Despliega el menú
Aragón

aragón

Rafael Benito: "Es fundamental lavarse las manos y la distancia social"

El jefe de Servicio de Microbiología del Hospital Clínico valora la situación actual de la pandemia del coronavirus.

Aragón
Rafael Benito, en la puerta del Hospital Clínico.
Oliver Duch

No cesa la pandemia. Tampoco se detiene la lucha de la sanidad española, como reitera Rafael Benito Ruesca, jeje del Servicio de Microbiología del Hospital Clínico Universitario de Zaragoza.

Europa, el llamado primer mundo, consideraba que estaba blindado frente a las pandemias. ¿El coronavirus confirma la fragilidad del ser humano?

Coronavirus es un virus nuevo, que nunca había tenido relación con el ser humano, que sepamos. Es un virus de los animales, que ha conseguido saltar la barrera de la especie y adaptarse al ser humano. Nos enfrentemos a un reto desconocido en unas condiciones de falta de protección. Esto facilita la amplia y rápida difusión del virus. Surgen nuevos gérmenes, microorganismos desconocidos, y eso es independiente del grado de desarrollo de una sociedad. Se repetirá en el futuro.

¿Se repetirá igual en el tercer que en el primer mundo?

Exactamente igual, pues, aunque la tecnología sea diferente, nuestro sistema inmunológico no se ha adaptado a un virus desconocido.

¿El coronavirus estaba hace tiempo en España enmascarado en virus como el de la gripe?

Es posible, pero no dejan de ser hipótesis por demostrar. No me gusta especular, no puedo asegurarlo taxativamente.

¿Cuándo estima que se alcanzará el pico de infecciones y comenzará la recesión del maldito virus?

Estimo que en las próximas semanas nos encontraremos el pico máximo. Le hablo de una posibilidad, incluso de una probabilidad; pero tampoco puedo asegurarlo.

¿Cuántas semanas vamos por detrás de Italia en cuanto a la adopción de medidas?

Vamos por delante de Italia. Hemos empezado a tomar medidas mucho antes que Italia. Ellos lo hicieron cuando tenían muchísimos más casos que nosotros. Esto supone una ventaja de cara a limitar las consecuencias.

¿Indicadores como los de China o Corea inducen al optimismo?

Sí. Las medidas que se adoptaron en estos países, que en algunos momentos se pensó que eran exageradas, se están mostrando ahora como eficaces. De hecho, en los últimos días, no ha habido ningún diagnóstico nuevo en China.

¿Y España?

Aquí también tenemos que aplicar medidas. La restricción de la zona de contacto, la cuarentena en casa, dificulta esos contactos y permite limitar o eliminar a medio plazo la difusión del virus.

¿Es peor para frenar la transmisión que España sea un país muy social?

Por supuesto. Nuestras costumbres son así. Tenemos un contacto muy próximo entre unos y otros, y las gotas respiratorias que emitimos al hablar o toser llegan con más facilidad a otras personas dada esta proximididad.

¿Qué propone?

Es fundamental lavarse manos y la distancia social. Esto impide que esas microgótulas que emitimos al estornudar lleguen a personas cercanas. Esas gotas caen en el medio ambiente, en la mesa, sobre los utensilios… Y eso lo tocamos con las manos. Por eso nos contagiamos con las manos, porque luego van a los ojos, a la boca, a la nariz…

Los datos de infectados y fallecidos resultan cada vez más preocupantes…

Estamos trabajando sin cesar. Estoy orgulloso del equipo de trabajo, de todo el colectivo médico. Me refiero, desde el personal de limpieza a celadores, técnicos de laboratorio... Contaría casos maravillosos, como el de profesionales ya jubilados que se ofrecen a trabajar para ayudar a solucionar este grave problema. Me siento orgulloso, reitero.

Boris Jonhson anuncia medidas en Inglaterra…

Espero que no haya sido tarde…

Angela Merkel habla de la mayor crisis desde la Segunda Guerra Mundial, por encima incluso de la caída del Muro de Berlín.

Es una afirmación a valorar para estimar la dimensión del problema del coronavirus. Intentaremos paliarlo lo más pronto posible.

Etiquetas
Comentarios