Despliega el menú
Aragón

Aragón trabaja en una ley que proteja la agricultura familiar y facilite el trabajo agrícola

Olona cree que las amenazas al sector podrían agravarse ante un escenario de caída general de la oferta agroalimentaria.

Joaquín Olona
Joaquín Olona
Gobierno de Aragón

El Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente ha iniciado la consulta pública previa a la elaboración del anteproyecto de Ley de Protección y Modernización de la Agricultura Familiar y del Patrimonio Agrario de Aragón mediante un documento que ya se encuentra publicado en el Portal de Transparencia del Ejecutivo. El objetivo es proteger al sector y facilitar el trabajo agrícola.

En una rueda de prensa este viernes en el Edificio Pignatelli, sede del Gobierno de Aragón, que ha podido ser seguida por 'streaming', el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Joaquín Olona, ha detallado que, con esta norma, su Departamento trata de potenciar la figura del agricultor profesional, favorecer el relevo generacional y la incorporación de las mujeres. "La agricultura sigue siendo un sector con una brecha de género inadmisible, no llega al 20 por ciento las mujeres que trabajan en el sector agrario".

Además, se pretende configurar un banco de tierras que permita concentrar en favor de este modelo familiar el patrimonio agrario de la propia comunidad autónoma o potenciar y adaptar la estructura cooperativa como solución institucional preferente. La finalidad es facilitar el acceso del modelo familiar a los mercados globales.

La norma quiere establecer los criterios de caracterización del modelo de agricultura familiar en Aragón, definir los criterios de priorización para una aplicación más eficaz y eficiente de las políticas públicas en favor del modelo familiar agrario y de los bienes públicos asociados y consolidar y mejorar la productividad y viabilidad económica de las explotaciones agrarias.

Asimismo, quiere mejorar la dimensión económica, la productividad y la competitividad de las explotaciones familiares agrarias, facilitando su operatividad y acceso a la tecnología, a los conocimientos y a los mercados, mejorar la integración ambiental de las explotaciones familiares y potenciar el papel de las Comunidades de Regantes en la creación y modernización de regadíos, habilitando nuevas herramientas de apoyo público.

También afrontar la dispersión y fragmentación de la propiedad de la tierra incorporando nuevos instrumentos de concentración parcelaria, de reordenación y de gestión de la propiedad en consonancia con el contexto ambiental y socioeconómico actual y potenciar y adaptar la estructura cooperativa aragonesa como solución institucional preferente para facilitar el acceso competitivo del modelo familiar agrario a los mercados, a la tecnología y al conocimiento.

Joaquín Olona ha dicho que la agricultura familiar, que es "el modelo en el que se asienta la producción de alimentos, no solo en Aragón esto se puede aplicar prácticamente a todo el mundo".

En este punto, ha puesto de relevancia que si sobre este modelo familiar ya pesaban "grandes amenazas antes de la crisis", debido a sus mayores dificultades para acceder al capital, a la tecnología, a los mercados globales y a la digitalización, frente a otros modelos corporativos, estas amenazas podrían "agravarse de manera importante ante un previsible escenario de caída general de la oferta agoralimentaria".

"Ha quedado demostrado cómo la cadena alimentaria ha sido capaz de asegurar abastecimiento a toda la población en una situación tan difícil y tan compleja y lo ha hecho garantizando la calidad, la seguridad alimentaria y la variedad. Puede haber algún producto que se pueda echar en falta pero podemos disfrutar de una alimentación variada, y algo que es absolutamente importante, es asequible, los precios, toquemos madera, no se han disparado y no cabe que lo hagan".

Ha remarcado que "na vez constatada esta fortaleza", hay que asegurar la supervivencia "de todos y cada uno de los eslabones que configuran la cadena, se dice que una cadena es tan fuerte como el más débil de los eslabones, bien, pues uno de los eslabones más débiles son precisamente las explotaciones familiares de los agricultores y de los ganaderos".

Olona ha defendido que la agroalimentación jugó "un papel capital en la recuperación de la crisis financiera de 2008 y, sin lugar a dudas, también lo hará en relación con esta crisis de la COVID-19". Pero, "esto no se va a hacer solo, esto requiere el compromiso del sector, que me consta y lo están haciendo, pero también que desde el Gobierno, desde las administraciones, desde la política, tomemos decisiones y medidas acertadas". 

El consejero de Agricultura ha recordado que el Gobierno de Aragón ofrecerá transporte para que los temporeros no tengan que pernoctar fuera de su residencia habitual. Así se recoge en una orden que pretende mejorar la eficacia de lo que ya publicó el real decreto ley del Ministerio para facilitar el acceso al trabajo agrícola, con independencia de donde resida en la Comunidad autónoma y donde se localice el trabajo.

Ha especificado que este sistema irá destinado a los trabajadores efectivamente contratados que residan en municipios de más de 5.000 habitantes y a más de 50 kilómetros de las explotaciones donde se haya de realizar el trabajo. Además, los contratantes deberán estar dentro de las Organizaciones de Productores de Frutas y Hortalizas (OPFH).

Olona ha justificado el condicionante de municipio de más de 5.000 habitantes en que se trata de hacer un llamamiento a los trabajadores aragoneses y, particularmente, a los que pueden estar más alejados del medio rural. "Obviamente, se les exige que durante el periodo de contratación mantengan su residencia en su sitio habitual. Con esto, lo que pretendemos también es minimizar las necesidades de alojamientos en las propias explotaciones, por razones de carácter sanitario".

Ha evidenciado que una de las prioridades de su Departamento es facilitar el acceso de los trabajadores aragoneses al campo, "particularmente durante la campaña de la fruta que se va a desarrollar durante los próximos meses". En este punto, ha pedido que se "destierre" el término "temporeros", al considerar que tiene un sentido peyorativo.

De esta forma, ha reivindicado que el trabajo en el campo "requiere y merece la consideración de profesionalidad y reconocimiento, como cualquier otro trabajo". Por ello, ha hecho "un llamamiento a la sociedad aragonesa para que contemple esta actividad sin perjuicios, no es una actividad que tenga que estar vinculada a ningún grupo social concreto".

"Tenemos una oportunidad, desde el punto de vista social, de desterrar esto que no es más que un prejuicio. Es una posibilidad laboral tan digna y tan normal como cualquier otra, y sobre todo en estos momentos que creo que todos hemos comprendido que el trabajo agrícola forma parte de las actividades esenciales de las que depende nuestro bienestar".

El contratante debe garantizar la adopción de las medidas de seguridad e higiene conforme a lo establecido por sus propios servicios de prevención. "Estamos en el ámbito privado, estamos en el ámbito de las empresas, sean pequeñas, medianas o microempresas, y, por lo tanto, hay que aplicar los protocolos, cumpliendo nuestra legislación". 

Huertos

Sobre los huertos rurales, ha considerado que la medida que se ha tomado por parte de la Delegación del Gobierno es un avance, hay que aprovecharlo. "Pero desde el Gobierno de Aragón seguimos insistiendo en que en ámbito rural, en los pueblos, se adopte por parte del Gobierno de España una solución definitiva que evite las restricciones para ir a los huertos en el medio rural", ha agregado.

Preguntado sobre si el Gobierno de Aragón podrá completar las ayudas al ovino aprobadas por el Ministerio, Olona ha reconocido que no es una posibilidad fácil y que, además, no cree que la manera de afrontar esta crisis sea con ayudas directas sector a sector.

Etiquetas
Comentarios