Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

estado de alarma por el coronavirus

El último decreto genera desconcierto en las empresas, que paran con dudas sobre su futuro

Los sindicatos reconocen que alguna se resiste, pero la mayoría está mandando el personal a casa.

Cambio de turno en la planta de Leciñena en Utebo
Cambio de turno en la planta de Leciñena en Utebo
Heraldo.es

Con muchas dudas. Así ha comenzado el día en muchas pequeñas y medianas empresas aragonesas, que se desayunaron con la moratoria y sin saber si parte de su actividad se considera esencial o no. "Tras el caos del domingo, hoy (por ayer) tuvimos miles de llamadas de delegados con preguntas sobre si en la suya tenían que parar o no. El decreto es bastante restrictivo. Lo que pasa es que algunas empresas hacen interpretaciones temerarias, pero la mayoría van a parar», aseguraba Manuel Pina, secretario general de CC. OO. Aragón. "En construcción, todas, y en industria también, salvo el mantenimiento imprescindible, como la reparación si se queda colgado un ascensor. Por lo demás, en servicios financieros no les afecta, ya que seguirán trabajando, igual que los ‘call center’ y tampoco al comercio, que ya estaba muy parado, salvo el de la alimentación", añade.

"Estamos teniendo problemas, porque algunas empresas quieren estirar el real decreto para seguir manteniendo la actividad y se están dando abusos", criticó Juan Arcéiz, responsable del Metal en UGT Aragón. "Les recomendamos a nuestros delegados que acoten lo que es trabajo esencial y de lo demás se informará a Inspección de Trabajo", advirtió. Así, en Leciñena, fabricantes de remolques y semirremolques en Utebo, hubo tensión por la mañana porque la dirección entendía que había que trabajar y la plantilla no. De hecho, los del primer turno se fueron a su casa sin saber si hoy y mañana tendrán que volver. "La empresa quiere tener al menos 20 personas trabajando para acabar unos vehículos que el cliente les exige entregar", dijeron algunos trabajadores. En MP Ascensores (Macpuarsa), en el polígono de Malpica, también hubo opiniones dispares. El director general, Eugenio Barroso, admitió que "nuestra postura al principio de la mañana era no parar, pero como muchas empresas de nuestro sector se iban acogiendo al decreto, nos podíamos quedar sin cadena de suministro". Hay que tener en cuenta, añadió, que «el decreto no son matemáticas, tiene una indefinición bárbara y genera mucha intranquilidad». No obstante, "el sentido común y atender a un criterio sanitario nos ha llevado a la dirección a hablar con la representación de los trabajadores a las 11.30 y verificar con todos que nos poníamos en modo cierre". Eso sí, advirtió, el "impacto va a ser mayúsculo".

María López, del grupo López Soriano, denunció el "caos" generado por el Gobierno el fin de semana con las correcciones de los listados de las actividades consideradas esenciales, lo que le hizo poner a sus plantillas "en alerta". En su caso, las empresas que trabajan para automoción ya están paradas y las gestoras de residuos siguen funcionando, a menor ritmo, para recepcionar material y reciclar residuos de compañías cuya actividad es esencial. En la misma línea, Ana Martínez, directora general de Magaiz, indicó que siguen con el mantenimiento de ascensores, aunque tienen dudas sobre si deben atender las revisiones programadas, para lo que exige más claridad.

La incertidumbre fue tal que la dirección de Inditex Plataforma Europa anuló a última hora del domingo el turno que tenía que entrar a las 12 y dos más, pero ayer a las 19.00 seguían con videoconferencias entre directivos de almacenes de toda España para ver si decidían parar.

Por su parte, el comité de BSH, tras una larga noche de reuniones, decidía «mantener la actividad» en el almacén de Plaza, "ciñéndonse en exclusiva a los casos previstos en el real decreto".

El cese de toda actividad, salvo la esencial, «acarreará graves e irreparables consecuencias para las empresas, especialmente para pymes y autónomos», avisó ayer el Consejo Aragonés de Cámaras, lamentando que "el Ejecutivo decida que la factura recaiga sobre unas empresas que ya están haciendo grandes esfuerzos por mantenerse en pie". Asimismo, desde las Cámaras de Comercio alertaron sobre la situación de los autónomos "quienes no encuentran en el decreto la suficiente información sobre si deben ejercer o no su actividad". Por último, indicaron, "solo poniendo en valor al tejido empresarial se evitará una crisis social sin precedentes en Aragón y en España".

"La liquidez es y será el gran problema", indicaron desde la Federación de Empresarios del Metal de Zaragoza (FEMZ). "El Gobierno tiene que prever medidas e inyectar dinero directo a las pymes para que a final de mes puedan pagar las nóminas", apuntó. Asimismo, la organización criticó la "inseguridad y confusión muy grande" de decretos «mal redactados», que no aclaran si el permiso es compatible con la s

olicitud de los ERTE, cómo se pactará la devolución del permiso con las empresas cerradas o qué se considera servicios mínimos".

Las últimas noticias del coronavirus

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión