Despliega el menú
Aragón

coronavirus

Ada Menéndez, autónoma: "De la noche a la mañana me he quedado sin ingresos. Estoy en shock"

Como autónoma, esta zaragozana de 47 años ha notado el impacto brutal del coronavirus en su negocio.

Ada, en El laboratorio de ideas, en un reciente taller para pequeños literatos.
Ada, en El laboratorio de ideas, en un reciente taller para pequeños literatos.
HERALDO

Ada Menéndez, escritora y profesora de literatura creativa, tendría que estar pasando este fin de semana en Cáceres, donde iba a impartir clases a varios docentes en uno de los campus de la Universidad de Extremadura. Pero hace unos días recibió una llamada que le comunicaba que el curso para el que la habían contratado, y con cuyos importantes ingresos contaba, se había cancelado por la crisis del coronavirus: “Fue el primer palo duro, al que han seguido una cascada de llamadas y correos electrónicos con cancelaciones de trabajos que tenía cerrados de aquí a dos meses”.

Porque detrás del hundimiento de las bolsas y lejos de las frías cifras macroeconómicas hay miles de autónomos que, en cuestión de días, se han visto en la cuerda floja. Ada, que hace dos años y medio emprendió la escuela ‘El laboratorio de sueños’ y desarrolla parte de su actividad en el coworking de El Gancho, considera que la situación imprevista es “un golpe durísimo” que le ha hecho pasar el viernes “con un nudo en la garganta” después de hacer una lectura de la situación. “Mis clientes, en un 80%, son instituciones: colegios, bibliotecas, institutos… y no es que hayan pospuesto el trabajo, es que lo han cancelado. Me ha pillado completamente por sorpresa, no pensaba que en Aragón se fueran a cerrar los colegios de la noche a la mañana”, explica.

Ada detalla su situación: “Soy autónoma y solo facturo por horas trabajadas. No tengo contrato. Para mí, esta situación supone cerrar el negocio, suspender la actividad, dejar mis ingresos a cero. Todo el trabajo programado y presupuestado se cancela, pero yo tengo que seguir pagando la cuota de autónoma, el alquiler, la luz… Me venía un pico fuerte de trabajo que se pierde, de la noche a la mañana me he quedado sin ingresos. Estoy en estado de shock, muy agobiada”, relata la autora, visiblemente afectada tras una triste jornada.

Además de los trabajos con las instituciones públicas, Ada también imparte clases para grupos de alumnos que aspiran a mejorar su narrativa. Estos también se han anulado en su totalidad: “Si a la gente se le ha dicho que se confine, que no salga de casa más de lo necesario, ni siquiera para tomar una cerveza, no va a venir a una actividad cultural y lúdica con un grupo de gente en un espacio cerrado. Estamos ante un estado de alarma, es totalmente comprensible, pero las consecuencias para los pequeños negocios y para los autónomos son devastadoras”.

A la espera del Gobierno

Como el resto de autónomos, esta zaragozana espera que el Gobierno reaccione y les eche una mano para poder afrontar el fuerte bache: “Estoy expectante por ver de qué manera nos ayudarán. Después de dos años y medio trabajando muy duro empezaba a tener beneficios y ahora nos topamos de frente con esta crisis, que sinceramente creo que se puede catalogar de catástrofe. Me angustio por el futuro, pero también por el presente porque mañana tengo facturas que pagar. Estoy planteándome darme de baja como autónoma y empezar de cero. Me tomo el fin de semana para replantearme la situación y tomar una decisión en frío”.

La escritora espera que, al menos, “esta crisis se vea como una llamada de atención para que la ciudadanía comience a apoyar al pequeño negocio, de cercanía, a quienes dan un trato personalizado desde el barrio. Que sirva para que la gente se conciencie, porque va a haber muchos pequeños autónomos que tendrán que cerrar”.

Etiquetas
Comentarios