Despliega el menú
Aragón

coronavirus

Los ‘clowntagiosos’ ofrecen sus risas, ahora, a través de las pantallas

La asociación de payasos no puede continuar ‘in situ’ su labor en el hospital Infantil pero sí graba a diario vídeos en sus redes para que los niños se sientan acompañados.

Imagen de uno de los vídeos de la asociación de payasos.
Imagen de uno de los vídeos de la asociación de payasos.
Heraldo

Acostumbraban a ir todos los jueves a pasar un rato con los chavales ingresados, pero el coronavirus ha vetado sus visitas. No obstante, como buenos aragoneses, los ‘clowntagiosos’ son cabezones, así que siguen ofreciendo su compañía y sus risas a los niños de los hospitales, aunque ahora mediante vídeos y quedándose en casa.

La asociación, de la que forman parte unos 25 payasos, “se constituyó en 2008 cómo un proyecto final de carrera de unos estudiantes de medicina”, explica su responsable Ana Colas, que aclara que “hoy no es un requisito ser alumno de medicina, ni tener nada que ver con este campo: basta con hacer un curso de payaso de hospital donde se prepara a los voluntarios”.

Estos ‘clowns’ muestran ahora su sonrisa más triste por no poder acudir 'in situ' a los hospitales porque su razón de ser es que los niños puedan pasar un rato distinto, que los saque de la monotonía y la rutina de análisis, pruebas médicas, quirófanos… Su labaro, explican, es liberadora para los pequeños y también para sus familiares y, ahora, se sienten extraños al tener que prestar su compañía a través de las pantallas. “Aún así recibimos respuesta a los vídeos. Sabemos que les gustan, aunque no sea lo mismo que cuando vamos. Algunas enfermeras también se ponen la nariz e intentan hacer llegar de nuestra parte las sonrisas”, cuentan.

¿Sobre qué temas tratan los vídeos que cuelgan estos días los ‘clowntagiosos’ en sus redes? “Lo que intentamos hacer es que vean que nos quedamos en casa para que esto pase pronto y, entre todos, acabemos con el virus. Les contamos cómo pasamos los ratos y todo lo que se puede hacer para vencer también el aburrimiento”, explica Colas. Recetas para elaborar locos bizcochos o una fórmula para ordenar los sueños son algunas de las propuestas que puede verse estos días en los vídeos de Instagram.

Algunas enfermeras se ponen la nariz e intentan hacer llegar de nuestra parte las sonrisas”

En mitad de una trágica pandemia, el humor parece un arma a la que agarrarse para sobrellevar la situación. “Hay que pensar en que esta crisis social se suma a la individual y personal que viven los pequeños y los familiares en cada habitación a la que entramos cada jueves. A ellos les viene bien por un momento desconectar, olvidarse por un momento de donde están y nuestras visitas les ayuda a desestresarse”, comentan. “Mientras ven nuestros vídeos puedan olvidarse por un momento de su situación y la risa siempre es buena ayuda para la medicina”, añaden.

Estos ‘clowntagiosos’ agradecen la titánica labor que llevan a cabo estos días los profesionales del sector sanitario y les animan a continuar con una sonrisa. “Nosotros siempre decimos que nunca hay que olvidarse de reír, aunque a veces es muy difícil. Los sanitarios están luchando de manera excepcional y, aunque no podemos estar de manera física con ellos, los llevamos en el corazón y tratamos de ayudar en lo que está en nuestra mano:invitar a que todo el mundo se quede en casa”. “Volveremos a vernos muy pronto”, desean y auguran.

Apúntate a nuestro boletín y recibe en tu correo las últimas noticias, claves y datos sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios