Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

El Salud priorizará las consultas telefónicas para minimizar riesgos en los centros de salud

Ultima un protocolo para el día después del confinamiento que limita el aforo de pacientes y acota zonas limpias. Atención Primaria hará un exhaustivo seguimiento de brotes en residencias.

El centro de salud de la Jota, en Zaragoza.
El centro de salud de la Jota, en Zaragoza.
Guillermo Mestre

La sanidad aragonesa se prepara para el día después del confinamiento, que pasa por centralizar el peso asistencial en la lucha y prevención del coronavirus en la Atención Primaria. El Salud cuenta ya con un protocolo de actuación, cuyo borrador ha remitido a los responsables de la red sanitaria para que hagan aportaciones y que tiene como una de sus prioridades primar las consultas telefónicas para minimizar los riesgos de contagio en los centros de salud. Esta medida no ha sorprendido a los sanitarios, dado que en la actualidad ya se atienden la mayoría de las consultas por teléfono como consecuencia de esta crisis.

El documento plantea que en este "escenario de transición" hace falta ordenar la "accesibilidad" a los propios complejos sanitarios, de modo que se garantice la seguridad tanto de los profesionales como de los pacientes. "No se puede pretender que una vez se levante el confinamiento haya aglomeraciones y la asistencia a los centros de salud sea la tradicional", apuntaron varios sanitarios.

De hecho, la pretensión del protocolo es que se haga una criba previa de qué tipo de patología se debe atender de forma presencial o vía telefónica cuando los ciudadanos pidan cita a su médico. El objetivo es garantizar en todo momento que la afluencia esté bajo control, de modo que no haya aglomeraciones en las salas de espera y se pueda así guardar la debida distancia social que ha impuesto el coronavirus.

Otra de las medidas que se mantendrá tras el final del confinamiento será la permanencia de "zonas limpias y sucias" en los centros de salud, de forma que aquellos pacientes que presenten síntomas vayan a áreas acotadas previamente. "Igualmente se va a mantener el triaje respiratorio", apuntaron.

El protocolo, condicionado a las directrices que imponga el Ministerio de Sanidad y a las aportaciones de los profesionales, también pretende reforzar el control sanitario de las residencias de mayores. Aunque esta colaboración asistencial era previa a la pandemia, el propósito es coordinar toda esta labor.

La DGA quiere que el personal de Atención Primaria haga un "seguimiento más exhaustivo" de los brotes que puedan surgir en el futuro para aislar a los afectados y limitar así la propagación del virus. "Hay que controlar de forma concienzuda", añadieron los profesionales consultados.

Críticas de los sindicatos

Con el borrador remitido a las direcciones de Atención Primaria, los sindicatos criticaron el "ninguneo" al que, a su juicio, les somete la consejera de Sanidad, Pilar Ventura, y su equipo a lo largo de esta crisis a pesar de ser los representantes de todos los trabajadores. El portavoz de CSIF, Evangelino Navarro, criticó que solo se les reunió a finales de marzo para echarles en cara su denuncia por la falta de material.

Como primera medida antes de pretender retomar la normalidad en la atención sanitaria planteó la elaboración de test a los 20.000 sanitarios de Aragón. "Son los que van a seguir en contacto con la población y es la mejor forma de salvaguardar a todos", dijo.

Las críticas también llegaron desde Satse por entender que el Salud no tiene en cuenta al colectivo de enfermería. "Vamos a pedir explicaciones a la dirección porque no se han informado de nada", apuntaron.

Regístrate en la newsletter de HERALDO y tendrás cada día toda la información sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión