Despliega el menú
Aragón

Inician los trámites para un ERE en Industrias Monzón de Calatayud

La empresa está abocada a la liquidación y los 40 trabajadores de plantilla quedan pendientes de que se concrete el expediente. La propiedad busca que siga la actividad.

La planta de Calatayud en la que Industrias Monzón centralizó su producción en diciembre.
La planta de Calatayud de Industrias Monzón.
J. Macipe

La administración concursal de la empresa Industrias Monzón ha iniciado los trámites para plantear un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para los 40 trabajadores que quedaban en la plantilla. Todo ello después de que la compañía entrase en concurso voluntario de acreedores el pasado mayo -con una deuda de 15 millones de euros, 12 de pasivos financieros y unos activos de 18 millones- y de que el pasado martes la propuesta de convenio no recibiese el suficiente apoyo por falta de cuórum. Al no aprobarse, la compañía se ve abocada a la liquidación y todavía se tiene que concretar de qué forma se materializa el ERE, ya que, según fuentes consultadas, habría opciones para extinción y otras de suspensión al haberse primado la venta de la unidad productiva sobre otras opciones.

De hecho, según fuentes de la propiedad, en estos momentos se está buscando que el proyecto, que se inició hace algo más de cinco años (y que recibió el respaldo del Ministerio a través del Plan Reindus), continúe bajo la dirección ya de otra empresa. En este sentido, han apuntado que este viernes ya hubo una visita a la planta de una compañía interesada en seguir con el negocio. “Nuestro interés es conservar la actividad, el empleo y el proyecto que se inició en la planta”, apuntan las mismas fuentes.

Nacida en Ateca, la firma, dedicada a la fabricación de tableros contrachapados de madera, amplió su capacidad de producción en 2014 con una nueva fábrica en Calatayud. Sin embargo, los problemas comenzaron en diciembre de 2018, cuando, por razones de "operatividad", centralizó su producción en la planta bilbilitana, alegando “problemas de suministro” por las huelgas en el sector del transporte en Francia y las dificultades para extraer chopos. Desde aquel momento, y ya con el concurso de acreedores en vigor, la plantilla pasó de unas 100 personas entre ambas fábricas hasta las 60 a finales del año pasado, cuando también se aplicó un expediente de regulación temporal de empleo. En la actualidad, la cifra ha quedado reducida a unas 40.

Desde el Ayuntamiento de Calatayud, el alcalde, José Manuel Aranda, explica que "en su momento se cedieron unas naves a un proyecto empresarial que era viable y que incluso respaldó el Ministerio con préstamos”, y que  ahora "se han dado todas las facilidades para que continúe la actividad". Hay que recordar que el Consistorio es el propietario de las naves en las que se asienta Industrias Monzón y que anteriormente pertenecieron a Kimberly Clark.

Esta misma semana, el PSOE de Calatayud presentó una solicitud para aprobar en el próximo Pleno para la convocatoria de una sesión extraordinaria de la comisión de desarrollo económico para analizar la situación de la empresa. Con anterioridad, y a preguntas del grupo socialista, la Alcaldía bilbilitana concretó que la deuda de la empresa con la institución local se cifraba en 198.416 euros.

Etiquetas
Comentarios