Despliega el menú
Aragón

COVID-19

Los agricultores se organizan para volver a ocupar las calles, ahora para la desinfección

Se ha establecido un protocolo para que sea el ayuntamiento de cada municipio el que centralice esta colaboración solidaria.

Un agricultor utiliza su maquinaria para desinfectar las calles en un municipio aragonés.
Un agricultor utiliza su maquinaria para desinfectar las calles en un municipio aragonés.
Heraldo.es

Pulverizadores utilizados en el cereal, atomizadores usados en los frutales o las cubas con las que se fertilizan con purines los campos aragoneses. La maquinaria habitual para realizar la aplicación de fitosanitarios en el campo (y los tractores que las mueven) se han trasladado ahora a las calles de los municipios aragoneses donde realizan una tarea solidaria con la que ayudar a combatir el Covid-19.

Fue la semana pasada cuando el sector se ofreció para contribuir a la desinfección de las vías públicas del medio rural. El Gobierno recogió entonces el guante y trasladó a Protección Civil la tarea de organizar esta ayuda. Así se está haciendo ahora. El protocolo elaborado establece que el trabajo se tiene que realizar a través de los ayuntamientos. De esta manera, es el alcalde de la localidad interesada el que se pone en contacto con la cooperativa –la de su municipio si tiene y, si no, la de la la localidad más cercana–para trasladar su petición y disponer de los agricultores que voluntariamente se han prestado a este servicio.

La desinfección se realiza exclusivamente en las calles, complementando así la labor de la UME, que es la encargada de aplicar el desinfectante en los centros públicos.

El agricultor tiene además que portar el equipamiento de seguridad establecido (mono y mascarilla) y va siempre acompañado de un técnico del Ayuntamiento, que es quien decide cuándo y qué días se realiza la desinfección.

Para esta limpieza excepcional, como requieren las actuales circunstancias, la mayoría de los agricultores –también coordinados con las organizaciones agrarias– , utiliza la disolución de hipoclorito (lejía) mezclado con la correspondiente cantidad de agua y, dado que su maquinaria tiene una mayor capacidad que los equipos de mano, la limpieza se realiza de forma "más efectiva, más eficiente y más rápida", explican las cooperativas.

"Desde los ayuntamientos es más fácil esta coordinación porque en los municipios el alcalde o los concejales o son agricultores o conocen a quienes los son", señala el máximos responsable de UAGA, José María Alcubierre.

"Lo que hemos hecho ha sido trasladar a nuestros afiliados la posibilidad de que pudieran contribuir a esta tarea", explica el secretario general de UPA en Aragón, José Manuel Roche. Y como ejemplo explica cómo se ha organizado en localidad natal, Calamocha (Teruel).

Una cadena de favores

Roche detalla que en esta localidad de la comarca del Jiloca fueron seis los agricultores que se apuntaron a esta solidaria tarea. Su disponibilidad fue trasladada al Ayuntamiento de la localidad, que ha sido la que ha fijado cómo se realizará la desinfección. "Se hará cada cinco días y cada uno de ellos lo realizará un agricultor diferente", señala Roche, que explica que ha sido el Ayuntamiento calamochino el que ha facilitado a los agricultores los productos necesarios para la desinfección. "En este caso utilizamos pastillas desinfectantes que han sido adquiridas por el Consistorio", detalla Roche, que explica, para tranquilidad de los vecinos, que este tipo de producto "es inocuo para la personas y no provoca ningún tipo de corrosión".

En la desinfección de las calles de Calamocha se ha producido además una especie de cadena de favores. Roche añade que para estas tareas la maquinaria más apropiada son los atomizadores que se utilizan en los frutales, pero como el Jiloca es una comarca cerealista y no dispone de estos equipos ha sido una empresa de maquinaria de la zona la que los ha proporcionado "mientras sean necesarios", matiza.

Sigue aquí toda la información sobre el coronavirus en Aragón

Etiquetas
Comentarios