Despliega el menú
Aragón

efectos del coronavirus

La patronal aragonesa del Metal alerta de posibles afecciones a suministros y producción por el coronavirus

La Federación de Empresarios del Metal de Zaragoza pide anticipar medidas por si se alarga la crisis del coronavirus. No hay impacto por ahora al tejido industrial aragonés.

El presidente de la FEMZ, Javier Ferrer, en la reunión convocada ayer para empezar a negociar el convenio colectivo provincial de la industria siderometalúrgica en Zaragoza.
El presidente de la FEMZ, Javier Ferrer, en la reunión convocada ayer para empezar a negociar el convenio colectivo provincial de la industria siderometalúrgica en Zaragoza.
E. H.

Sin caer en alarmismos pero vigilantes. Así están las empresas aragonesas del ramo industrial. Precisamente, el comité ejecutivo de la Federación de Empresas del Metal de Zaragoza (FEMZ), reunida este viernes para hablar del nuevo convenio colectivo provincial para la industria siderometalúrgica de Zaragoza, pidió calma y no dejarse llevar por el miedo. Eso sí, pidió ya a las administraciones que preparen un plan B con "medidas para paliar la repercusión que, de alargarse, la crisis del coronavirus podría tener ante la posible interrupción de suministros provenientes de países afectados por la epidemia, y que podría llevar a algunas empresas a suspender la actividad empresarial y por tanto el empleo".

Es más, la patronal aragonesa alertó que "de persistir más de una o dos semanas la paralización productiva y el bloqueo de transporte de mercancías en los países afectados (especialmente de China), un alto porcentaje de las empresas fabricantes del sector, podrían no disponer de componentes para continuar la fabricación". En el comunicado remitido a los medios, la FEMZ indicó tener ya constancia de varias empresas del sector afectadas e hizo un llamamiento para realizar un ejercicio de consenso de medidas ante los escenarios previsibles a corto plazo de pérdidas y EREs, es decir, expedientes de regulación de empleo temporales que pudieran solicitar las empresas al tener que parar la actividad productiva.

Sin embargo, desde el Clúster de la Automoción de Aragón, que agrupa a muchas de las auxiliares proveedoras de PSA y otros fabricantes, indicaron que por ahora no es este el escenario. Es más, PSA ha sumado nuevos turnos productivos para los viernes noche y sábados mañana a los que ya tenía previstos para el primer fin de semana de marzo.

Además, algunas de las empresas aragonesas con plantas en China indicaron que en el país asiático ya se está retomando la actividad. Desde Pikolin indicaron que "la fábrica de China si estuvo cerrada por orden del Gobierno local tres semanas, pero que se reabrió el pasado 10 de febrero". Y explicaron que no les ha supuesto ningún trastorno porque lo pudieron compensar con la planta que tienen en Vietnam.

Asimismo fuentes cercanas a Exide Tudor comentaron que la planta que tienen en Romano di Lombardía, en la provincia de Bérgamo, ha estado sin actividad los primeros días de esta semana pero que desde el jueves los empleados se van incorporándose al trabajo de forma progresiva, eso sí evitando las zonas comunes como el comedor y cumpliendo con una serie de medidas preventivas. Sin embargo, indicaron, la afección para las plantas de baterías industriales como la de Zaragoza, ha sido nula por ahora.

Desde la Federación de Empresas de Transporte de Zaragoza (Fetraz), comentaron que en la mayoría de las empresas logísticas aragonesas no estaban teniendo afección por ahora más allá de acatar las restricciones al tráfico en algunas carreteras del norte de Italia atendiendo las circulares que mandan desde ese país. Asimismo, desde Tradime, indicaron que de momento no está afectando, pero que la situación puede cambiar en los próximos quince días.

De hecho, algunos que transportan componentes a la planta de Volkswagen en Landaben (Navarra) están a expensas de ver que pasa con el ERE preventivo que comienza a negociarse el lunes. La marca ha querido anticipar cualquier parón derivado de la falta de suministros de algunas de las piezas del Polo y del T-Cross que proceden de fábricas italianas situadas en uno de los puntos más afectados por el coronavirus. Al parecer, Volkswagen tendría aún suministro para los próximos quince días. 

Siga las últimas noticias sobre el coronavirus

Etiquetas
Comentarios