Despliega el menú
Aragón

Encuentro digital

"No dé rienda suelta a los pensamientos negativos. Escuche música y baile, se sentirá mejor"

El aislamiento y la emergencia sanitaria generan una desazón que puede ir a más si no se controla. En esta situación, el equipo de psiquiatría y psicología del doctor Ezquerro ha respondido a las inquietudes de los lectores de Heraldo. 

El especialista en Psiquiatría Vicente Ezquerro, con las psicólogas Adriana Marqueta y Paola Pérez
El especialista en Psiquiatría Vicente Ezquerro, con las psicólogas Adriana Marqueta y Paola Pérez, en una imagen de archivo. 
Doctologia.es

El equipo de psiquiatría y psicología del doctor Vicente Ezquerro, integrado también por las psicólogas Adriana Marqueta y Paola Pérez, ha respondido a las inquietudes que suscitan en los lectores de Heraldo la emergencia sanitaria y el aislamiento obligado.  

El equipo del doctor Ezquerro, que lleva cuatro décadas de experiencia práctica en el ámbito de la Psiquatría, anima a frenar los pensamientos negativos, a escuchar música y bailar para liberar tensiones, y destaca que se puede ser muy cariñoso en la distancia.  Reproducimos aquí las preguntas de los lectores y las respuestas de los profesionales en este encuentro digital:

 

Pregunta: A ratos me bloqueo, comienzo a pensar que esto no va a terminar y que cuando termine será horrible. Qué puedo hacer para superar esos momentos? (Elvira)

Respuesta: Vivimos una situación nueva para todos, productora de incertidumbre por lo desconocida, por eso es normal sentir angustia, miedo, ansiedad, depresión o estrés; y sentirse bloqueada, pero eso no es sinónimo de parálisis. Su mente está generando pensamientos negativos que le provocan ansiedad anticipatoria: se está adelantando a lo que pueda pasar cuando termine el confinamiento; y eso le impide estar en el aquí y en el ahora. Es muy importante que vigile cuando esos pensamientos aparezcan; y no les dé rienda suelta. Para ello, póngase metas y objetivos diarios, y alguna meta semanal, no más allá. Al final del día puede revisar lo que ha hecho y tacharlos. Cumplir con la palabra es una de las mayores fuentes de autoestima. Escuche música y baile, el movimiento y la música liberan la mente. No le dé vergüenza, se sentirá mucho mejor.

P: Mi madre está sola en casa, es mayor y no vamos a verla por no ponerla en peligro. Pero no lo entiende bien y piensa que la hemos abandonado. No se sabe manejar con el móvil y la comunicación es complicada. Cómo podemos hacer que se sienta mejor? José

R: A todos nos encantaría tener el poder de que nuestros familiares y entorno cercano se sintieran mejor con nuestros actos, no depende de nosotros su estado de ánimo. Piensa si tú haces todo lo que está en tu mano para que tu madre sienta tu cariño y si es así, quítate ese peso de los hombros llamado culpa. Seguro que te quedan muchas cosas que agradecerle verbalmente; recuerdos de infancia que la rejuvenecerán. No temas ser reiterativo, el cariño no molesta ni pesa, alivia y produce mucho bienestar.

Por otro lado, en función de la edad, la percepción del riesgo es diferente, así que aceptar que ella no lo ve igual que vosotros es un avance. Lo mejor que podéis hacer es darle sosiego contándole cosas positivas que os han sucedido en el día, o diciéndole que aún en la distancia estáis pendiente de ella. A las madres no les cansa la información de sus hijos, les encantan esa cosas pequeñas de la vida, que son las grandes. Así se sentirá participe con vosotros. Seguro ha vivido muchos momentos difíciles a lo largo de su vida que los ha superado, (aunque para protegeros os habrá ocultado). Este va a ser uno más.

