Despliega el menú
Aragón

"Todos los empleados nos estamos volcando en atender todos los pedidos"

Los supermercados se han convertido en enclaves fundamentales durante la crisis del coronavirus. Han sabido adaptarse para garantizar tanto la seguridad de sus trabajadores y clientes como el suministro de productos fundamentales. Un servicio garantizado por el tesón de unos profesionales que se han volcado con todas sus fuerzas.

SILVIA ALFRANCA ( TRABAJADORA DEL SUPERMERCADO DE EL CORTE INGLES ( ZARAGOZA ) / SUPLEMENTO DE SAN JORGE / 17/04/2020 / FOTO : OLIVER DUCH [[[FOTOGRAFOS]]]
Silvia Alfranca, cajera de El Corte Inglés de Sagasta, Zaragoza
Oliver Duch

Silvia Alfranca, de 43 años, forma parte del engranaje humano que día tras día se esfuerza para que los clientes del Corte Inglés de Sagasta (Zaragoza) puedan realizar su compra con la máxima normalidad. Tras 15 años en la empresa, está viviendo esta situación tan especial con el empeño que comparte con sus compañeros por adaptarse a las nuevas necesidades. "La compra presencial se ha reducido y ha crecido mucho la ‘on line’. Se han reforzado tanto los servicios de reparto a domicilio como otros ya existentes como el Click&Car, que consiste en recoger el pedido en nuestro parquin sin necesidad de bajar del coche. Además, tienen prioridad los pedidos que efectúan el personal sanitario. Para las personas mayores también se ha habilitado una caja de uso exclusivo para ellas", indica.

El día a día en el establecimiento ha cambiado respecto a hace unas semanas en pro de la seguridad de trabajadores y clientes. "Todos los empleados llevamos mascarilla, guantes y protección facial si es precisa. Al entrar, a los clientes se les facilita gel antiséptico y unos guantes. Les informamos de que tienen que guardar la distancia de seguridad entre las personas, que está indicada con vinilo en algunas zonas. Y la limpieza es máxima. Durante todo el día se limpian las vitrinas, los refrigeradores, las puertas... Hasta los bolígrafos de las líneas de cajas los desinfectamos tras cada uso", revela.

El aumento de los pedidos a través de internet ha provocado que el equipo humano de El Corte Inglés se esté volcando para satisfacerlos con rapidez. "Hemos creado un nuevo turno, en el que yo me hallo, y estamos recibiendo la ayuda de compañeros de otros departamentos, que nos echan una mano", prosigue.

¿Cuáles son los productos más demandados? Silvia Alfranca lo tiene claro. "Los primeros días hubo el ‘boom’ del papel higiénico, la lejía, las legumbres, la pasta. Pero en las últimas semanas están creciendo las compras capricho de cerveza, vino, ‘snacks’, repostería y frutos secos", concluye. 

supermercadados alto aragon fot nmonica especial san jorge.... 16 - 4 - 20 foto pablo segura [[[FOTOGRAFOS]]]
Mónica Cavero, en el supermercado Alto Aragón de Huesca.
Pablo Segura

Mónica Cavero, cajera y reponedora de supermercados Alto Aragón en Huesca

"Hay que saber explicar a un cliente de 80 años que no puede venir cada día a por el pan"

Mónica Cavero es cajera reponedora en la tienda de Supermercados Alto Aragón en la avenida de los Pirineos de Huesca. Su trabajo ha cambiado por la intensidad, "no paramos un momento"; la seguridad, "utilizamos guantes, mascarillas, pantallas..."; y el trato con los clientes. Deben tener más paciencia y mano izquierda que nunca. "Cuando viene un cliente de 80 años todos los días a comprar una barra de pan, o solo se lleva un paquete de chicles, hay que hacerle entender que no es bueno que a su edad salga solo por eso. Primero por él, porque es una persona de riesgo, y luego por nosotras, que volvemos cada día a casa con nuestras familias". Para quienes viven solos, los trabajadores de los comercios abiertos son las únicas personas con las que intercambiar unas palabras. Por eso, entre otras cosas, esta es una de las profesiones revalorizadas en la crisis. "También hacia falta", reivindica Mónica Cavero.

La forma de ir a comprar ha cambiado, empezando porque te recibe en la puerta un guarda de seguridad, cuyo papel agradece como primera barrera de control. "La mayoría de los clientes espacian sus compras, ya no vienen cada día sino cada tres o cuatro, o cada semana, pero hemos tardado en conseguir esto", afirma. En cuanto a los productos, ahora los más demandados están relacionados con la desinfección, como la lejía o los guantes, o con el ocio. "Patatas fritas, cervezas, harina para hacer repostería... En lugar de ir al bar a tomar el aperitivo, lo tomamos en casa".

Y la relación empleado-cliente no puede ser la misma en estas circunstancias. Las conversaciones en pasillos y cajas se han reducido. "No podemos tener la cercanía de antes, hay mucho trabajo y es más complicado al guardar unas distancias de seguridad". Sin olvidar que con un encierro tan prolongado "se nos ha agriado un poco el carácter, estamos más susceptibles". Pese a todo, concluye Mónica, "yo acudo con las mismas ganas a trabajar".

Pilar Cristóbal, directora de Eroski en Aragón
Pilar Cristóbal, directora de Eroski en Aragón
Eroski

Pilar Cristóbal, directora de Eroski en Aragón

"Hemos reforzado nuestra capacidad logística y el aprovisionamiento en tiendas"

Pilar Cristóbal es desde hace casi cuatro años la directora de Eroski en Aragón, aunque se incorporó a la organización en 1992. Su responsabilidad es desarrollar la expansión del modelo comercial ‘contigo’ en los supermercados Eroski en la Comunidad, apostando "por una mayor especialización en frescos de temporada y alimentos de producción local, junto a una atención personalizada al cliente". La crisis del coronavirus ha obligado a cambios en el ámbito laboral. "Las limitaciones de aforos, la garantía de seguridad de clientes y trabajadores, la atención prioritaria a colectivos más necesitados, así como la continua adaptación a una legislación cambiante complican la gestión. Sin duda la principal enseñanza es la fortaleza y respuesta ejemplar de los equipos y la capacidad de adaptación y búsqueda de soluciones en una situación tan excepcional", señala.

Pero, sin duda, el mayor desafío está siendo garantizar la calidad y el suministro de productos. "Hemos registrado incrementos altos en la demanda de ciertos bienes. Para poder dar la mejor de las respuestas a estas necesidades y asegurar el producto en tienda, hemos reforzado nuestra capacidad logística, el aprovisionamiento en tiendas y nuestros equipos. Aunque estamos registrando picos de demanda relevantes de determinados productos, no prevemos problemas de suministro para las necesidades básicas. Tanto la cadena alimentaria como las empresas auxiliares que le dan soporte están respondiendo de forma impecable dadas las circunstancias", corrobora. Las primeras semanas de confinamientos los reyes de la compra fueron los productos básicos. "Pero a partir de la tercera semana, empiezan a registrarse picos de demanda altos en productos de indulgencia como chocolate, patatas fritas, palomitas, cerveza… y productos relacionados con la repostería en casa como harinas y levadura", relata.

Etiquetas
Comentarios