Despliega el menú
Aragón

gente de la tierra

Y el premio al mejor aceite del Bajo Aragón es para... Apadrina un olivo.org

Este año, el premio  que entrega el Consejo Regulador de la D.O. Aceite del Bajo Aragón ha recaído en este proyecto, ubicado en Oliete.

Carlos Blanco, en la almazara con el aceite ganador.
Carlos Blanco, en la almazara con el aceite ganador.
A.O.

"Este premio es el reconocimiento al esfuerzo de cinco intensos años de trabajo en la almazara Apadrina un olivo.org de Oliete, pero sobre todo es un galardón que debe ir a todas aquellas personas que han apostado por este proyecto, que ha permitido recuperar más de 8.000 olivos en la zona de Oliete (Teruel), de los más de 100.000 que fueron abandonados como consecuencia del éxodo que se produjo de los pueblos a las ciudades en los años cincuenta y sesenta del siglo pasado". De esta manera quiere agradecer Carlos Blanco, maestro almazarero de Apadrina un olivo.org, el premio al ‘Mejor aceite del Bajo Aragón’, concedido por el Consejo Regulador de la D. O. Aceite del Bajo Aragón.

Un galardón que lleva entregándose desde 1997 y que, en esta ocasión, también ha querido premiar, en segundo lugar, el trabajo realizado por aceites Impelte del Bajo Martín, de La Puebla de Híjar, y a su maestro almazarero, Javier Sánchez; y el tercer galardón que ha ido a parar a La Calandina, SCL de Calanda, cuyos maestros almazareros son los hermanos Raúl y Valentín Caldú.

El proyecto de la almazara Apadrina un olivo.org surgió hace cinco años, pero Carlos Blanco lleva solo como maestro almazarero, cargo al que accedió gracias a su experiencia previa en otras almazaras de gran prestigio.

"Durante muchos años trabajé en un taller de maquinaria, así que la parte de entender el funcionamiento técnico la tenía muy controlado. Después, me he ido formando en el mundo del aceite durante muchos años y he practicado en almazaras muy reconocidas, como la Gramanosa, en Cantallops, en la provincia de Barcelona, que ha recibido grandes premios internacionales por la calidad de sus aceites y donde tuve la oportunidad de formarme y aprender de grandes maestros", indica Carlos Blanco.

Gran calidad

Hace un tiempo, los responsables de Apadrina un olivo.org se pusieron en contacto con él y le propusieron la posibilidad de trabajar con ellos y Carlos, natural de Barcelona, no lo dudó. Quería dar un giro a su vida profesional y personal y nada mejor que hacerlo en Oliete y trabajando en lo que más le gusta: la elaboración de aceites de calidad.

"Ha sido un reto muy gratificante en el que he intentado aplicar la experiencia que yo había adquirido en la Gramanosa. Actualmente, nuestra almazara es una réplica en pequeño de esta empresa, aunque ellos se dedican a trabajar con la variedad Arbequina y nosotros lo hacemos con Empeltre, que es la aceituna propia del Bajo Aragón, con aromas y sabores que recuerdan a nueces, tomatera, alcachofa y almendra verde. Un aceite muy versátil, ya que puede utilizarse para guisos y aderezos, porque no roba protagonismo a las comidas sino que ensalza los sabores", afirma.

Pero lo que Carlos más destaca de este proyecto es la recuperación de los olivos que rodean Oliete, una iniciativa que «cada año nos permite recuperar más olivos gracias a los padrinos que, con su aportación de 50 euros anuales, hacen posible este sueño del que también son partícipes ya que les enviamos dos litros de aceite de sus árboles y pueden venir cuando quieran a verlos, ya que cada uno tiene un código QR numerado. Cuando llegan a la finca y los observan se dan cuenta de que ellos habían apadrinado un arbusto salvaje, que, en apenas dos años, se ha transformado en un árbol que está en plena producción y que proporciona olivas que son dignas del mejor aceite», concluye Carlos Blanco.

Etiquetas
Comentarios