Despliega el menú
Aragón

Denuncian la falta de equipos de protección en el Ernest Lluch de Calatayud

El sindicato Satse ya denunció a finales de marzo falta de batas, mascarillas y guantes y ahora los trabajadores están recogiendo firmas para solicitar los materiales.

Denuncian la falta de equipos de protección en el Ernest Lluch de Calatayud
Denuncian la falta de equipos de protección en el Ernest Lluch de Calatayud
HA

El personal del Hospital Ernest Lluch de Calatayud ha denunciado la falta de equipos homologados de protección individual a través de un escrito dirigido a la dirección del centro y en el que también se pide un abastecimiento de estas piezas necesarias para atender a los pacientes con Covid-19, que según los últimos datos de Sanidad eran 26 el domingo. En el documento, con fecha de este mes de abril, se puntualiza que solo se cuenta con cinco pantallas en regla y que las mascarillas FFP2 y FPP3 desechables se usan hasta durante una semana y se guardan en sobres para saber sus horas de uso.

Por su parte, personal del centro que prefiere no revelar su identidad por miedo a represalias laborales recuerda que “estamos viviendo de la caridad”. En este sentido, apuntan que ante la falta de pantallas homologadas se están utilizando las donadas realizadas con impresoras 3D y que la primera bata que se colocan es una realizada por voluntarios en Calatayud (de las que han recibido más de 5.000 unidades). A estas prendas, explica, al carecer de puños se les coloca esparadrapo para crearlos y encima se colocan otra bata realizada con bolsas de basura y realizada por la plantilla.

En lo que se refiere a los guantes, estas mismas fuentes reconocen que en un principio recibieron los adecuados pero que ahora, una vez gastada la partida inicial, ya no han recibido más de ese tipo. “Se han repuesto con guantes que no tienen la misma protección y nos han recomendado que para que sean eficaces que nos pongamos dos”, indican. Asimismo, y una vez que el Gobierno central haya empezado el reparto de mascarillas a trabajadores de actividades no esenciales y a venderse en farmacias, critican que “no entendemos como nosotros tenemos que seguir trabajando en estas condiciones”.

a
Denuncian la falta de equipos de protección en el Ernest Lluch de Calatayud
HA

Desde el Departamento de Sanidad explican que en Calatayud “hay stock suficiente para las próximas semanas y no hay ningún problema de falta del mismo”. Así, detallan que el supervisor de materiales “revisa y reparte el material que cada planta del hospital requiere (mascarillas quirúrgicas, FFP2, FFP3, gafas, batas...)” y subrayan que se hace “teniendo en cuenta el nivel de riesgo que se tiene”. “En función de la planta o servicio en el que están, tienen derecho a un material u otro”, insisten.

Sin embargo, en una foto denuncia, el personal del centro habla de “el equipo que tenemos que llevar para cuidar directamente a enfermos de Covid-19”. Entre esos materiales se cuentan las batas, guantes, gorros y delantes no homologados, así como las mascarillas reutilizadas y la cinta de carrocero. “Estamos tremendamente agradecidos a los empresarios y a los ciudadanos que nos están donando materiales, si no fuera por ellos…”, insisten algunos de los trabajadores

A finales de abril y principios de mayo, el sindicato de enfermería Satse denunció ante la inspección de trabajo la falta de materiales que ya existía en esos momentos, en especial de mascarillas y batas.

Falta de pruebas para policías locales

La semana pasada, y tras el positivo por coronavirus Covid-19 de un agente de la Policía Local de Calatayud, dos de sus compañeros que compartían turno con él fueron aislados como medida de precaución. Desde el Ayuntamiento bilbilitano reconocen que una vez confirmado el caso, ese mismo día se puso en marcha el protocolo y a través de Riesgos Laborales se notificó a la MAZ y también al Centro de Salud local, ya fuera para hacer un PCR o test rápido, sin que hasta el momento se hubiera recibido respuesta al respecto.

Asimismo, fuentes municipales apuntan que ya hace dos semanas se reclamó que, al estar considerados como un colectivo de riesgo y tener carácter de servicio esencial, toda la plantilla del cuerpo fuera sometida a los controles pertinentes para determinar si había más casos.

Etiquetas
Comentarios