Despliega el menú
Aragón

Opinión

Virus, pandemias y mesas de diálogo

ACTUALIZADA 27/02/2020 A LAS 02:00
Aragón
Quim Torra y Pedro Sánchez, este miércoles.
Efe

La política de alto voltaje pierde fuelle cuando una sociedad se preocupa por lo que de verdad importa: su salud. Ni la más polémica de las mesas de diálogo, esperada y denostada a partes iguales, es capaz de suscitar más interés que un desconocido coronavirus que las autoridades asemejan a una gripe mientras recluyen a mil turistas en un hotel tinerfeño para frenar una expansión incontrolable. Solo una correcta política de comunicación permite combatir el miedo, un virus que deriva en pandemia, una enfermedad epidémica que se extiende a muchos países (según la RAE); nunca esa plaga apocalíptica que alimenta la psicosis colectiva.

Aunque parece que todo ‘baila’ al ritmo que marca el covid-19, el mundo sigue girando, también en Aragón. Y a 124 días del cierre de la térmica de Andorra, desembarcan en las Cuencas Mineras emisarios de Teresa Ribera para combatir la transición injusta. Le tocará a Pilar Alegría hacer gala de su avezada faceta equilibrista para salir airosa (veremos) del duelo Sánchez-Lambán, Lambán-Sánchez.

Vivimos tiempos complejos con políticos cesados que lloran su destitución y otros que dan pasos al lado sin renunciar a sus cargos. Y con Torra que, con una sarcástica sonrisa, es capaz de reflejar que lo tiene todo controlado: el contenido y los plazos. Solo el coronavirus escapa de sus manos.

Etiquetas