Despliega el menú
Aragón

entrevista elias campo 

Elías Campo: "La vacuna contra el coronavirus no va a llegar hasta dentro de al menos un año"

El director de investigación del Hospital Clinic, natural de Boltaña, cree que la inversión en ciencia y la salud deben ser prioridades en España como sociedad moderna.  

El investigador aragonés, Elías Campo, en su domicilio de Barcelona. La foto se la hace su mujer.
El investigador aragonés, Elías Campo, en su domicilio de Barcelona. La foto se la hace su mujer.
Maria Cinta Cid

Elías Campo, de 63 años, ha vuelto a su casa para trabajar con un microscopio que le regaló su padre porque el coronavirus le ha sacado del Hospital Clínico de Barcelona, donde es el director de investigación. Dice que Corea del sur y Taiwan reaccionaron muy rápido y mejor que Europa para atajar la pandemia.

¿Cómo se puede frenar una ola como esta pandemia cuando nos encontramos en medio?

Los epidemiólogos y los expertos en estas enfermedades dicen que hay varias líneas de actuación. La primera es cómo frenarlo o atajar la epidemia. Al mismo tiempo, se ponen en marcha varias convocatorias de proyectos de investigación específicas sobre este tema a través de varias agencias internacionales.

¿Vamos a aprender de lo que estamos viviendo, con más de 6.500 muertos y 78.000 casos?

Seguro que sí. En todas las experiencias previas con las epidemias como SARS o MERSE se han sacado conclusiones. Es difícil saber si podría haberse prevenido de otra manera y más en estos momentos. Habrá tiempo de evaluarlo. Si lo miras trasversalmente, las medidas que se están tomando en diversos países son diferentes.

¿Y cuáles han sido los países más efectivos en la respuesta?

Todos tienen en común la respuesta de atajarla… Las mejores han sido los modelos de Corea de Sur y Taiwan porque han sido muy eficaces. Probablemente, tenían una sociedad organizada y unos recursos adecuados, junto a la proximidad de China, que nosotros no disponemos en Europa. Es difícil de todas maneras.

Como miembro de la Academia Nacional de Medicina de Estados Unidos, ¿qué le parecen las declaraciones del presidente Donald Trump cuando ahora es el país con más afectados del mundo con 120.000?

El presidente Donald Trump está fuera de la realidad. En Estados Unidos hay que escuchar la voz que ve más clara la situación que es la del doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas. Lo conocemos bien porque dirigió a mi mujer cuando estuvimos allí (investigó en el Instituto Nacional de Cáncer de Bethesda, en Estados Unidos). Marca las directrices, afortunadamente, porque me lo dicen mis hijos, que están allí: Elías, en Palo Alto, y Clara, en Nueva York. Ellos eran muy conscientes de la situación y se han quedado encerrados en casa dos semana antes de que se tomaran las medidas políticas en los respectivos Estados. Con el compañero que trabajo en eel Instituto Nacional de la Salud en Estados Unidos, que es amigo personal de Anthony Fauci, me cuenta que es quien lidera la reacción porque ya llevó la batalla contra el VIH. Al presidente hay que escucharle por desgracia porque es el líder, pero no porque sus palabras tengan un valor social ni científico.

¿La rápida respuesta de Corea del Sur con los test rápidos, que estamos pidiéndolos en España para que lleguen, se dibuja en una filosofía más avanzada?

La política de Corea del Sur se estudiará en las sistemas de control de las epidemias por su respuesta. Disponen de una capacidad tecnológica para reaccionar. Además, tengo un colaborador que vive en Taiwan y me comentó que desde el primer día se cerró el tráfico a los emigrantes de China. Supieron atajar la situación. ¿Pudo haberlo hecho Europa? No lo sé.

¿Somos una sociedad muy distinta a la coreana o china, sobre todo los del sur de Europa, para adoptarnos a hacer lo mismo?

Somos diferentes culturalmente y en organización para tomar esas medidas.

¿Tiene que estar encerrado en casa o trabaja en el hospital?

Como director de investigación del Hospital Clínico y patólogo no tengo un contacto directo con pacientes y estoy en casa, fundamentalmente. Hay algunos días en los que voy a diagnosticar los casos de consulta y acudo a horas intempestivas. Pero en el hospital estamos minimizando las condiciones de riesgo.

