Despliega el menú
Aragón

coronavirus

"Hacer una videollamada ni me lo planteo, y aún tengo suerte en el pueblo"

David Ibáñez, profesor del colegio de Monreal del Campo, teletrabaja desde Argente con no pocas dificultades. La brecha digital se acentúa con el coronavirus.

David Ibáñez, profesor de Argente
David Ibáñez, profesor de Monreal del Campo, en el lugar donde trabaja en su casa de Argente
Heraldo.es

La brecha digital y sus efectos se hacen más evidentes que nunca ante la crisis del coronavirus. Desde que comenzó la cuarentena, las videoconferencias y el teletrabajo han hecho que se dispare el tráfico de internet en la Comunidad. No es ni de lejos el caso de Argente, un pueblo turolense de unos 200 vecinos en invierno, en el que internet rural solo llega a la mitad de las casasotras apenas tienen cobertura de teléfono móvil en la esquina de alguna habitación. Lo saben bien Iñaki Ibáñez, profesor en el colegio de Monreal del Campo, que con no pocas dificultades y armado de paciencia descarga vídeos para sus alumnos, y la senadora de Teruel Existe Beatriz Martín, que graba vídeos de su bebé de dos meses con  el móvil para enviárselos a sus suegros de esta localidad para que los vean cuando pillen señal en el comedor.

"Hacer una videollamada ni me lo planteo, ni con mis alumnos ni con mi familia que está en Zaragoza, porque va a ser una frustración para todos. Y aún tengo suerte en el pueblo, no sé cómo se las apañarán en las zonas de sombra donde no tienen internet", cuenta este maestro de inglés y tutor de 5º de Primaria en su centro. Aún así, le cuesta sus buenos ratos subirse recursos de idiomas "cada vez más sofisticados". "Lo que en Teruel capital o Zaragoza te lo puedes descargar en un minuto, aquí te puede costar media hora si no falla". Los 'speaking' en la lengua de Shakespeare de sus alumnos los recibe por Whatsapp, pero mientras otros los podrían ver prácticamente en tiempo real a él le toca esperar.

Unos inconvenientes que no restan ni un ápice de ilusión al proyecto de vida de este maestro en el pueblo en el que nacieron sus padres y todos su abuelos y en el que lleva ya 12 años afincado. "Me encanta la vida en este lugar. Y en estas circunstancias tiene sus ventajas, como el gran espacio que hay en las casas o poder salir a la terraza", concluye.

El alcalde de Argente, Francisco Ramo, reclama que las administraciones se impliquen en la búsqueda de una solución para estos lugares que carecen de fibra óptica. Están a la espera de que en breve una compañía teléfonica les instale una segunda antena que garantice la señal en todos los hogares. En unos pocos minutos enumera un sinfín de problemas que están viviendo durante esta cuarentena, desde las casas en las que las personas mayores apenas pueden hablar con móvil y aunque les queda el consuelo del fijo "no pueden ver a los suyos en una videoconferencia", hasta la auxiliar administrativa del Ayuntamiento que trabaja desde su casa y los ganaderos que "se las ven y se las desean" para descargarse de internet los documentos para el traslado de animales a los cebaderos y mataderos.

"Grabo vídeos para que los abuelos los descarguen si tienen suerte"

Quien también reclama soluciones es la senadora de Teruel Existe Beatriz Martín, que vive en Bueña, y sufre en primera persona esta "discriminación digital". Es madre de un bebé de dos meses y desde el pasado enero tiene activado el voto telemático para el Senado. Hace dos semanas tuvo que desplazarse a la capital turolense para poder ejercerlo ya que el mal tiempo impedía que funcionara, sin embargo, la primera semana de confinamiento sí pudo hacerlo con normalidad. Lo que sí impide ahora la brecha digital es que sus suegros, que viven en Argente, a unos 12 kilómetros, puedan ver a su nieto de dos meses en tiempo real por whatsapp. "Lo que tenemos que hacer es grabarles vídeos y mandárselos para que ellos los descarguen con tiempo cuando puedan, ya que en su vivienda solo hay cobertura en una zona del comedor", se lamenta.

En estos momentos solo el 68,8% de los hogares turolenses cuenta con fibra óptica, alredor de un 20% por debajo de la media nacional. Es uno de los datos que maneja Iñaki Ardid, portavoz de la comisión de telecomunicaciones de la Coordinadora de Teruel Existe. También apunta que aunque el 4G llega al 90% del territorio, todavía hay muchas zonas, como las sierras de Albarracín, Gúdar-Javalambre y Maestrazgo con "3G en las que no funcionan ni las recetas electrónicas".

Ardid pone el acento en que en estas crisis del covid-19 la brecha digital también se está cebando con los autonómos y las pequeñas empresas que "no disponen de las mismas condiciones" para poder seguir ejerciendo sus profesiones y ofrecer sus servicios vía 'online'. 

El acceso rápido a internet es una de las principales bazas para asentar población. Una buena conectividad garantiza desde la agilidad del funcionamiento de la administración electrónica hasta la creación de nuevos servicios y acciones formativas, además de ampliar las opciones de ocio. La Diputación Provincial de Huesca, por ejemplo, tiene en marcha un plan  de extensión de la banda ancha que alcanza a 262 de las 321 localidades altoaragonesas y que está previsto finalice el próximo julio. Quedará pendiente entonces una nueva fase para conectar a aquellos ciudadanos que habitan en localidades con menos de 20 vecinos censados.

Una estudiante de Zaragoza sigue las clases 'online' desde su casa.
Una estudiante de Zaragoza sigue las clases 'online' desde su casa.
Oliver Duch

"Analizamos situaciones complejas que se pueden estar dando"

Alrededor del 94% de los aragoneses disponen de banda ancha en sus hogares en estos momentos. Es la estimación que se hace desde la consejería de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento del Gobierno aragonés. En 2018 la cobertura por habitante era del 91,4%, una implantación que, señalan desde este Departamento, ha crecido desde entonces gracias a los "avances" cosechados por proyecto Conecta Aragón y los planes de las diputaciones provinciales.

En cuanto a la conexión 4G de datos en el móvil, desde el Ejecutivo autonómico cifran que el 99,7% de la población dentro de su municipio estarían cubiertos. Además, detallan que el problema de 4G "siempre es en tránsito pero en este caso de confinamiento no sería relevante".

Desde el Ejecutivo autonómico se reconoce que en la actual "situación especial", sí que se están analizando "situaciones complejas que se pueden estar dando" y a las que están buscando "soluciones para afrontarlas". El ejemplo más claro, aseguran estas fuentes, es el mantenimiento del curso académico a través de internet. "Una realidad que choca con familias que no tienen conexión en casa o por falta de cobertura, las menos, o por falta de recursos. Estamos trabajando conjuntamente con la consejería de Educación para solucionar esta situación", explican. 

Sin acceso a internet y sin ordenador, directamente no se puede acceder a las clases 'online' o mantener el contacto con los profesores a través del correo electrónico. Una brecha digital que, en este caso, acentúa las desigualdades en el acceso a la educación.

Sigue la última hora del coronavirus.

Apúntate a nuestro boletín y recibe en tu correo las últimas noticias, claves y datos sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios