Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

industria

Malestar en la fábrica de Leciñena porque la empresa entiende que su producción es esencial y los trabajadores no

La patronal Asfaes refuerza la tesis de la dirección de la compañía mientras buena parte de la plantilla quiere acabar los diez vehículos que hay que producir y cumplir con el decreto del Gobierno 

Instalaciones de la fábrica de Leciñena en Utebo.
Instalaciones de la fábrica de Leciñena en Utebo.
Toni Galán

"A las siete de la mañana hemos acudido a trabajar y la dirección nos ha dicho que tenemos que seguir haciéndolo al ser una actividad esencial", ha manifestado un empleado de Lecineña, fabricante de remolques y semirremolques en Uebo, que asegura no entender, como el resto de sus compañeros, que con todo el sector cerrado, desde Lecitrailer a Schmitz Cargobull, ellos sean esenciales". Hay "un gran malestar", indica, porque "nos obliguen a trabajar en estas circunstancias".

Respaldado por bastantes compañeros de los 120 que trabajan en la empresa, asegura que junto con la dirección, Asfades (Asociación formada por los fabricantes españoles de remolques, semirremolques y cisternas) les ha enviado también una comunicación instándoles a trabajar y a acabar diez vehículos. "Nosotros no fabricamos remolques frigoríficos para alimentación ni nada de eso sino bañeras para piedras o semirremolques de maquinaria para transportar bobinas u otro tipo de material pesado para las industrias", explica. 

Sin embargo, desde la dirección de la compañía insistieron en que es esencial acabar varios chasis para frigoríficos y lonas necesarias para el transporte de la alimentación y que es necesario que un equipo mínimo de operarios los termine esta semana. "Se ha pedido hacer un esfuerzo entre todos, la mitad de la fábrica ya no está, para terminar esos vehículos esenciales, además de la prioridad de mantener unos servicios mínimos activos de postventa y talleres". 

Leciñena ha querido poner de manifiesto que en todo momento el comité de empresa ha estado informado, que desde el inicio del estado de alarma se han tomado las medidas adecuadas de prevención en la empresa  y que han tratado de ser "muy flexibles" con necesidades especiales de algunos empleados. Eso sí, ahora desde la dirección demandan un esfuerzo para concluir esos diez vehículos y "si se pueden acabar en tres días, mejor" para atender a los clientes y cuando esto pase, retomar la actividad en un año que "empezó bueno y para el que se esperaba crecimiento"

No obstante, desde la plantilla de Leciñena no entendían si empresas cuatro o cinco veces más grandes que la suya han cerrado, porque ellos tienen que seguir en el puesto de trabajo como si nada ocurriera. "Hay una moratoria para los que no pudieran parar máquinas, pero es que en Leciñena el viernes a las 3 de la tarde se cerró, paró la soldadura, y no hemos vuelto hasta hoy a las siete", dijeron algunos trabajadores afectados. Por lo tanto, destacan, no deberían estar ya en la planta. 

Leciñena ha seguido trabajando desde que se decretó el estado de alarma, pero ahora con el nuevo decreto hay malestar y tensión en el centro de trabajo porque las partes no coinciden en su interpretación

Desde Asfades, han indicado que  la asociación de fabricantes ni insta a trabajar ni habla de sanciones" y que "sólo se intenta dar algo de luz a un Real Decreto muy interpretable y con una fecha y hora de publicación que impiden su aclaración oficial antes de tomar decisiones en las empresas".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión