Despliega el menú
Aragón

coronavirus

Una familia aragonesa, atrapada en Kiev: “Queremos salvoconducto para volver a casa con nuestra hija”

Unas 20 familias españolas que viajaron a Ucrania a por sus hijos por gestación subrogada permanecen encerradas en el país debido a la crisis sanitaria del coronavirus.

José Antonio Sánchez y Gema García, en Kiev con su hija.

Continúan llegando noticias de españoles que permanecen atrapados en distintos países del mundo y aguardan una solución para volver a casa. Por si la situación no fuera lo suficientemente compleja de por sí, en algunos casos las cosas se complican, como por ejemplo para unas 20 familias españolas que permanecen en Kiev donde viajaron unas semanas antes del inicio de esta crisis sanitaria mundial. La cuarentena a causa del coronavirus se decretó en el país cuando estaban en la última etapa de la gestación subrogada.

Hoy, explican que debido al cierre de las administraciones les resulta imposible acceder al registro civil y obtener el certificado de nacimiento y la ciudadanía necesarios para volver a España con sus bebés. Además, los afectados denuncian “desatención” por parte de las autoridades españolas y piden salvoconducto para volver a casa con sus hijos, “igual que se ha hecho con otras personas en nuestra misma situación en otros países como Estados Unidos”, destaca Sánchez.

José Antonio Sánchez, natural de Alfambra, en Teruel y su pareja, Gema García, viajaron a Kiev el pasado 8 de marzo, día en el que nació Marina Esperanza. La niña, cuentan, llegó con una semana de adelanto. Aseguran que fue uno de los momentos más felices de sus vidas tras más de siete años tratando de cumplir el sueño de ser padres. Sin embargo, y a pesar de que contaban con permanecer un par de meses en Kiev hasta conseguir los papeles necesarios para volver a España, la crisis del coronavirus ha truncado sus planes.

Para que estos niños puedan salir del país primero han de obtener la nacionalidad ucraniana y el pasaporte, un proceso que suele demorarse varios meses. Esto es así desde que en febrero de 2019 el Gobierno de España estableciera una nueva instrucción –más restrictiva- sobre filiación de los bebés nacidos por este método en países como Georgia o Ucrania. “Sabemos que el actual gobierno está en contra de la gestación subrogada pero entendemos que la situación es excepcional y que merecemos que nos repatrien como están haciendo con otros ciudadanos españoles en otros lugares”, afirma.

Por eso, esta pareja, igual que el resto de familias afectadas, ruega que se les facilite un salvoconducto para poder regresar a España cuanto antes, ya que la situación sanitaria en Ucrania, y en Kiev en particular, está empeorando día a día.

En el caso de Sánchez, además, presenta una enfermedad crónica ya que es diabético tipo I, actualmente uno de los grupos expuestos a mayor riesgo frente a la pandemia. El turolense asegura que desconocen si tendrían algún tipo de cobertura sanitaria en caso de requerir de asistencia. “Lo que queremos es un salvoconducto para volver a casa con nuestra hija y estar de nuevo con nuestras familias cuanto antes”, lamenta.

Actualmente Ucrania cuenta con un centenar de casos positivos de coronavirus y ya se han comenzado a implementar algunas medidas para prevenir su contagio y propagación –parecidas a las adoptadas en España- como el cierre de comunicaciones y de todo tipo de comercios –a excepción de supermercados y farmacias- así como la obligatoriedad de mantener la distancia mínima de separación de un metro entre los ciudadanos que acuden a un establecimiento o viajan en transporte público.

Dado lo complejo de su situación, y junto al resto de familias españolas afectadas, han lanzado una petición al Gobierno ya que, como explican, la Embajada de España en Ucrania les ha ofrecido “respuestas genéricas”, les ha pedido “información confusa sin especificar qué documentación requieren para poder tramitar los salvoconductos”.

Desamparados y agraviados

Nos sentimos totalmente desamparados, maltratados y agraviados comparativamente por parte de las Autoridades Consulares, máxime cuando ellos mismos están recomendando a través de redes y webs oficiales que todos los españoles que se encuentren Kiev hagan lo posible por regresar a España cuanto antes”, añaden a través de un comunicado.

Sánchez y García llevaban intentando ser padres desde el año 2013. “En 2016, gracias a la técnica de reproducción asistida, logramos un embarazo”, relata el turolense. Sin embargo, debido a una serie de complicaciones acabó en parto prematuro y perdieron al bebé. Poco después el médico les comunicó que la maternidad natural era inviable en su caso. “Tras una situación verdaderamente dolorosa decidimos mirar otras alternativas. Entre la adopción y la gestación subrogada nos decantamos por esta, entre otras cosas, porque era más rápida”, admite.

Se trata de un proceso costoso, tanto a nivel emocional como económico que actualmente ronda los 50.000 euros en Europa y los 200.000 dólares en países como Estados Unidos. “Sin nuestras familias jamás lo habríamos logrado”, concluye.

Etiquetas
Comentarios