Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

en primera persona

Diario de un confinamiento: Un tercio de Comtessa

Día 45. Pista para descifrar el jeroglífico de la desescalada: mírenlo con los ojos de Marujita Díaz y todo encaja

ESCAPARATES CON VESTIDOS DE NOVIA ( ZARAGOZA ) / CORONAVIRUS ) / 28/04/2020 / FOTO : OLIVER DUCH [[[FOTOGRAFOS]]]
Las bodas que se celebren los próximos meses serán todo un cuadro.
Oliver Duch

Ni puzzles de 20.000 piezas ni sudokus samuráis. Mi entretenimiento para los próximos días será resolver el jeroglífico de la desescalada con varios objetivos en mente: saber cuándo podré tomar café bueno, indagar dónde me arreglarán mi rastafarismo capilar y, sobre todo, velar por la boda de Chenoa. La moza tenía fecha para el 14 de junio y, ay, creo que va a ir muy justa la cosa. Quizá pueda celebrarla pero solo con un tercio de los invitados y comprenderán que no es plato de gusto empezar a hacer llamadas para “desinvitar”. Es como aplicar la eugenesia a tu círculo social. Y no solo le pasa a Chenoa, que tengo amigos que también están esperando ser desconvocados a los enlaces que tenían marcados en la agenda para junio y julio. Los más previsores ya se habían comprado el traje y, aún peor, hay quienes habían hecho el ingreso de rigor como regalo en la cuenta de los novios. ¿Ahora qué? ¿Lo reclaman de vuelta? ¿Les hacen un vale? ¿Unos corticoles?

Las iglesias y los banquetes estarán a un tercio de su capacidad en la fase 1, así que suponemos que los del cáterin servirán el 33% de las gambas y los novios abrirán el baile con un tercio de vals. El Danubio será como el payaso de Micolor tras unos cuantos lavados: dos tercios menos azul de lo que recordábamos.

Si los datos no empeoran parece que el aislamiento poco a poco -y este diario, ¡por favor!- irá tocando a su fin. Me gustan los nombres que quitan hierro a la tragedia y se refieren a la pandemia como ‘la gran movidita’ o la ‘confinadiña’. Son expresiones que espeluznan menos que esa “nueva normalidad”, que nos obligará a contar cuántas sillas quedan libres en las terrazas o, lo dicho, a repasar la tabla del tres para dividir aforos con y sin decimales. Será difícil tomarse un caña con los amigos, si estos no son abogados y te garantizan que respetas todas las restricciones. Será una odisea también ir a un probador de una tienda sin atravesar una nube tóxica, pues los tendrán que desinfectar en cada uso.

¿Que hay lagunas en el plan de desescalada? Claro que sí. No dice nada del ‘cobrador del frac’ (que también hace mucho la calle), ni aclara si la policía soviética nos acompañará a la cola del pan, pero al menos ya sabemos que Chenoa comerá un tercio de Comtessa (Vienetta para los milenials) de nata y chocolate en su boda.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión