Despliega el menú
Aragón

Covid-19

El ovino, en caída libre por la pandemia con los cebaderos a rebosar y sin salida al mercado

El Ministerio de Agricultura anuncia ayudas directas a los ganaderos por la "situación crítica" que atraviesa el sector. El consumo está desplomado y la exportación paralizada.

La ganadería extensiva de ovino es un sector con importante presencia en la Comunidad aragonesa.
La ganadería extensiva de ovino es un sector con importante presencia en la Comunidad aragonesa.
L. U.

Todo apuntaba a una buena primavera para el sector ovino. Los precios eran adecuados, había buenas expectativas de venta hasta abril y las exportaciones funcionaban. Pero llegó la pandemia y el Covid-19 impactó en el sector convirtiéndolo en uno de más perjudicados por la excepcional situación que se vive tras el decreto de alarma.

En un primer momento, y ante el temor que supuso un desconocido hasta ahora confinamiento obligatorio, los ciudadanos se lanzaron a comprar de forma compulsiva, por lo que las ventas se animaron. "Durante una semana incluso crecieron entre un 10% o un 15% más de lo normal", señala Carmelo Heras, gerente de Casa de Ganaderos, la cooperativa de ovino aragonesa con más de 800 años de historia.

Pero en cuestión de días la situación cambió radicalmente y el ovino en general, y los corderos y los cabritos en particular, se vieron sumidos en una complicada situación que pone en serio riesgo su rentabilidad. "Había mucho lechal preparado para la Semana Santa y para las celebraciones de mayo y junio", explica Ángel Tarancón, director general del grupo cooperativo Oviaragón-Grupo Pastores. Tarancón señala además que la exportación a países árabes por el Ramadán se ha frenado en seco, como lo han hecho las exportaciones que tenían como destino el mercado francés e italiano.

El cierre de bares y restaurantes fue un mazazo para las ventas. Y a ello se sumó una caída del consumo, porque si bien en los primeros días "se vendía todo", ahora el descenso de las compras se ha notado tanto en carnicerías, que registras descenso del 30% quizá porque los consumidores realizan toda la compra en las grandes superficies, donde las ventas también se han desplomado en favor de otras carnes más baratas. "Nosotros estamos realizando el 60% de las ventas que serían habituales en estas fechas, pero las exportaciones a Francia e Italia se han desplomado un 70% y la comercialización de cordero a Agnei a países terceros se ha paralizado", detalla el máximo responsable de Grupo Pastores.

Y para que la tormenta fuera perfecta, en primavera siempre hay más cordero, pero en esta ocasión la producción se ha incrementado un 3% respecto a años anteriores. "Hace un mes recogíamos en torno a los 4.000 o 4.500 corderos por semana, ahora estamos entre 7.500 y 8.000", matiza Tarancón.

Sucede lo mismo en Casa de Ganaderos. "A los pocos días de decretarse el estado de alarma nuestras ventas cayeron al 15% de los que teníamos, que se dice pronto", explica Heras, que afirma que a pesar de la preocupante situación esta cooperativa continúa recogiendo los corderos a sus socios, como continuará haciendo la próxima semana. "¿Hasta cuando podremos seguir haciéndolo? No lo sabemos", reconoce Heras que, como Tarancón, advierte que los cebaderos están llenos y en estos momentos no hay salida al mercado. "La situación es muy complicada, agravada por el desplome de los precios, y nos va a afectar a todos y mucho", coinciden ambos.

Por eso, y como reclaman también las organizaciones agrarias, aplauden la petición del ministro a Bruselas para que permita el almacenamiento privado de carne (congelación), con el que se aliviaría el mercado. Pero insisten en la decisión tiene que ser "rápida".

Un respiro

Mientras dicha posibilidad llega, el Ministerio de Agricultura anunció ayer ayudas directas al sector de ovino y caprino para facilitar la salida de los animales de las granjas y aliviar la situación en la que se encuentran los productores. El importe máximo de la ayuda será de 30 euros por cada animal de cuatro meses o menor, que hayan salido de la granja con destino al matadero entre el 14 de marzo y el día siguiente a la finalización del estado de alarma. A ellas podrán acogerse las explotaciones que tengan un censo de más de 30 hembras reproductoras, así como las granjas de tratantes y los centros de concentración.

Para ello falta, eso sí, un real decreto que se tramitará con carácter de urgencia, por el que el Ministerio financiará dichas ayudas que serán tramitadas por las comunidades.

Etiquetas
Comentarios