Despliega el menú
Aragón

Coronavirus

La crisis sanitaria obliga a retrasar la reforma del ICA y la Mesa de Diálogo del Agua

El consejero de Agricultura, Joaquín Olona, recalca que la prioridad ahora es la lucha contra el Covid-19.

Pérez y Olona, este martes durante el Consejo de Gobierno
Mayte Pérez y Joaquín Olona, en un Consejo de Gobierno previo a la crisis sanitaria
Oliver Duch

La crisis sanitaria obligará a retrasar la reforma del Impuesto sobre la Contaminación de las Aguas (ICA), en la que el Ejecutivo autonómico trabaja desde principios de octubre, y la nueva Mesa de Diálogo del Agua, anunciada por el presidente de Aragón, Javier Lambán, a principios de febrero, semanas antes de que estallase de la pandemia.

El consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Joaquín Olona, admite que, "desgraciadamente, el coronavirus lo ha alterado absolutamente todo". "Ahora la prioridad está donde está, que es en la crisis del Covid-19", afirma. Pese a que la intención de su Departamento es "mantener en todo lo posible la normalidad de la gestión", el proyecto tendrá que esperar a que la situación se normalice.

La intención, según explicó en su momento, era haber llevado cuanto antes la propuesta del Ejecutivo al Consejo de Gobierno. Confirmó que el nuevo ICA se dividirá en una tasa y un impuesto. Sin embargo, apenas han trascendido más novedades al respecto.

Sobre la paralización del cobro, que afecta a 235.000 recibos de la Comunidad, y de la vía de apremio, Olona recalca que "no se trata de una moratoria" y que esta decisión no contradice "en absoluto" sus declaraciones previas, en las que aseguraba que aplicar una era "técnica y jurídicamente imposible". "Se ha suspendido atendiendo al estado de alarma y a la obligación de paralizar todo tipo de trámites administrativos en toda España", expone. Queda descartado, asimismo, que este impuesto vaya a dejar de cobrarse una vez se supere el estado de alarma hasta que se apruebe su reforma.

El nuevo pacto, a la vuelta

En cuanto a la Mesa de Diálogo, llamada a redefinir el Pacto del Agua y a revisar el proyecto del embalse de Biscarrués, el consejero afirma que una condición básica para convocarla es que exista un estado de "absoluta normalidad", por lo que se descarta avanzar mediante reuniones telemáticas con partidos, regantes y organizaciones agrarias.

Sí recalcó, en cualquier caso, que el Gobierno no ha cambiado sus opiniones iniciales. Este tema generó polémica entre el PSOE y sus socios de Gobierno, ya que Podemos y CHA defendían hablar de todos los conflictos hidráulicos abiertos en Aragón y no solo sobre el futuro de Biscarrués.

Etiquetas
Comentarios