"El cariño no molesta ni pesa, alivia y produce mucho bienestar"

P: En condiciones normales, la convivencia con mi marido era complicada, pero como apenas nos veíamos se podía soportar. En estos momentos, me resulta casi imposible estar en la misma habitación. A él le pasa lo mismo, pero no podemos hacer nada. ¿Qué hacer en estos casos? (Rosa)

R: La defensa psicológica a la que han recurrido de forma habitual ante los conflictos existentes entre ustedes, parece ser evitarse. Deducimos que o no han hablado de estos problemas existentes, o si lo han hecho habían renunciado a continuar haciéndolo. Nos queremos colocar en el peor de los escenarios; que todo esté acabado…Pues bien, puesto que la situación actual les obliga, el más fuerte psicológicamente deberá formular la exposición verbal de esta situación tensa de una forma sencilla, señalando que el silencio puede ser acordado por los dos y por tanto evitar el vivirlo como una agresión del otro hacia nosotros y pasar a ser así algo decidido y acordado por los dos (por fin, algo acordado). Habrá que repartir tareas y si alguien no las cumple evitar el reproche hasta que la situación de confinamiento cese. Deben evitar el reproche verbal o gestual, para posteriormente acabado el confinamiento, tomar las medidas legales oportunas. Si afortunadamente todo no estuviera acabado…. Lo propuesto es un comienzo de consenso y como el hablar más allá de lo inevitable para facilitar la convivencia, está prohibido, y lo prohibido nos atrae… Igual es el comienzo de un reencuentro. Si así fuera, les recomendamos tras cesar esta etapa, solicitar terapia de pareja.

"Deben evitar el reproche verbal o gestual, para posteriormente acabado el confinamiento, tomar las medidas legales oportunas (...) Igual es el comienzo de un reencuentro. Si así fuera, les recomendamos tras cesar esta etapa, solicitar terapia de pareja"

P: Siempre he sido una madre muy cariñosa y hace ya una semana que no beso ni abrazo a mis hijos por miedo al contagio, ya que salgo a trabajar todos los días. Ellos son todavía pequeños y temo que esta falta de contacto afectivo les pase factura si esta situación se alarga. ¿Qué debo hacer? ¿Cómo podría compensarlo? (Magdalena M.)

R: Es muy importante estar bien informada y ahora estamos sobreexpuestos a mucha información sin saber cuál es verdad y cuál no. Aunque trabajes fuera de casa, una vez seguidas las recomendaciones de las autoridades sanitarias para minimizar riesgos de contagio, puedes tener contacto físico con tus hijos, además es muy importante. La falta de contacto físico con las personas que amamos tiene una repercusión negativa en la salud física y emocional por lo que es preferible que abraces y beses a tus hijos ya que también va a repercutir de manera positiva en su sistema inmunológico. Si no te atreves a tener contacto, siempre puedes expresarlo a través de actos: las palabras, verbalizar todo lo que haces por ellos, siempre desde el cariño. Jugar y jugar y jugar con ellos, que es una forma de proximidad, creatividad interés y cariño.

P: Soy autónomo, mi negocio ha pasado una etapa difícil y ahora comenzábamos a ver la luz, pero este golpe me obliga a cerrar. He tenido que despedir a mis dos empleados y no sé cómo voy a hacer frente a todas las deudas. A veces creo que sería mejor que no acabara el confinamiento para no tener que afrontar todo esto. (L. R.)

R: Vivimos una nueva situación que a algunas personas puede afectarles a nivel de salud física, mental y/o económica. El confinamiento acabará y tendremos que ser capaces cada uno de nosotros de afrontar el reto que nos suponga, en tu caso, en el ámbito laboral.

En la vida, o avanzas o te quedas atrás, y eso en tu caso supondría la quiebra. Has sido capaz de superar una etapa difícil y comenzar a ver la luz; así que tienes recursos de afrontamiento. Quizá la situación anterior no fue tan crítica como la de ahora, pero del mismo modo existen estrategias de afrontamiento para llevarlo de la mejor manera posible y buscar soluciones. Hay numerosos casos de éxito de empresas que surgen en momentos de crisis. Si tú solo no sabes cómo gestionar la situación ni tu estado emocional, deberás de solicitar ayuda psicológica, en la que un coaching complementario te será de gran ayuda. Seguro que puedes salir adelante.

