Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

entrevista

Ventura: "No quiero jugar a adivina. No sé cuándo habrá más altas que ingresos"

La consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón defiende la gestión de la crisis, niega que se haya actuado tarde y elude pronunciarse sobre la vuelta escalonada al trabajo a partir del día 13.

La consejera de Sanidad, Pilar Ventura, en un momento de la entrevista, el pasado jueves, en la Sala de Columnas de la DGA
La consejera de Sanidad, Pilar Ventura, en un momento de la entrevista, el pasado jueves, en la Sala de Columnas de la DGA
José Miguel Marco

La consejera de Sanidad defiende la gestión de la crisis, niega que se haya actuado tarde y elude pronunciarse sobre la vuelta escalonada al trabajo a partir de mañana

Hace justo un mes decía que estábamos lejos de adoptar medidas como el cierre de colegios. ¿Qué piensa ahora?

Tengo la sensación extraña de que cuando se inició esta crisis sanitaria no iba a ser tan grave. Esa es la realidad. Nos aferramos a una esperanza.

The New York Times titulaba esta semana que la crisis se aceleró en España a medida que las advertencias no fueron escuchadas. ¿Se siente impelida?

Esa afirmación no es correcta. En España se actuó muy al inicio de la crisis y se tomaron medidas tan críticas como el aislamiento. Se intervino antes que otros países y cuando teníamos menos casos.

Ningún otro país ha tenido tantos sanitarios infectados. Han tenido que usar bolsas de basura para protegerse. ¿Cómo es posible que haya fallado tan estrepitosamente la previsión?

Falta de previsión: «No tuvimos tiempo y cuando nos quisimos poner, muy al inicio de la epidemia, las dificultades para comprar material ya eran tremendas»

No comparto que no se haya dado en otros países.

No le pregunto por otros países, sino por la falta de protección aquí. ¿Por qué se ha fallado?

No podía ser de otra manera, lamentablemente. Teníamos el ‘stock’ de equipos de protección que habitualmente se utilizaba para tres o seis meses. Y con una rapidez asombrosa se cerró el mercado en China, que es el principal productor, y nos vimos con todas las dificultades.

Otros países sí lo hicieron en las mismas circunstancias. Por ejemplo, Francia compró millones de mascarillas.

¿Francia tenía millones?

Esperanza: «Los incrementos de casos diarios han pasado del 20% al 3%. Indudablemente, nos hace pensar que la salida puede estar próxima»

Sí, compradas en el mismo mercado al que acude España.

Es que no tuvimos tiempo y cuando nos quisimos poner, muy al inicio de la epidemia, las dificultades ya eran tremendas. Estaban todos los países intentando comprar y un cierre a la importación en China.

Ahora llegan las mascarillas, pero en las residencias sigue habiendo una falta real de material. ¿Qué pasa con su distribución?

Con las donaciones privadas y empresariales, que quiero poner en valor, se está obteniendo mucho material. Y luego están las entregas del Gobierno, al principio muy escasas porque priorizó a otros territorios con la epidemia muchísimo más alta y que ahora recibimos en cantidad suficiente.

No hablamos de las reservas ahora, sino de las críticas de que no llegan a las residencias.

No, no, no. Ahora sí se están repartiendo los equipos suficientes, tanto en las residencias como en los centros de salud. No se trata de dar el mismo material a todo el personal, sino en función de su grado de exposición cumpliendo los protocolos de Prevención.

Gasto sanitario: «Para la adquisición de material y contratación de personal no se ha reparado en gastos. Es la prioridad absoluta»

Los contagios en equipamientos sociales no se frenan. ¿No hay capacidad para intervenir más allá de cuatro casos puntuales?

No es una cuestión de capacidad, sino de que no se ha considerado necesario. Intervención sanitaria ha habido en todas las residencias con casos y se han tomado medidas de contención de los brotes. Es más, se ha dado el mismo tratamiento a los casos sospechosos que a los diagnosticados, con su aislamiento. Y cuando no ha sido posible por las condiciones de las residencias, se han abierto dispositivos nuevos para derivar. Solo en cuatro se ha requerido la intervención administrativa por el IASS.

Si los test rápidos no detectan la enfermedad en su estado inicial y son menos fiables que los PCR. ¿Para qué sirven entonces?

Es una prueba complementaria, la que realmente diagnostica es la PCR. Con un índice de fiabilidad de entre el 64% y el 80%, en quince minutos puedes tomar medidas si da positivo. Si es negativo y hay sintomatología, se hace la PCR.

¿Y no hay manera de incrementar las que sí son fiables?

En Aragón estamos en la media autonómica y el lunes se empezarán a hacer en Teruel. El problema no son las personas ni las máquinas, sino la falta de reactivos. Se utilizan distintos tipos y ha habido problemas de suministro.

Un psiquiatra me decía que las sensaciones estaban cambiando en las comidas y cenas de su hospital, que era una buena señal. ¿Lo comparte?

Sí, tenemos cierta esperanza, pero hay que cogerlo con absoluta cautela. Estamos viviendo el summum de la crisis y ahora los incrementos de casos diarios han pasado del 20% al 3%. Indudablemente, el aplanamiento nos hace pensar que la salida puede estar relativamente próxima.

Repunte en otoño: «No me quita el sueño porque estoy convencida, o quiero estarlo, de que será de muchísima menor intensidad»

¿Cuándo prevé que Aragón registre más altas que ingresos?

No quiero jugar a adivina.

Mañana se retoma la actividad industrial. ¿Le preocupa que se vuelvan a disparar los casos?

Ya veremos cómo se articula el plan de desescalamiento.

¿Pero le preocupa?

Aún no tenemos los resultados del aislamiento total. De momento, parece que funciona y baja el índice de contagios. Ya veremos cómo sigue funcionando.

Se lo digo de otra forma. ¿Le parece adecuado, como consejera de Sanidad, que se levante parcialmente el confinamiento?

Insisto, vamos a ver cuál es el resultado de las medidas tan extremas adoptadas. Y se va a volver al trabajo poco a poco.

No prevén utilizar los hospitales de campaña. ¿Los han ofrecido al Gobierno o a otras autonomías?

Quien tiene una visión general de lo que está sucediendo es el Gobierno, que es el que debe decidir si hay que trasladar pacientes.

No, no, quería saber si los han llegado a ofrecer expresamente.

Va implícito en las relaciones en el consejo interterritorial y con el Ministerio.

El confinamiento en Wuhan se acaba de levantar tras once semanas y en España llevamos cuatro. ¿Hasta cuándo cree que estaremos encerrados en casa?

No lo sé.

¿Tampoco se atreve a aventurar una fecha?

Exactamente, en absoluto.

Hace un siglo, el repunte de la llamada gripe española en invierno fue terrible. ¿Le quita el sueño que pueda pasar lo mismo?

Estaremos acostumbrados a convivir con el virus y parte de la población, inmunizada. Será de otra manera. No me quita el sueño porque estoy convencida, o quiero estarlo, de que será de muchísima menor intensidad.

¿Cuánto dinero se ha invertido en la lucha contra la pandemia?

Sinceramente, no se lo puedo decir. Lo que sí puedo asegurar es que para material y contratación de personal no se ha reparado en gastos. Es la prioridad absoluta.

Esta crisis se va a llevar por delante gran parte de la inversión pública. ¿El hospital de Alcañiz será el gran damnificado?

Esperemos que no.

¿Veremos retomar las obras en esta legislatura?

Estamos peleando contra una pandemia y me pregunta por lo que será del hospital.

Le estoy preguntando por el día después.

No tenemos ninguna intención a priori de paralizarlo. En absoluto.

La última hora del coronavirus en Aragón.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión