Despliega el menú
Aragón

coronavirus

Los intensivistas alertan de que si repuntan los casos graves necesitarán más respiradores

Aunque creen que la situación está "controlada", recuerdan que los críticos están 21 días en las ucis. Aragón tiene unos 110 especialistas que suman al estrés habitual aún más presión por esta pandemia.

Parte de la junta directiva de la Sociedad Aragonesa de Medicina Intensiva y Unidades Coronarias, Mireia Barceló, Patricia Mora y Leticia Fernández, frente al Hospital Clínico. Faltó Carolina Fuertes, que estaba de guardia.
Parte de la junta directiva de la Sociedad Aragonesa de Medicina Intensiva y Unidades Coronarias, Mireia Barceló, Patricia Mora y Leticia Fernández, frente al Hospital Clínico. Faltó Carolina Fuertes, que estaba de guardia.
Oliver Duch

"Somos los eternos desconocidos y ahora parece que con la crisis del coronavirus somos unos héroes, pero no. Nuestro trabajo son los pacientes críticos". Leticia Fernández es médica intensivista en el Clínico y forma parte de la junta directiva de la Sociedad Aragonesa de Medicina Intensiva y Unidades Coronarias (Sarmicyuc), que reúne a unos 110 profesionales de la Comunidad. Representa a un colectivo que está al cargo de las ucis, que soportan una sobrecarga de trabajo desde el inicio de la emergencia sanitaria y que en estos momentos atienden a 165 enfermos de Covid-19 repartidos entre los hospitales que disponen de esta unidad. Al estrés habitual de este servicio, donde tratan a víctimas de accidentes de tráfico, infartos o patologías médicas graves, se suma ahora la presión física, la carga emocional y una preocupación añadida para evitar el contagio. "La situación es muy complicada", alertan.

La disponibilidad de camas uci ronda el 32%, tras duplicar los recursos. "Por el momento tenemos respiradores suficientes para atender a la población", asegura Patricia Mora, intensivista en el Hospital Miguel Servet y presidenta de Sarmicyuc, quien destaca que la pérdida de 200 equipos que tenían que llegar a Aragón cayó como un jarro de agua fría. "El 90% de los pacientes ingresados en uci están intubados y conectados a ventilación mecánica", explica.

La curva muestra un crecimiento cada vez menor en el número de afectados, pero si los casos graves aumentan podría saturarse el servicio. "Al final, una cama de hospital no es complicada de montar. Lo difícil es conseguir un respirador, monitor o bomba de perfusión que te permitan hacer tu trabajo", aseguran. "Son estancias muy largas. Para un paciente con insuficiencia respiratoria, si todo va bien y no hay complicaciones, la media es de tres semanas", afirman las intensivistas. En hospitalización convencional se van dando altas, pero a un ritmo mayor que en las ucis. "Estamos trabajando un poco por debajo de nuestra capacidad, aún queda alguna cama libre, pero si hubiera un repunte de casos empezaríamos a tener problemas, porque necesitamos más material". Los respiradores, de hecho, "aportan una seguridad de que al final el trabajo lo sacas".

El ritmo diario se multiplica por el Covid-19: "Las condiciones son realmente difíciles, con gran carga de trabajo y enfundados en los equipos de protección". "Han aumentado mucho las camas de críticos, pero el personal no se ha multiplicado, porque no hay más médicos intensivistas", aunque tienen ayuda de otros servicios de los centros, como los anestesistas.

"No hay que perder la calma"

Los profesionales obtienen el título de médico adjunto especialista en medicina intensiva tras cinco años de mir. "Es una especialidad muy amplia, porque llevas al paciente críticamente enfermo, sea cual sea su patología", explica Fernández. Esta formación conlleva también el conocimiento de una compleja tecnología para sustituir las funciones vitales si fuera preciso y técnicas que habitualmente se emplean en momentos de gran presión psicológica: "Aunque lo más importante es aprender a trabajar con calma y manejar los nervios".

La información a las familias se ha visto también alterada por el coronavirus:"No es lo mismo llamar por teléfono, porque el lenguaje verbal es muy importante". "Es un trabajo duro, pero que llena", indicaron. Un médico intensivista forma parte del gran equipo de la uci, con enfermeras, auxiliares de enfermería, personal de limpieza, celadores, médicos.Porque "si algo define a esta especialidad es que el individualismo no funciona". 

Etiquetas
Comentarios