¿Cree que la vacuna que se está investigando deprisa y corriendo va a llegar pronto, a tiempo?

Hay varias iniciativas en estos momentos. Se ha comunicado más la de China y hay otras en Estados Unidos. Como decía el doctor Fauci recientemente, la vacuna llegará pero necesita su tiempo que podría ser no menos de un año o año y medio. El hecho de que esté disponible o se esté investigando no quiere decir que esté mañana. Se necesitan estudios de desarrollo para ver su eficacia y seguridad, así como hacer pruebas en humanos. Llegará pero no será en tiempo corto.

El presidente Pedro Sánchez ha propuesto aportar 30 millones para investigaciones en España. ¿Esta reacción es un subidón ante lo que ha pasado o ayuda a crear una nueva filosofía?

En España se publicó hace unos días la convocatoria del Instituto Carlos III como una respuesta ante esta emergencia y ya se han enviado propuestas. Estamos monitorizando varios proyectos que salen del Hospital Clínico y llevamos seis ensayos clínicos con nuevos fármacos aplicables a esta enfermedad. Hay 17 proyectos, unos ya en marcha y otros en fase de ser solicitados. También hay alguna convocatoria del Gobierno de Cataluña y de la Unión Europea.

¿Se podía haber hecho antes?

Esa pregunta me la hago, pero no había coronavirus. Se trabajan en otros virus y eso enfatiza este insulso y peligroso debate sobre lo importante que es la investigación práctica frente a la investigación básica. Esto nos rebela que la práctica es tan importante como la básica porque todo lo que se haya hecho antes sobre el coronavirus va a ser útil para lo que se haga ahora. El debate debe estar entre la ciencia buena y excelente.

Y que la inversión sea constante y habitual, en lugar de esporádica, ¿no?

Por supuesto. Esta crisis ha puesto de manifiesto que los investigadores y el personal sanitario hemos demostrado que la inversión en salud y ciencia deberían ser prioridades en nuestro país, como también en educación. Son aspectos básicos de las sociedades modernas para hacer frente a situaciones como la que está pasando. En los últimos años llegamos a la precariedad de los sistemas de salud. Si hubiéramos estado en otras condiciones, se habría afrontado mejor. Aun así, es admirable la reacción que está dando el sistema sanitario público. Hoy hemos tenido una reunión de la dirección del hospital y a pesar de la situación tan tensa, sorprende cómo nos organizamos respondiendo a los ciudadanos. Hemos doblado al número de camas en cuidados intensivos en pocos días. Creo que el sistema público sanitario ha demostrado una capacidad de respuesta que es modélica.

Se dice que es una guerra ante un invisible. ¿A qué le recuerda?

Me recuerda lo que decía mi abuelo cuando oía tronadas allá arriba en Boltaña, la abuela y sus hijas se ponían a rezar el rosario. Como socarrón, les decía: “Solo os acordáis de Santa Bárbara cuando truena”. Quizás hay que acordarse de Santa Bárbara, del sistema sanitario público, cuando truena y cuando escampa. 

El patólogo real y experto en el plan genoma de cáncer

Elías Campo (Boltaña, 1955) es patólogo, director de investigación del Hospital Clínico de Barcelona y un experto en el plan genoma de leucemia crónica, en el que lleva años investigando con su paisano, el catedrático de Bioquímica Carlos López-Otín, de la Universidad de Oviedo. Obtuvo el VII Premio de Oncología entregado cada cuatro años por la Fundación Echeverne, y fue elegido miembro de la Academia Nacional de Medicina (NAM) de EE. UU. Además, Campo es catedrático de Anatomía Patológica en la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona y director del Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (Idibaps). Entres sus pacientes más conocidos se halla el rey Juan Carlos. En 2010, examinó un nódulo de uno de sus pulmones al microscopio. Su diagnóstico certero fue que era benigno. Ahora, la pandemia le ha recluido en casa, aunque acude al hospital para recoger casos de consulta y biopsia seleccionadas en una caja para evitar el contacto con otras personas. Los examina con un microscopio que le regaló su padre hace años y los devuelve con toda la información al centro hospitalario.

Consulta toda la información sobre el coronavirus

Regístrate en la newsletter de HERALDO y tendrás cada día toda la información sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios