Despliega el menú
Aragón

Testimonio médico de familia de Grañén: "Somos la primera línea de contención y el principal apoyo de muchos contagiados"

Los médicos de Atención Primaria desempeña un papel primordial en la lucha frente al coronavirus. Domingo Ara, coordinador del centro de salud de Grañén, constituye un buen ejemplo.

Domingo Ara, en el consultorio del centro de salud de Grañén
Domingo Ara, en el consultorio del centro de salud de Grañén
HA

Los médicos de Atención Primaria también tienen un papel primordial en la lucha frente al coronavirus. Aunque alejados del epicentro de la pandemia, su labor resulta vital. De hecho, desde sus pequeños consultorios, ubicados principalmente en el medio rural, constituyen "la primera línea de contención frente a la epidemia" y además, son "el principal apoyo de muchos de los pacientes contagiados", tal y como señala Domingo Ara, coordinador del centro de salud de Grañén, situado en la zona norte de Los Monegros.

Su función sigue siendo la habitual: diagnosticar y tratar. Ahora bien, la actual situación sanitaria les ha obligado a modificar sus protocolos. Los consultorios periféricos están cerrados y la actividad se centraliza en el centro de salud. El contacto cara a cara se sustituye por el telefónico. No obstante, al tratarse de doctores de familia, conocidos por la población, el vínculo de confianza y relación se mantiene, lo que resulta fundamental si el que levanta el teléfono es un paciente sospechoso de sufrir coronavirus, ya que es un proceso que afecta a nivel físico y también emocional.

Para estos pacientes, sus médicos de familia "son un apoyo muy importante", ya que el impacto y novedad de esta enfermedad genera dudas y temores. "Solo tienen que llamar y nos tienen", señala el facultativo, que incide en la confianza que inspira en el paciente escuchar una voz amiga. "No es un proceso fácil y por lo tanto, es fundamental que estén tranquilos y se sientan acompañados", señala Ara.

A diario, aquellos con síntomas compatibles con Covid-19 reciben la llamada de los profesionales del centro de salud Grañén, que son los encargados de valorar su estado y tratar sus síntomas. En esta zona, de la que depende una población de unas 4.200 personas, la incidencia es baja, con un total de 21 casos, según los datos manejados por el Gobierno de Aragón. "Aquí la situación está controlada. Las residencias de la zona se mantienen sin casos conocidos hasta la fecha y únicamente, tenemos algunos casos entre la población", indica Ara.

"Aquí la situación está controlada. Las residencias de la zona se mantienen sin casos conocidos hasta la fecha y únicamente, tenemos algunos casos entre la población"

"El seguimiento se realiza a través del teléfono. Tenemos una agenda con todos los afectados y hablamos con ellos cada día, prestando atención a su estado general así como a la aparición de problemas respiratorios. De haber alguna complicación, se acude al domicilio o se deriva al centro hospitalario", explica el doctor. Hasta ahora, los desplazamientos han sido escasos, lo que les permite disponer todavía de material de protección suficiente, incrementado además con donaciones de diferentes grupos ciudadanos.

Además del apoyo a la persona contagiada, la labor de estos médicos de Atención Primaria es vital a la hora de evitar colapsos en los centros hospitalarios. "Somos el primer dique de contención", explica el médico, ya que, al igual que ante cualquier otra patología, "podemos diagnosticar y tratar, evitando el desplazamiento masivo de pacientes a las urgencias". "Se trata de una función primordial en una situación como la actual, ya que evitamos la sobrecarga del sistema por detrás de nosotros", añade.

El centro de salud de Grañén, que suma una plantilla de 25 profesionales, estableció un sistema rotativo de turnos. Ahora bien, de mantenerse la situación actual, con una baja tasa de contagios, los horarios tenderán a normalizarse y de nuevo, la mayoría de facultativos prestarán servicio durante la mañana, aunque con los nuevos protocolos, dando prioridad a la vía telefónica y con los consultorios periféricos cerrados.

No obstante, Ara advierte que es muy posible que se den nuevos picos, cuyo impacto dependerá de la forma en la que se articule el reinicio de la actividad así como del mantenimiento de las medidas preventivas. "La transmisión se está estancando, aunque esta pandemia no debe verse como una ola que pasa y ya está, es más parecido a una ola que llega al fondo de la habitación, choca y vuelve", concluye.

La actualidad del Covid-19, minuto a minuto.

Toda la información sobre el coronavirus, en HERALDO.

Apúntate a nuestro boletín de HERALDO y recibe en tu correo las últimas noticias, claves y datos sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios