirdLife. “El milano real es una especie agrícola, que necesita un bosque medianamente maduro. Pero sobre todo para dormir le gustan las choperas y en esta zona se dan ambos”. Este invierno se han contabilizado, según recoge la Sociedad de Ciencias Naturales Gorosti, 1.046 milanos en Binaced, un 19,5% más que en la temporada de 2019. Y es que a pesar de la reducción que está sufriendo el milano real en el conjunto de España (según la misma sociedad, el decrecimiento se cifra en un 11% este 2020), en los últimos años en esta localidad oscense se mantiene el censo. Eso sí, como anota Aguilera, “hace 20 años, en Binaced se contaban más de 2.000 milanos reales en invierno, por lo que la población de esta ave también ha descendido mucho aquí”.

“Además, como les gusta tanto volar y llegan a planear a 2 kilómetros por hora para buscar alimento, se dejan ver mucho y muchos no son conscientes de que está en peligro de extinción”, detalla Tirado. “Esto unido a que algunos lo confunden con el milano negro, que es muy parecido aunque de un color marrón más monótono y la cola no está tan ahorquillada. Este viene de África y, de hecho, está aumento en toda España”. Eso sí, a pesar de que el retroceso de la población de esta especie es “alarmante, el descenso se ha reducido”, anota el delegado en Aragón de SEO/BirdLife. “Las medidas que se están tomando con esta especie están teniendo sus frutos. Se tiene más en cuenta a esta ave desde que está en peligro de extinción. Aun así, lo suyo sería que el Gobierno de Aragón aprobara un plan de conservación de esta especie en la Comunidad, que está muy distribuida por toda la región, pero de diferente manera. No es lo mismo la situación del milano real en Huesca y en la mitad norte de Zaragoza, donde se concentra la mayoría de la población, que en el resto de Aragón”.

Y es que muchos milanos reales que llegaban en octubre para pasar el invierno en España y que luego en marzo se marchaban para reproducirse en el centro y norte de Europa ya no cruzan los Pirineos. “Hemos detectado que se quedan en la mitad sur de Francia, no pasan a España como antes, debido al cambio climático, que ha suavizado las temperaturas de invierno en esa zona”, asegura Tirado.

Esta migración más corta sería un punto positivo para la conservación de la especie, pero produciría un cambio en el ecosistema en el que deja de invernar. “A medio y largo plazo si una especie, que es migratoria, tiene que migrar menos para poder alimentarse se apuntará un ahorro energético, por lo que se puede producir un refuerzo de la especie, ya que al migrar menos también se reducen los riesgos, por ejemplo, de electrocutarse”, alega este biólogo. “Sin embargo, se produciría un cambio sobre todo en el ecosistema en el que deja de invernar. El milano real es un ave devoradora, junto con otras especies, de ratones y topillos, es decir, son limpiadores del terreno. Y si una especie deja de cazar en un sitio, esa ‘comida’ sigue estando ahí, que se la pueden empezar a comer otras especies o no”.

Los comederos son “comida segura”

Por eso, el comedero que pusieron en marcha hace 40 años en Binaced, que es uno de los 50 que se encuentran a lo largo de la Comunidad, tiene una gran importancia para que estas aves puedan comer de forma segura. “No es que les haga falta, pero al ser sobre todo carroñero de animales pequeños, como ratones o conejos que se acaban de morir o que son atropellados, una de las amenazas que tienen en Aragón, además de las líneas eléctricas o los parques eólicos, es la relación que tienen, concretamente en el valle del Ebro, con las granjas de intensivo y la mala praxis en el uso de rodenticidas, puesto que si cuando pones las dosis de matarratas no retiras los ejemplares muertos, se lo pueden comer, lo que terminará afectando al milano real”, apunta Tirado. “Además los comederos como el de Binaced son importantes, porque por ejemplo al mejorar la gestión de la materia orgánica en los vertederos, como se tiene que hacer y se va a llevar a cabo este año en Ejea de los Caballeros, donde muchas aves, entre ellas el milano, encuentran alimento, hacen que no noten ese cambio brusco”. Por este motivo, Aguilera, junto a otros compañeros del Fondo Amigos del Buitre, dedican su tiempo libre al cuidado de estas aves.

 

 

Etiquetas
Comentarios