Despliega el menú
Aragón

gente de la tierra

Sorbos que ayudan a conservar los caminos rurales del Sobrarbe

Los responsables de cervezas Rondadora destinan parte de los beneficios de las ventas de una de sus marcas para recuperar estas vías vecinales.

Los seis socios fundadores de la cerveza Rondadora siguen vinculados con el proyecto.
Los seis socios fundadores de la cerveza Rondadora siguen vinculados con el proyecto.
HA

Séneca decía, en uno de sus aforismos, que la amistad siempre es provechosa. Y esta afirmación se confirma en el caso de los fundadores de la cerveza Rondadora (www.cervezarondadora.com), que aprovecharon su relación para arrancar un ilusionante proyecto que ha convertido a la comarca de Sobrarbe en un referente dentro del mercado de las cervezas artesanas aragonesas.

Fue en 2011, cuando seis amigos-Alejandro Lanau, Gonzalo Fernández, Guillermo Brun, Miguel Puyalto, Nicolás Brun y Víctor Lanau- que se conocían desde el instituto, decidieron aprovechar los fines de semana, momento en el que se reunían para disfrutar de una suculenta comida y una buena sobremesa, para iniciar una aventura: crear su propia cerveza artesana, a la que pusieron por nombre Rondadora.

"Todos teníamos estudios relacionados con la rama de la física, la química o las ingenierías técnicas y quisimos aprovechar estos conocimientos para poner en marcha un proyecto serio, en un momento en el que las cervezas artesanas empezaban a estar de moda. La nuestra nació con el ánimo de crear un producto de calidad, que aportara algo nuevo al sector agroalimentario y turístico en el Pirineo. Y apostamos por un modelo empresarial diferente y responsable", indica Miguel Puyalto.

Hoy en día, tres de estos socios trabajan en la empresa a tiempo completo, uno lo hace a media jornada y el resto compagina su trabajo en otras empresas con su vinculación a la marca cervecera. En este tiempo han puesto en marcha cuatro variedades de cerveza de tirada larga, otra en barrica, y algunas más temporales. Su producción ronda los 55.000 litros, que se comercializan por la provincia de Huesca, en Zaragoza, Barcelona, Madrid y también en Inglaterra y Bélgica.

Pero lo más importante de este proyecto es que, fieles a su filosofía de crear un modelo responsable, en 2016 lanzaron su cerveza más social, la Tronzadora. "Decidimos que con cada litro vendido donaríamos 0,30 euros a proyectos de recuperación de caminos del Sobrarbe, que se habían perdido con el tiempo. Con esta ayuda aportamos un pequeño grano de arena a su recuperación", matiza.

"Con esta ayuda aportamos un pequeño grano de arena a su recuperación"

Hasta el momento han dedicado más de 20.000 euros a la ejecución de estos trabajos. En concreto, este año han destinado 5.753,80 euros a varios proyectos que los vecinos de la zona han presentado al concurso que patrocina Rondadora, quien también organiza un festival que se celebra en su fábrica, y que este año tendrá lugar el 6 de junio. Una cita llena de música y cerveza.

"Es muy gratificante ver cómo la gente valora nuestra iniciativa y aprecia nuestra cerveza. Y con este proyecto hemos conseguido que los vecinos se unan, como lo hacían antes, para recuperar tradiciones, costumbres y modos de vida", concluye.

Etiquetas
Comentarios