Despliega el menú
Aragón

entrevista al presidente de aragón

Javier Lambán: "No tocaría la cesta impositiva y no veo en las ayudas directas la mejor solución"

En el Día de San Jorge, se compromete a utilizar el Estatuto y el autogobierno para terminar cuando antes con la crisis sanitaria.

Aragón
Javier Lambán, presidente de Aragón
Guillermo Mestre

¿Qué espera de ese gran pacto que impulsa Aragón del que forman parte todos los partidos con representación en las Cortes, los ayuntamientos y los agentes sociales en un esfuerzo por transmitir una imagen de unidad?

Tiene un componente de aunar esfuerzos, de que todos aportemos nuestras ideas y propuestas, pero también de transmitir a la ciudadanía seguridad y confianza en sus instituciones y en sus políticos. Nunca he pensado que a través de este pacto el Gobierno pase a ocupar todo el espacio político, que la oposición deje de funcionar o que la mesa del diálogo social se diluya.

¿Cómo se plantea la negociación?

El objetivo sería elaborar una especie de libro blanco que se escribirá con la mayor velocidad posible. Un pacto nunca se empieza con la propuesta de una de las partes. Se inicia testando la actitud, y yo observé en la mesa que se celebró en el Pignatelli que es absolutamente unánime y con sinceridad por parte de todos. Hay un asunto que aparentemente puede ser el más difícil sobre el que llegar a un acuerdo, que es el de la política fiscal. Hay quien plantea una práctica desaparición momentánea de impuestos o una reducción estructural; y otros abogarán por un incremento de la presión fiscal. Ese debate se va a producir. Se dice, además, que esta crisis tendrá un impacto en términos de empleo y de Producto Interior Bruto mayor que la de 2008.

¿Tienen alguna proyección de cómo puede afectar al PIB y al mercado laboral en Aragón?

Evidentemente va a ser desastroso en ambos términos. Se va a destruir mucho empleo, el PIB va a caer. Hay un equipo que coordina Marta Gastón (consejera de Economía), que se encarga de prever el impacto que la crisis sanitaria va a tener en cada sector de nuestra economía. Pero creo que la solución no provendrá de las comunidades. A la crisis económica le tienen que hacer frente fundamentalmente el Gobierno de España y la UE, que son los que tienen los presupuestos. Nosotros somos entidades prestadoras de servicios con un limitado margen para la política económica.

¿Qué perspectivas hay?

El turismo depende menos de clientes internacionales; la agroalimentación puede ser una oportunidad; en logística esta mañana he hablado con el presidente de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, para reanudar con fuerza el proyecto de la autopista ferroviaria de Plaza a Antequera. Tenemos activo el proyecto de Amazon Web Services, estamos con BonÁrea. Se trata de que nos digan cómo nos afectará a nosotros y qué medidas concretas tenemos que tomar, y empezar a tomarlas.

¿Se plantea ‘tocar’ la cesta impositiva? ¿Es partidario de las ayudas directas?

En estos momentos la cesta impositiva aragonesa no la tocaría. Es mi opinión, sujeta a posibles modificaciones en aras de que se me convenza. En las ayudas directas, de entrada no tengo claro que sean la mejor solución. Hay que echarles una pensada. Inyectar liquidez es urgente, y el Instituto de Crédito Oficial no está funcionando con la debida eficacia y celeridad. Planteé a Sánchez que instituciones como Sodiar pudieran ser consideradas como entidades financieras para la gestión del ICO, fue receptivo pero no han avanzado desde el Gobierno.

¿Qué plazos se fijan para tener listo ese libro blanco?

Es una decisión que se tienen que adoptar en ese propio foro. Se tiene que trabajar sin prisa pero sin pausa. Nuestro programa aragonés de recuperación social y económica tiene que ser complementario del nacional.

¿Que le parece el Ingreso Mínimo Vital que plantea el Gobierno?

Nos hemos quedado bastante tranquilos como administración autonómica porque al menos sabemos que, a diferencia de otras medidas que suele tomar el Gobierno de España, lo van a pagar ellos. No nos lo van a hacer pagar a nosotros. Lo cuál ya es mucho.

Espera que este espíritu de consenso que triunfa en Aragón se pueda contagiar a nivel estatal.

Por ser justo, es más meritorio por parte de la oposición que del Gobierno.

¿Le parece adecuado que, a nivel nacional, el pacto por la reconstrucción se busque a través de una comisión parlamentaria?

Creo que no es exactamente lo que Pedro Sánchez planteaba. Él buscaba algo más parecido a lo que estamos haciendo aquí. El PP planteó otra fórmula, pero si se revela eficaz, bienvenida sea.

¿Qué papel jugarán en él las comunidades, que por la otra vía sí tenían una participación directa?

No solo quedan fuera las comunidades; también los agentes sociales, sin los cuáles no se debería tomar ninguna clase de medida de incidencia social o económica, o los ayuntamientos, con los que es más difícil interlocutar.

Decía la consejera de Presidencia de la Generalitat, Meritxell Budó, que en una Cataluña independiente sería menor la cifra de contagiados y muertos. ¿Considera que el independentismo va a usar también la crisis del Covid-19 para hacer política?

¿Qué es lo que no utiliza el independentismo para hacer política? Como estamos en fase de buena avenencia entre todos diré solo que se equivoca.

Hoy se celebra San Jorge. ¿Qué mensaje envía a los aragoneses?

El acto de este año será una escenificación sobria. Voy a reiterar mi condolencia a las personas que han fallecido, a hacer llegar mi solidaridad a sus familiares y amigos y a toda la sociedad aragonesa en su conjunto. En nombre de todas fuerzas políticas, me comprometeré a utilizar el Estatuto y el autogobierno aragonés para terminar cuando antes con la crisis sanitaria y para reiniciar la vuelta a la normalidad en el terreno social y económico. Pediré disculpas por los errores que hayamos podido cometer pero, sobre todo, quiero transmitirles la seguridad y confianza de que si la política y la sociedad funcionan, esta Comunidad tiene medios, recursos y capacidades para dejar esto atrás antes que otras autonomías.

Etiquetas
Comentarios