"El confinamiento acabará y tendremos que ser capaces cada uno de nosotros de afrontar el reto que nos suponga, en tu caso, en el ámbito laboral"

P: Mi padre está en una residencia y ya no podemos ni visitarlo. Temo que enferme y no tenga a ninguno de sus seres queridos cerca de él cuando más lo necesite. Sé que no soy responsable de lo que está pasando, pero el sentimiento de culpa y la angustia se saberlo solo no me deja dormir. ¿Cómo podría sobrellevar la situación? Luis

R: La culpa tiene un lado positivo y uno negativo. El positivo está relacionado con la empatía que usted siente con respecto a su padre. Anticipa usted el dolor que él pueda sentir en el caso de enfermar y sentirse solo. Cuando se experimenta de forma anticipada la función de la culpa es autorreguladora, nos ayuda a prever el daño y tratar de evitarlo. La culpa está generada por “lo que debería hacer” y en este caso no puede. La parte negativa de esta culpa es el daño colateral que a usted le produce, el sentimiento de “fallar” a su padre, esto deriva en una rumiación que lleva al autocastigo. La situación actual es excepcional, y es normal sentir emociones difíciles, permítase expresarlas y sentirlas sin juzgarlas y trate en la medida de lo posible cuidar a su padre en la distancia enviándole mensajes de cariño.

"La situación actual es excepcional, y es normal sentir emociones difíciles, permítase expresarlas y sentirlas sin juzgarlas"

P: Tengo un hijo de 10 años con autismo y es muy difícil que entienda la situación, aunque pueda salir un poco. ¿Hay alguna pauta a seguir, algún consejo que le permita hacerlo más llevadero el encierro?

R: Esta situación extraordinaria es complicada para toda la familia y será necesario un reajuste por parte de todos. Lo más recomendable es mantener una rutina diaria para procurarle confianza así como para mejorar la ocupación del tiempo, también dedicar tiempo a actividades que le motiven. Deberá procurarle bienestar emocional manteniéndose cerca de él puesto que esto le generará seguridad, resolviendo las dudas del encierro ajustadas a su comprensión, puede fomentar su expresión a través del juego o la narración de historias. Le recomendamos contactar con otras personas que formen parte habitual de su red de apoyo, personas significativas para él por ejemplo a través de videollamada, esto aliviará su sensación de “encierro”.

"Deberá procurarle bienestar emocional manteniéndose cerca de él puesto que esto le generará seguridad, resolviendo las dudas del encierro ajustadas a su comprensión"

P: Llevo una semana sin separarme del móvil. Ya no puedo ir a trabajar y paso las horas metida en redes sociales. Vivo sola y es inevitable para mi hacerlo, pero tengo miedo de que me genere dependencia a ellas. (Carmen)

R: En estos momentos el móvil es lo que le mantiene en contacto con el exterior. Los humanos somos sociales y necesitamos interactuar con los demás. En este sentido las redes sociales pueden ayudarle a disminuir el sentimiento de soledad, de miedo, de aislamiento o incluso a mantenerla distraída de la situación real siendo un “refugio” para sobrevivir al confinamiento.

Le recomendamos marcarse un tiempo diario sin móvil, aprovechar también este momento para estar con usted misma o realizar otras actividades que no impliquen las tecnologías. Si una vez finalizada la cuarentena el “abuso” continúa le recomendamos solicitar ayuda psicológica.

"Le recomendamos marcarse un tiempo diario sin móvil, aprovechar también este momento para estar con usted misma"

P: Estoy cabreado con todo lo que está pasando y me doy cuenta que de que lo estoy pagando con las personas que tengo cerca, sin que ellas tengan culpa de nada. ¿Cómo puedo gestionar mi mal humor en estos días de encierro? (Roberto)

R: El confinamiento es una gran oportunidad para entrenar el disculparnos. Tiene mucho tiempo para hacerlo y para practicar la humildad. El cariño que parece sentir por los suyos, le ayudará. Mejor disculparse inmediatamente, pero no importa, si la disculpa llega a los suyos (“mejor tarde que nunca”). La disculpa deberá ser proporcionada a la “ofensa” o al descontrol. Esto les aportará sensación de respeto hacia ellos, de reconocimiento y cariño; y le otorgará a todos ustedes el ser visto como un hombre justo. Por otra parte, introducirá en la dinámica familiar un instrumento de reparación de las ofensas que, ojalá, perdure en el tiempo. Descubrirá lo efectos maravillosos de la disculpa y hará de su familia una familia con mayor capacidad de diálogo y reparación de los inevitables desencuentros y frustraciones vitales y de las indeseables pérdidas de control. (Advertencia: el enfado si es puntual y circunscrito a una adversidad es humano; pero si nos instalamos en él producirá el rechazo de los demás con consecuencias indeseables para todos y está en la base de toda dinámica depresiva).

"Descubrirá lo efectos maravillosos de la disculpa y hará de su familia una familia con mayor capacidad de diálogo y reparación de los inevitables desencuentros y frustraciones vitales y de las indeseables pérdidas de control"

P: He intentado que mis hijos se tomen el confinamiento como un juego, pero no sé hasta qué punto debo hacerles conscientes de lo que pasa realmente. Tienen 6 y 9 años. (Lucía R. )

R: En estos momentos sus hijos ya tienen suficiente información acerca del coronavirus y algunas de sus consecuencias. Los niños escuchan las noticias, la radio, las conversaciones entre adultos… Lo más importante es mantener la calma con ellos y no estimular su miedo. Le recomendamos debido a su corta edad protegerles de toda la información que pueda ocasionarles malestar o preocupación, procurarles seguridad. Esto se genera en gran medida continuando con un hábito de horarios; así como promoviendo tiempo para el juego, aprovechando la situación para pasar más tiempo de ocio en familia, algo bastante escaso en nuestra vida normal. Confíe en usted, seguro que lo está haciendo bien

P: ¿Cómo superar la angustia de no saber si vas a enfermar tú o alguno de tus familiares? Paco

R: Esta nueva situación social nos enfrenta a una palabra que habíamos olvidado y a la que tendremos que acostumbrarnos: incertidumbre. Forma parte de la esencia de la vida humana y tomemos nota de esta otra: vulnerabilidad. Son esenciales a la condición humana y; ¡sí!, vivir la vida es hermoso, pero es un viaje de riesgo. Enfermar es una posibilidad siempre presente y subrayamos, siempre; pero ahora más presente. Si respetamos escrupulosamente el confinamiento, nos protegemos a los demás y nosotros mismos, desgraciadamente nunca fue más fácil saber que lo que hacemos está interconectado con los otros y además les puede proteger o dañar. Pensemos y agradezcamos a tantas personas que están “en primera línea”, trabajando por nosotros y nuestras familias, que ellos tienen también familias y sólo nos piden que estemos tranquilos, sin histerismos, en nuestras casas. Otra nueva palabra expresada con nuestros aplausos todos los días: Agradecimiento a los que nos cuidan. Los aplausos no nos deben de generar ansiedad sino reconocimiento a todos los que cuidan de nuestra fragilidad como humanos.

Y disfrutar “las pequeñas cosas de la vida”, que son las grandes. Qué paradoja, podemos respirar los que estamos sanos y nos autoprovocamos inconscientemente la falta de aire, cuando nos asustamos. Procuremos respirar a fondo y pensemos que desgraciadamente otros tienen que hacerlo en una UCI. Respiremos y si no podemos: Solicitemos ayuda psicológica.

Consulta aquí toda la información sobre el coronavirus

Regístrate en la newsletter de HERALDO y tendrás cada día toda la información sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios