Despliega el menú
Aragón

sucesos en zaragoza

Un octogenario de Villadoz ataca a otro con un bastón por una disputa por el coronavirus

El herido, al que han tenido que poner 44 grapas en la cabeza, le recriminó la llegada de varios familiares al pequeño pueblo de la comarca Campo de Daroca para pasar el confinamiento. 

A la izquierda, una imagen de Villadoz. A la derecha, el vecino herido, tras ser atendido.
A la izquierda, una imagen de Villadoz. A la derecha, el vecino herido, tras ser atendido.
HA

El confinamiento obligado por la crisis del coronavirus y el miedo a contraer la enfermedad que se está cobrando la vida de miles de personas, muchas mayores, se combinaron de la peor manera posible en la pequeña localidad de Villadoz. En este pueblo del Campo de Daroca, de tan solo 86 habitantes, se produjo esta semana un grave enfrentamiento entre dos vecinos octogenarios, que se saldó con uno de ellos herido de gravedad y el otro denunciado por un delito de lesiones.

El motivo de la agresión, según expone la víctima en su denuncia, parece estar en el reprocheque O. I. Z., de 79 años, le hizo a J. F. M., de 85, porque hubieran llegado a la localidad una cuñada y unas sobrinas de este último con el propósito de confinarse en el pueblo y evitar el riesgo de contagio de Covid-19.

El pasado 23 de marzo, los dos hombres –que hasta ese día habían mantenido una relación de amistad– se cruzaron por la calle y J. F. M. informó a O. I. Z. de la presencia de sus familiares de Zaragoza, a lo que este le respondió que tuviera cuidado, ya que podían suponer un riesgo tanto para uno como para el otro, pues los dos están dentro del colectivo en el que más muertes se están produciendo.

La cosa quedó allí y al día siguiente, cuando O. I. volvía de la panadería, se volvió a cruzar con J. F. y le preguntó si le había sentado mal lo que le había dicho el día anterior. Según el denunciante, este se limitó a responderle: "¿Llevas la navaja encima?".

Cada uno continuó su camino hasta que el miércoles, mientras O. I. Z. paseaba a su perro por las afueras de Villadoz, se encontró de nuevo con su vecino y le volvió a preguntar por qué se había enfadado. La respuesta fue inquirirle de nuevo por la navaja e inmediatamente quitar a O. I. Z. el bastón que llevaba y comenzar presuntamente a golpearle con él en la cabeza. El hombre se protegió con las manos y los brazos, en los que también recibió numerosos golpes, y quedó tendido en el suelo casi desmayado, según relató después. Cuando recobró la consciencia y las fuerzas, se levantó y malherido y sangrando se fue hasta la casa rural de Villadoz para pedir auxilio al propietario y que le llevara al centro de salud de Daroca.

Los sanitarios lo atendieron y le pusieron 44 grapas en la cabeza y tratamiento para el dolor. El hombre regresó a su casa y el jueves decidió presentar una denuncia en la Guardia Civil.

Este diario tuvo conocimiento de la misma y se puso posteriormente en contacto con su abogado, Luis Nivela, quien confirmó que los agentes han abierto una investigación y que este pasado viernes se acercaron hasta Villadoz para localizar el domicilio del denunciado y tomarle manifestación sobre los hechos.

El abogado explicó además que la sorpresa de los guardias civiles fue que, al mismo tiempo que la alcaldesa les indicaba la vivienda donde reside, les hacía entrega del bastón ensangrentado diciéndoles que era ese el que había empleado presuntamente para pegarle. Al parecer, una vez cometida la agresión, J. F. M. se encaminó hacia su casa y tiró el bastón en las proximidades de la panadería de Villadoz, donde lo debió coger otro vecino y lo entregó a la alcaldesa. El arma fue confiscada por la Guardia Civil para ser examinada por el Laboratorio de Criminalística.

Según pudo saber este diario, ante la Guardia Civil el octogenario se acogió a su derecho a no declarar y será citado en los próximos días por la titular del Juzgado de Daroca que instruye el caso.

Siga las noticias del coronavirus al minuto.

Etiquetas
Comentarios