Despliega el menú
Aragón

"A algunas familias les vale para poco que les pongan un ordenador en casa"

El director de un colegio zaragozano de un barrio con familias con pocos recursos cuenta cómo se las apañan para mantener el contacto con los alumnos.

Una niña en Galicia hace las tareas en su casa durante este confinamiento.
Una niña hace las tareas en su casa durante este confinamiento en Galicia.
EFE

A este colegio de un barrio zaragozano en el que residen un buen número de familias con pocos recursos asisten habitualmente 190 niños. En esta cuarentena por el coronavirus la dirección ha remitido a Educación el listado de unos 80 (entre ellos hermanos) que podían necesitar un ordenador y un reuter para seguir el curso a distancia. A algunas de ellas les llegará el equipamiento donado por empresas que reparte la DGA y se convertirá en la tabla de salvación de los estudiantes durante el confinamiento. 

Sin embargo, "a casi la mitad de estos alumnos que les pongan un ordenador en casa les vale para poco", afirma el director de este centro, que prefiere mantener el anonimato. "En estos casos se trata de familias que son absolutamente inhábiles para manejarse con las nuevas tecnologías, a las que habitualmente las becas para comedor o libros se les rellenan en secretaría para que puedan beneficiarse de ellas. Aunque también las hay que están bastante acostumbradas a usarlas para comunicarse con sus familiares que viven en otros países". En esta escuela, considerada por la DGA de difícil desempeño por la presencia de numerosas familias extranjeras o de rentas bajas, se pueden encontrar los dos perfiles. Hay otros inconvenientes, como que no tienen un contrato de luz legalizado o viven en pisos ocupados.

"Todavía hay un puñado de padres y alumnos con los que no hemos podido contactar"

Este docente valora el esfuerzo hecho por Educación,  pero también pone sobre la mesa que tras tres semanas de confinamiento y en víspera de estas anómalas vacaciones de Semana Santa "todavía hay un puñado de padres y alumnos con los que no hemos podido contactar". "Es una situación a la que casi estamos acostumbrados. A veces llamamos por una emergencia que ocurre y nos encontramos con que han cambiado de teléfono y no lo han comunicado o simplemente no contestan", cuenta. 

Los tutores de los cursos intentan hablar por correo electrónico o por teléfono al menos dos veces por semana si las familias o los chavales no les escriben o llaman. También cuidan mucho de que las tareas escolares y el material que envían o cuelgan no sea muy pesado a la hora de descargarse, "lo más básico, plantillas, sin 'links' ni vídeos". Así las clases 'online" son "una pura quimera". Tras estos días no lectivos intentarán hacer un seguimiento de cómo están utilizando las familias los recursos informáticos que han recibido de la DGA.

A principios de este mes ya se repartieron 200 ordenadores y routers cedidos por la empresa Wipedata a otras tantas familias (80 en Zaragoza, 60 en Huesca y otros 60 en Teruel). Ahora el Departamento de Educación ha empezado a repartir 100 más, además de otros 200 táblets con tarjeta sim, gracias a la colaboración de PSA, el programa Profuturo (de la Fundación Telefónica y la Fundación La Caixa) y del operador de internet en Aragón Embou. Un total de 500 dispositivos.

"En algunas circunstancias sabemos que la comida que hacen en el centro es la más completa y saludable del día"

Entregas en papel en el colegio

Las entregas en papel de los deberes en el propio colegio es la mejor solución que encontraron durante las dos primeras semanas de confinamiento. Los martes, de 10.00 a 12.00, estaban en el centro para que los padres pudieran acercarse a recogerlos. La semana pasada lo suspendieron al endurecerse las medidas restrictivas del estado de alarma, pero lo volverán a retomar tras la Semana Santa en cuanto sea posible. Para el director de este colegio de la capital aragonesa lo más preocupante no es el "daño curricular" aunque, en el peor de los escenarios, este curso no se regrese a las aulas. "Si los alumnos consiguen desarrollar durante este tiempo algunas destrezas relacionadas con la educación a distancia se puede considerar un avance lo suficientemente importante, porque es una forma de trabajar que se pueden encontrar más adelante en sus estudios", opina.

Con alrededor de 80 escolares con beca de comedor, uno de los principales quebraderos de cabeza fue garantizar esta prestación. "En algunas circunstancias sabemos que la comida que hacen en el centro es la más completa y saludable del día. Estuvimos estudiando adelantar el dinero a través de los gastos de funcionamieno, pero llegaron los ingresos de Educación. Hicimos más de 50 transferencias a las familias gracias a que hace menos de un mes estrenamos la banca 'online' en el colegio. Si hubiéramos tenido que ir a una oficina habría sido más complicado y largo", subraya. 

Sigue las últimas noticias del coronavirus.

Apúntate a nuestro boletín y recibe en tu correo las últimas noticias, claves y datos sobre el coronavirus.

 

Etiquetas
Comentarios