Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Aragón reclamará a Sánchez que atienda su realidad territorial y flexibilice la desescalada

La DGA quiere consensuar con partidos y agentes sociales qué sectores y actividades industriales deberían adelantarse para trasladarlo al Gobierno.

La epidemia puede hacer que volvamos a valorar el modo de vida de los pueblos.
La epidemia puede hacer que volvamos a valorar el modo de vida de los pueblos.
Antonio García / Bykofoto

El Gobierno de Aragón no piensa reblar y reclamará al presidente Sánchez que atienda la realidad territorial de la Comunidad, con una baja densidad de población, para adelantar la desescalada en los pueblos. Así lo ha avanzado este miércoles la consejera de Presidencia, Mayte Pérez, quien ha discrepado de la propuesta del Ejecutivo central, al incidir que no se puede tratar igual a las ciudades que al medio rural, dado que la incidencia del coronavirus y el riesgo de contagio en los pequeños municipios es muy bajo.

En una comparecencia a petición propia y del PP ante el pleno de las Cortes, Pérez ha subrayado que más del 80 % de los municipios aragoneses tienen menos de mil habitantes y su actividad se centra en la agricultura y la ganadería. Para sostener ese trato diferenciado, ha apuntado también que tres cuartas partes del territorio y de las localidades albergan únicamente al 11% de la población. 

La consejera no solo ha aludido a la cuestión territorial, sino al hecho de que en 14 de las más de 100 zonas de salud solo se registren un 0,01% de casos graves, lo que unido a que en 132 de las 731 localidades ni siquiera haya comercio, minimiza las posibilidades de contagio.

La responsable socialista ha avanzado que plantearán en la mesa de recontrucción creada con partidos y agentes sociales qué actividades industriales y sectores de Aragón pueden adelantarse en ese «desescalamiento progresivo» diseñado en Madrid. Así, ha recordado que el plan nacional plantea la posibilidad de que las autonomías puede solicitar esa flexibilización que defiende la DGA.

La consejera de Presidencia ha defendido igualmente, una vez más, la gestión de la crisis sanitaria, especialmente todo lo relativo a la coordinación con el resto de administraciones, y ha subrayado que no se puede "bajar la guardia" porque, ha dicho, "no se ha vencido al virus".

Mayte Pérez ha tenido que responder a las duras críticas de los partidos de la oposición, que han exigido test masivos como medida prioritaria para avanzar en la desescalada con seguridad. En esta línea, tanto la portavoz del PP, Mar Vaquero, y la diputada de Ciudadanos Beatriz García han echado en cara a la DGA que haya bloqueado la iniciativa de muchos ayuntamientos de hacer pruebas rápidas.

La consejera de Presidencia ha reiterado que solo pretenden "ordenar el escenario", enfantizando que las competencias son del Ejecutivo aragonés y, por tanto, los alcaldes no pueden decidir si hacen o no los test. Y para replicar a la oposición, ha apuntado que el Ejecutivo de Castilla y León, formado por PP y Cs, actuó de la misma forma y desautorizó a los municipios para hacer pruebas de coronavirus.

Sin embargo, Vaquero ha elevado las críticas al contraponer lo que a su juicio es "improvisación, negligencia e ineptitud" en el Gobierno con la "anticipación, prudencia y eficacia" de los ayuntamientos. Y ahí es donde ha defendido su petición de test ante la "incapacidad" de proteger la salud de los vecinos, aunque no ha logrado que la DGA abra la mano.

La diputada de Cs Beatriz García ha lamentado que se escuden en la falta de competencia de los municipios que han comprado miles de test, ya que solo quieren ayudar y se "desvelan" por sus vecinos al estar en primera línea en la lucha contra la pandemia.

El portavoz de Vox, David Arranz, ha trasladado el mensaje nacional del partido, cargando contra la gestión del Gobierno, acusando a los medios de comunicación de estar "vendidos al discurso oficial" y denunciando la muerte de ancianos en residencias o su sedación en los hospitales. "Han preferido colocarnos mordazas en vez de mascarillas", ha apostillado tras unirse a la exigencia de test masivos.

El discurso de los partidos de la izquierda ha sido muy distinto. Los portavoces de los socios del cuatripartito, PSOE, Podemos, CHA e IU, han avalado la gestión sin eludir las críticas al plan de desascalada y los errores, como ha hecho la consejera de Presidencia. Por su parte, el diputado de IU Álvaro Sanz ha mostrado su preocupación por la desescalada y por que se aliente una cierta relajación y ha defendido que «las prisas no puedan a la prudencia».

En el Pleno también ha comparecido la titular de Sanidad, Pilar Ventura, quien ha dejado claro que falta "muchísimo tiempo" para volver a la "normalidad" que había antes de que la pandemia fuera declarada en España. También ha dicho que el suministro de material de protección al personal sanitario está ya "muy normalizado".

Ventura ha apostado por ampliar los espacios UCI, reforzar la Atención Primaria y potenciar la telemedicina, como medidas para la desescalada.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión