Aragón
Suscríbete

DIA de Aragón 2020

Agricultura: Un sector esencial y solidario, también golpeado por la crisis del Covid-19

La actividad primaria no ha dejado de trabajar para garantizar los alimentos en estos tiempos de pandemia, pero también sufre el negativo impacto del coronavirus.

Unos temporeros, trabajando ayer en un campo de frutales de la comarca del Bajo Cinca.
Unos temporeros, trabajando ayer en un campo de frutales de la comarca del Bajo Cinca.
O. Moret

Los agricultores y ganaderos y todos los activos del sector agroalimentario no quieren ser considerados unos héroes. «Estamos haciendo lo que tenemos que hacer», han repetido desde que el 14 de marzo tras la declaración del estado de alarma decretado por el Gobierno central para frenar la pandemia se convirtieran –como siempre han sido– en «esenciales».

Son, desde hace ya cuarenta días, unos de los colectivos protagonistas en esta lucha contra la pandemia, porque aunque no se enfrentan cara a cara con el virus, de su actividad depende la tranquilidad de los consumidores que se viven confinados en sus hogares, pero con la garantía de que el abastecimiento de alimentos está totalmente garantizado.

En estos cuarenta días, el sector también ha vivido su propia montaña rusa. En un primer momento tuvo que intensificar su producción para dar respuesta a unas compras compulsivas desatadas ante el temor que despertó un confinamiento obligado nunca antes vivido por los ciudadanos. Un consumo que se ha ido relajando (y con ello las ventas) a medida que los ciudadanos han sido conscientes de que no peligraba el suministro de alimentos y al tiempo que comenzaban a cambiar los hábitos de compra. Además han tenido que adaptar su organización interna y sus procesos productivos (especialmente en la industria alimentaria) para cumplir las estrictas medidas sanitarias y el distanciamiento social que impone la lucha contra la pandemia.

Y lo han hecho mientras mostraban además su cara más solidaria. Los agricultores, que apenas unos días antes de la alarma sanitaria se manifestaban para exigir precios dignos y justos, volvían a ocupar las calles de los pueblos, en esta ocasión, para ayudar con sus equipos de fumigación a la desinfección de las vías públicas de los distintos municipios. Productores e industrias alimentarias donaban sus equipos de protección ante el desesperado llamamiento de los hospitales y residencias que carecían de equipos de protección y unos y otros donaban sus producciones o su dinero para colaborar con los centros sanitarios o residenciales tanto para suministros sanitarios como alimentarios.

Pero el impacto del Covid-19 no ha pasado de largo en el campo. El decreto de alarma ha supuesto el cierre de bares, restaurantes y hoteles y ha llevado a una complicada situación a los subsectores con fuerte dependencia en el canal Horeca. Le ha sucedido a la ganadería extensiva (ovino, caprino y vacuno), que ha visto cómo sus ventas se desplomaban tanto en el mercado interno como en la exportación y con ello los precios caían hasta en un 50% en apenas dos semanas, poniendo así en peligro la rentabilidad de numerosas explotaciones.

Le ha sucedido también a bodegas e industrias de bebidas y a las producciones agroecológicas, especialmente aquellas que llegaban a los consumidores a través de los mercados locales que se celebran al aire libre y que quedaron suspendidos el 14 de marzo.

Y ahora que ya está aquí la cosecha de la fruta, el sector, que emplea en Aragón a más de 15.000 temporeros y factura más 300 millones de euros, vive con «gran preocupación» una campaña marcada por una alarma sanitaria que ha obligado a restringir al máximo los movimientos y a cerrado fronteras, impidiendo la llegada de los trabajadores habituales en estas labores, la mayoría de ellos procedentes del este de Europa y del norte de África.

Un decreto del Gobierno central y una norma del Ejecutivo aragonés que lo flexibiliza intenta dar solución a esta falta de mano de obra, pero el sector, que urge un protocolo que defina cómo y donde alojar a los temporeros que necesiten hospedaje, teme que buena parte de la cosecha se quede este año en el árbol.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión