Despliega el menú
Aragón

infraestructuras

La DGA mantiene el despliegue de las brigadas de carreteras para atender las emergencias

Los operarios intervinieron la semana pasada en el Alto Aragón para despejar vías por varios desprendimientos.

Un equipo de la brigadas se desplazó el jueves a la carretera de Santaliestra por un deseprendimiento.
Un equipo de la brigadas se desplazó el jueves a la carretera de Santaliestra por un deseprendimiento.
Heraldo

La Consejería de Vertebración del Territorio mantiene el despliegue de las brigadas de conservación de carreteras para atender cualquier emergencia en la red autonómica. Los operarios de los parques dependientes de las subdirecciones provinciales están calificados de personal esencial y la regulación de su trabajo en plena crisis sanitaria se recoge en dos instrucciones para regular el trabajo minimizando el riesgo de expansión del coronavirus.

Su papel se ha demostrado básico en los últimos días, ya que la semana pasado hubo varios desprendimientos, probablemente debido a las lluvias, que obligaron a cortar parcialmente dos puntos en la carretera de Plan y en las proximidades de Santaliestra. También tuvieron que actuar en tres puntos de la A-139, que Graus con el valle de Benasque.

El director general de Carreteras, Bizén Fuster, incidió en que se trata de un servicio esencial para el mantenimiento y la conservación de las vías públicas, ya que pese a la pandemia «se siguen produciendo desprendimientos y hay que atender las urgencias en la red de carreteras autonómicas».

Aunque los funcionarios siguen prestando servicio, las tareas se han acotado para garantizar la seguridad, lo que ha llevado a restringir los operativos. De este modo, los equipos se limitan en estas circunstancias excepcionales a tres personas junto al celador, con horario presencial de 7.30 a 15.30. El personal de explotación sale cada día y recorre las carreteras, avisa de los posibles desperfectos y problemas que haya, por ejemplo, con las señalizaciones.

En un primer momento, en la primera instrucción, se estableció una jornada hasta las 17.30 y con descanso al mediodía, pero dada la situación se decidió acortarla dos horas el pasado jueves. «Se consideró mejor que realicen una jornada continua y que estén localizables en su domicilio al término de la misma», apuntaron desde la Consejería.

De forma adicional, se ha establecido un retén formado por dos personas y, en el caso de necesidad, se contará con los mecánicos correspondientes de cada provincia. Al propio operativo del personal se han establecido medidas de limpieza para la flota, así como la limitación de un trabajador por vehículo para minimizar posibles contagios.

Etiquetas
Comentarios