Despliega el menú
Aragón

contra el coronavirus 

Primera prueba superada para validar los respiradores de BSH

El examen se realizó el lunes el Instituto de Investigación Sanitaria de Valdecilla, en Santander, y faltan otras dos. 

El ingeniero Jorge Cubeles, en el centro, con el veterinario Luis García (izquierda) y el anestesista Fernando Beltrán.
El ingeniero Jorge Cubeles, en el centro, con el veterinario Luis García (izquierda) y el anestesista Fernando Beltrán.
BSH Electrodomesticos España

El respirador que ha construido la empresa BSH Electrodomésticos España superó el pasado lunes la primera homologación en el centro de ensayos clínicos del Instituto de Investigación Sanitaria de Valdecilla (Idival), en Santander, uno de los referentes en España.

El ingeniero Jorge Cubeles, que impulsó el proyecto junto al veterinario Luis García y el médico anestesista Fernando Beltrán, explicó ayer que el informe recibido de Valdecilla es positivo en todos los puntos técnicos examinados y en alguno de ellos puede buscarse una mejora.

«Ahora necesitamos la prueba con un animal y la última será con un humano. En principio, la validación total pues estar concluida este mes. BSH quiere producir los primeros 50 respiradores ya a finales de abril», precisó Jorge Cubeles.

La prueba con un animal se va a realizar en Zaragoza y está previsto en los próximo días en el CIBA (Centro de Investigación Biomédica de Aragón) para obtener la segunda validación previo a la homologación definitiva de la Agencia Española del Medicamento, que lo ha definido como un proyecto «urgente».

Esto abrirá la puerta al ensayo clínico permanente con personas que se hará en el Hospital Clínico, previa autorización por el comité ético del centro hospitalario. En estos momentos, el modelo fabricado en BSH está en manos del Instituto Tecnológico de Aragón (ITA) para revisar el recursos de electromagnética y de resistencia durante 48 horas para obtener la «inmunidad», explica el veterinario Luis García, dueño de Clínica Veterinaria Ejea.

Contactos con Italia 

Esta historia nació de las manos de Jorge Cubeles y se debió a que por su trabajo en la empresa familiar Aragonesa de Mateados en Zuera, que exporta botellas decoradas desde 1997 a todo el mundo, mantenía contacto con clientes en Italia, donde el coronavirus llegó dos semanas antes que a España. «Hablé con nuestros contactos en Milán quince días antes de que el virus llegara a España. Eso nos ayudó a adelantarnos en el proyecto del respirador», indicó Cubeles.

La necesidad de los respiradores o equipos de ventilación médica en España le llevó entonces a contactar con el veterinario y el anestesista a través de internet para crear un equipo bautizado como ‘Respirapadre’. De allí, el proyecto llegó a BSH, que lo apadrinó y puso a disposición del equipo a veinte expertos de la empresa que tiene en sus fábricas de Montañana (Zaragoza) y Santander.

«Ha sido una proeza trabajar durante tres semanas y poner un prototipo dispuesto a la homologación en un tiempo récord. Estuvimos trabajando al 100% y estuvimos probándolo ante intensivistas en el Hospital Clínico», señaló el ingeniero de Zuera, ciudad en la que dirige la empresa familiar, que tiene una plantilla de 50 trabajadores.

Una vez que dejaron el prototipo en manos de los expertos de la homologación definitiva, los tres profesionales aragoneses impulsores del proyecto regresaron esta semana a sus respectivos trabajos, así como los técnicos de BSH, a la espera de recibir los resultados definitivos de las pruebas de homologación.

Etiquetas
Comentarios