Despliega el menú
Aragón

El decreto obliga a 32.000 trabajadores de la construcción en Aragón a parar

Las empresas culpan al Gobierno de crear un caos al no publicar inmediatamente el detalle de los sectores afectados. Este domingo la plantilla de almacenees como Inditex o BSH en Plaza no sabían si tenían que ir a trabajar este lunes.

La construcción, con unos 32.000 trabajadores en Aragón (11.000 de ellos autónomos) va a ser uno de los sectores más afectados por el nuevo decreto del Gobierno que amplía el confinamiento a toda actividad productiva salvo la esencial. En industria, donde habían parado ya las grandes empresas –casi todas las relacionadas con la automoción y la línea blanca, que no las del papel y cartón consideradas imprescindibles–, serán ahora las pequeñas y medianas las que paren máquinas. En el sector servicios, también las más de 12.000 trabajadoras de Aragón incluidas en el convenio de limpieza de edificios y locales se verán obligadas a quedarse en casa, junto al personal de vigilancia de fábricas y naves, unos 2.000, según fuentes de UGT y CC. OO. En suma, salvo la agricultura, el transporte y la logística que son imprescindibles, junto a las telecomunicaciones, las eléctricas y gasísticas, la intención del Gobierno es que se pare todo.

Juan Carlos Bandrés, director general del grupo Lobe y presidente de la Asociación de Constructores y Promotores de Zaragoza, asegura que "se va a generar un problema importante". "No se nos dice cuánto tiempo nos van a tener parados. Si fuera hasta pasada Semana Santa, la situación aún no sería del todo insalvable, pero este modo de actuar del Gobierno siembra desconfianza, ya que a muchas empresas no les ha dado tiempo ni siquiera de ir a recoger los equipos ni dar la orden para el pago de nóminas de este mes", explica, al tiempo que critica que un decreto de estas características no puede anunciarse un sábado. "Va a ser un batacazo muy grande para la construcción y todos los sectores. Hay mucho autónomo y pequeña industria trabajando para este sector: de la madera, del aluminio, de fontanería, puertas y ventanas, y no sabemos si luego podrán reabrir". "Será bastante difícil retomar el pulso", prevé. 

La ampliación del decreto deja en casa a 1millón 300 mil obreros

Manolo Grande, responsable de Construcción en UGT, advierte que "no es lo malo parar sino volver a poner el sector en marcha cuando hay mucho autónomo y pequeña empresa que no aguantarán". Sin embargo, su homólogo en CC. OO., Fernando Baraza, entiende que "cuando se han perdido miles de vidas en España, evitar más contagios es lo primordial". Dicho esto, reconoce lo duro de un cierre para un sector que apenas empezaba a recuperarse. "Las grandes empresas de prefabricados como Tecnyconta o Pretersa-Prenavisa en La Puebla de Híjar tendrán que parar", dice, aunque algunas de aglomerados de madera como Cimsa en Teruel estaban ya acordando un ERTE. "Las grandes constructoras hace tiempo que se quedaron sin plantilla y todos los gremios los subcontratan. Lo que hay que hacer es controlar que esas subcontratas no vayan a destruir mucho empleo", avisa . "Los centros de yesos y pladur de Quinto y Gelsa de Ebro, que estaban trabajando, también pararán y empresas como Cofema y Hierros Ayora. Habrá muchas más", pronostica.

UGT, CC. OO. y OSTA reconocen que hoy, primer día de aplicación del decreto, puede resultar caótico ya que a muchas empresas no les ha dado tiempo a reaccionar. "Espero hagan hoy la vista gorda y no multen a las empresas porque al ser domingo mucha pyme no ha podido ni organizarse", señala David Lázaro, máximo responsable de OSTA.

"A mi me ha cogido negociando un ERTE en la fábrica", indica Javier Mirallas, de CC. OO. y presidente del comité Intercentros de Exide Tudor, que produce baterías para la industria y hospitales. "Creo que nosotros somos uno de los sectores esenciales, pero no lo sabemos todavía". En Inditex, la misma incertidumbre. José Antonio Villanueva, de UGT y miembro del comité de Plataforma Europa en Plaza, a última hora de la tarde todavía no había recibido ninguna instrucción de la compañía. "Entiendo que pararemos al no producir un bien necesario". A última hora, los trabajadores fueron informados de la suspensión de los turnos de trabajo de 00.00 a 7.00, de 7.00 a 11.00 y de 11.00 a 15.00. El resto se decidiría este lunes, una vez analizado el texto aprobado en el Consejo de Ministros.

En Cemex, en Morata, los trabajadores del turno de noche si se incorporaron a trabajar y para los de las 6 de la mañana lo seguía deliberándolo anoche la dirección, según fuentes sindicales.

DesdeBSH indicaron que la compañía estaba analizando si el centro logístico en Plaza tenía que parar o no –las fábricas ya lo han hecho– pero antes debían conocer el detalle del decreto. En Industrias Químicas del Ebro (IQE), dijeron desde la empresa, se estaban planteando parar parte de la producción "lo que hacen para la industria cerámica" y mantener lo destinado a potabilización del agua y servicios esenciales.

"Es imposible determinar todavía la afección real en Aragón, las industrias que van a parar y las que no sin que el Real Decreto se haya publicado", indica Juan Arceiz, de UGT Aragón. "Ante la duda y sin decreto, hay que ir a trabajar", recomienda Manuel Pina, de CC. OO Aragón.

Etiquetas
Comentarios