Despliega el menú
Aragón

Broto propone que las residencias sean las últimas en el proceso de desescalada

Broto ha señalado que en las residencias, hay más fallecidos entre quienes tienen enfermedades asociadas.

María Victoria Broto.
María Victoria Broto.
DGA

La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto, ha propuesto este viernes que las residencias sean las últimas en incorporarse al proceso de desescalada tras la pandemia de la covid-19 para evitar contagios. Ha comparecido a petición del PP en Comisión del Parlamento regional por vía telemática para exponer su gestión.

En su intervención, Broto ha señalado que, en las residencias, hay más fallecidos entre quienes tienen enfermedades asociadas y ha resaltado "la importancia del confinamiento porque todo lo que sean agrupaciones de personas tiene un peligro", de ahí su recomendación de que las residencias sean "lo último que participe" en el anunciado proceso de desescalada.

En su comparecencia, Broto ha señalado que ha reconocido que "hemos podido cometer errores" en la gestión de la crisis, pero "hemos puesto la templanza, seguridad y trabajo; no ha habido fines de semana, ni mañanas ni noches, el trabajo ha sido inmenso para dar solución a un virus que está claro que se contagia en grupos". Ha animado a reflexionar sobre el modelo de residencias vigente.

"Nos ha guiado proteger a los mayores y preservar un sector económico importante, como es el de las residencias de mayores", ha dicho Broto, recalcando que la colaboración con el Departamento de Sanidad "ha sido intensa".

La consejera ha puesto de relieve la creación de varios "centros COVID" para aislar a mayores infectados de residencias que no tienen posibilidad de aislarlos y para "sectorizar mejor" a los provenientes de las que tengan muchos casos, indicando que ha sido "absolutamente positivo", tras lo que ha observado que Aragón ha sido "pionera" en este ámbito. A día de hoy están ocupadas 215 plazas y se han dado 75 altas, ha apuntado.

Ha expuesto que en las residencias hay 454 trabajadores infectados o sospechosos y que el Gobierno de Aragón ha realizado 410 contratos desde el inicio de la pandemia para sus 11 residencias, entre sustituciones, atribuciones de funciones, acumulación de tareas y otros casos.

En la bolsa de empleo para las residencias hay 4.116 personas inscritas, 1.457 con titulación y 2.659 sin titulación, y se han enviado a las residencias listados de 1.086 trabajadores con titulación y 456 carentes de ella, con 77 contratos confirmados. Ha añadido que las residencias que tengan que contratar personal por encima de las sustituciones por causa de la pandemia tendrán que justificarlo y el coste será asumido por el Ejecutivo.

Broto ha comentado que se han desinfectado 90 residencias con la UME y la empresas Reale Seguros y que "en estos momentos no hay problemas de material", indicando que se han entregado 207.000 pares de guantes, 9.000 pantallas protectoras, 77.000 mascarillas quirúrgicas y 2.500 batas, en entregas semanales. María Victoria Broto ha hecho notar que no solo ha faltado material en Aragón, sino también en otras regiones, como Madrid o Castilla-La Mancha.

Asimismo, ha subrayado que "el sistema público ha sido fundamental para paralizar y minorar la pandemia", asegurando que "lo público es fundamental para que una sociedad funcione y sea equitativa y tenga el bienestar de todos los ciudadanos", tras lo que ha manifestado que "un sistema público robusto es fundamental y no podemos erosionarlo en un momento y pedir responsabilidades en otro".

Por otra parte, ha señalado que la Diputación General de Aragón ha intervenido las residencias La Merced, de Huesca, y El Portillo, de Zaragoza, en los últimos días. "Todos los apoyos son necesarios, todas las ayudas son pocas", ha considerado.

Objetivo prioritario

Desde el PP, María Ángeles Orós ha dicho que "España y Aragón están de luto", aunque "algo de luz estamos viendo" porque este miércoles no ha fallecido nadie en las residencias de la región. Ha agradecido el trabajo de los servicios básicos.

Orós ha criticado "la falta de rapidez en la toma de decisiones, la falta de recursos y la nula coordinación con Sanidad, que ha sido un muro", habiendo una relación "tensa y difícil" entre el Departamento de Ventura y los servicios sociales, tras lo que ha añadido que "para Sanidad, las residencias no han sido un objetivo prioritario".

La diputada del PP ha resaltado que Aragón es la quinta comunidad con más fallecidos en residencias, 501, llamando la atención sobre el hecho de que tres de cada cuatro fallecidos son mayores y que las residencias siguen pidiendo "refuerzos", exigiendo que se entregue material EPI de "calidad" y se hagan mas test para llegar a la fase de contención, en la que ya se encuentra Alemania. "Con el buenismo no se consigue material".

Para Orós "las residencias han hecho de escudo social y sanitario", aunque "no estaban preparadas para ser centros sanitarios, a lo que les han obligado", sino que eran "espacios de convivencia". Ha criticado que los mayores han ingresado en los hospitales "con cuentagotas por miedo al colapso".

Ha dado la "enhorabuena" a Broto por crear los "centros covid" intermedios, aunque "al final han sido centros para descongestionar de la carga vírica y asistencial, y han seguido muriendo en las residencias".

Desde el PSOE, Pilimar Zamora ha considerado que "podemos ser moderadamente optimistas" porque "el esfuerzo colectivo está dando resultados", lo que "tiene su reflejo" en los servicios sociales, y ha animado a "no bajar la guardia". Ha destacado "la coordinación estrecha" entre Sanidad y Servicios Sociales, también con la UME y las residencias privadas.

La diputada de Cs, Loreto Camañes, ha remarcado "el gran esfuerzo de todos los profesionales que están en primera línea en las residencias" y ha animado a revisar el modelo residencial. Ha preguntado por qué se han cerrado las redes sociales de algunas residencias, los criterios utilizados para intervenir residencias, por qué no se están realizando test masivos y cómo funciona la bolsa de trabajo.

En representación de Podemos, Erika Sanz ha emplazado a "arrimar el hombro" y a revisar el modelo residencial y de atención a domicilio para promover "un modelo que no prime el beneficio, sino el cuidado de nuestros mayores", observando que a los hospitales solo llega el 10 por ciento de los casos y el resto se está reponiendo en sus casas "y son las mujeres las que están detrás de estos cuidados".

La parlamentaria de CHA, Carmen Martínez, ha rechazado los "discursos totalitarios" de quien "parece que tiene todas las respuestas". Ha dicho que en la mayoría de las comunidades "se han producido muchos errores" y que "ninguna comunidad tiene la solución para poder exportarla". La mejora forma de salir de la crisis es hacerlo "todos juntos", ha recalcado.

El portavoz de Vox, David Arranz, ha reclamado que se generalice la realización de test diagnósticos tanto a los usuarios como al personal de las residencias y ha lamentado que "nuestros mayores han muerto como han muerto, algunos como ciudadanos de segunda", subrayando que "su vida es tan valiosa como la de cualquier ciudadano".

La diputada del PAR, Esther Peirat, ha urgido a "no dejar a nadie atrás" y ha recalcado que "los mayores son los más afectados por esta pandemia", defendiendo las "medidas excepcionales" establecidas.

El diputado de IU, Álvaro Sanz, ha defendido el papel de sector público y se ha mostrado preocupado por las condiciones laborales de quienes prestan el servicio y por el servicio en sí mismo.

Etiquetas
Comentarios