Despliega el menú
Aragón

ganadería

Los otros sanitarios que también nos cuidan

Los veterinarios siguen desarrollando su labor de control para garantizar la seguridad alimentaria y evitar que se sature más el sistema sanitario.

Unos veterinarios realizan su trabajo de análisis y control a los animales en una explotación de vacuno.
Unos veterinarios realizan su trabajo de análisis y control a los animales en una explotación de vacuno.
RICA

Además del personal sanitario que en los hospitales está haciendo el mayor de los esfuerzos para atender a los afectados por coronavirus, hay otro grupo de profesionales dedicado a la misma labor de vigilancia y cuidado de la salud pública de manera más discreta, pero no menos relevante. Se trata de los profesionales veterinarios, que desde sus diversos ámbitos de trabajo (sanidad animal, control de las industrias alimentarias, cirugías…) siguen velando por que los alimentos que llegan a los consumidores lo hagan con todas las garantías.

«Los profesionales veterinarios están llevando a cabo su labor de manera inalterable. Es responsabilidad de todos seguir abasteciendo a la población. Y nuestra mayor contribución es garantizar que los alimentos llegan a los consumidores con la máxima calidad y seguridad requeridas», señala Héctor Palatsi, presidente del Colegio Oficial de Veterinarios de Teruel. Una actividad que tiene uno de sus puntos clave en los mataderos, cuya actividad es el reflejo de los hábitos de consumo. «La semana pasada vimos un incremento de actividad debido al acopio de comida que los consumidores hicieron al principio de esta crisis», explica Palatsi, a lo que hay que sumar, según explica Fernando Carrera, presidente del Colegio Oficial de Veterinarios de Huesca, «el aumento en las exportaciones ya que China empieza a remontar».

Una labor cotidiana que, sin embargo, trasciende más allá de la seguridad alimentaria. «Aunque somos menos visibles y evidentemente el riesgo lo asumen el personal sanitario, nuestro trabajo contribuye a evitar que puedan surgir problemas sobrevenidos que puedan sobrecargarles, para que ahora se preocupen de lo que se tiene que preocupar», apunta Luis Javier Yus, gerente del Colegio Oficial de Veterinarios de Zaragoza.

Yus incide en que, si bien, los veterinarios mantienen su actividad de manera cotidiana, se han adaptado a la situación establecida por el estado de alarma. «Estamos evitando en la medida de lo posible los desplazamientos rutinarios a las explotaciones y ahora los estamos haciendo a demanda de los ganaderos. Además, las recetas se pueden gestionar de manera electrónica. Puesto que los veterinarios conocen las explotaciones de cada zona, no es necesario visitarlas antes de emitir recetas», explica.

Movilidad y material

Los profesionales veterinarios están como no puede ser de otro modo «extremando las precauciones» a la hora de desarrollar su trabajo, por ello, desde el Colegio de Zaragoza han pedido a la administración que les dote de material. «Pedimos que no se olviden de nosotros, que también seguimos trabajando», apunta su gerente, quien añade que las administraciones «son conocedoras y están pendientes de nuestra situación».

En lo que respecta a la movilidad, los responsables de los tres colegios de veterinarios de la comunidad aseguran que los profesionales no están teniendo problemas. Afirman que los cuerpos de seguridad empiezan a conocer nuestras rutinas y con el carnet profesional no hay ningún problma.

Los tres colegios profesionales han ofrecido su colaboración para luchar contra la pandemia. Así, los Colegios de Zaragoza y Teruel han elaborado unos listados de profesionales voluntarios que están preparados para actuar y en la provincia de Huesca ya hay profesionales colaborando, principalmente en residencias de ancianos, en labores de información, recogida de datos…

Etiquetas
Comentarios