Despliega el menú
Aragón

Medio Ambiente

Los embalses pasan en cuatro meses de la sequía a uno de los mejores datos en 15 años

Tanto Yesa como Mequinenza rebasan el 89% de su capacidad tras un inicio de 2020 marcado por las lluvias.

Embalse de Yesa.
Imagen de archivo del embalse de Yesa.
Rafael Gobantes

Los embalses de la cuenca del Ebro han pasado en solo cuatro meses de la "emergencia" por la escasez de reservas a uno de los mejores registros en 15 años. El color rojo que teñía los pantanos del Cinca y el Gállego en septiembre ha dado paso al verde que marca la normalidad y que garantizará un inicio de campaña sin restricciones. Esta semana estaban al 80,7% de su capacidad, un dato que mejora el 78,6% de 2019 y el 75% del promedio de los últimos cinco años, según el último parte diario de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE).

Los 6.111 hectómetros cúbicos actuales solo se pueden comparar con los 6.223 de 2014. En años como 2015 o 2016 las reservas no alcanzaban los 6.000 hm3, y en otros, como 2012, la marca se situaba por debajo de los 5.000. Ha de tenerse en cuenta, no obstante, que infraestructuras como el embalse de Enciso o el del Puente de Santolea no existían entonces, y que Santolea se encuentra en estos momentos vacío. 

Los datos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) confirman que los tres últimos meses han sido especialmente húmedos. Destacan, sobre todo, los registros de diciembre –con la última avenida ordinaria del Ebro, que anegó miles de hectáreas en la ribera–, y de enero, un mes marcado por la borrasca Gloria, que hizo que Huesca, Zaragoza y varios puntos de la provincia de Teruel recogiesen el triple de precipitaciones que en otros años.

La capital y Daroca, con 59,8 y 41 litros por metro cuadrado acumulados, respectivamente, batieron el día 21 su máxima en 24 horas, e Híjar multiplicó por seis sus cifras. Lo normal para un mes de enero en Zaragoza es no superar los 21 litros por metro cuadrado, pero en esta ocasión se rebasaron los 62. Huesca, por su parte, tiende a registrar por estas fechas 29,9 litros por metro cuadrado, un registro que el temporal elevó hasta los 90,2.

El embalse de Mequinenza, el quinto más grande de toda España, superaba esta semana el 89% de su capacidad, con más de 1.366 hectómetros cúbicos acumulados. El dato es superior al de 2019 y al de los últimos cinco años.

En Yesa, los valores han alcanzado esta semana el 91,5%, más de 30 puntos por encima del de 2019. En las últimas fechas ha superado los 408 hectómetros cúbicos, cuando hace un año se quedaba en 268, según los datos de la CHE.

El del Grado terminó el año hidrológico –periodo comprendido entre el 1 de octubre y el 30 de septiembre–, en torno al 40% de su capacidad, una cifra que nada tiene que ver con el 96,1% que marcaba esta semana. Esto se traduce en 384 hectómetros cúbicos de los 400 posibles. Mediano, también integrado en la intercuenca Gállego-Cinca, está al 75,9%. Sus 329 hectómetros cúbicos contrastan con los 277 que, de promedio, ha anotado en los últimos cinco años. La Sotonera, por su parte, se encuentra al 93%, cuando hace un año estaba sobre el 86,1%.

La mejoría generalizada del último cuatrimestre ha hecho que los avisos hayan desaparecido de los índices de sequía de la Confederación. El de septiembre avisaba de que las reservas habían llegado "muy mermadas", especialmente en la margen izquierda, al inicio del año hidrológico. El de enero, último mes del que se tienen datos, confirma que ya no hay unidades en situación de sequía prolongada, y que solo la UTE 09A, correspondiente al Guadalope Alto –en amarillo en el mapa–, se encuentra en prealerta, aspecto que obedece al vaciado de la presa de Santolea para las obras de recrecimiento.

Los embalses han sufrido esta semana un ligero descenso respecto a la anterior. Las cinco últimas, no obstante, han estado marcadas por los incrementos. El principal ‘pero’, según se apunta en el parte, está en que las previsiones de la Aemet apuntan a que las precipitaciones podrían situarse por debajo de la media tanto en febrero como en marzo y en abril.

Máximos en la margen derecha

La margen derecha, tradicionalmente más castigada por la sequía, también anota cifras de récord. El embalse de Almochuel no alcanzaba registros similares desde 2014. En los últimos cinco años ha almacenado un promedio de 0,23 hm3, mientras que en la actualidad supera el hectómetro cúbico. El de Moneva, por su parte, no alcanzaba los 4,8 en esta semana desde hacía 16 años, según las estadísticas de la CHE.

La Tranquera es otro ejemplo. La sequía obligó hace escasos meses al Ayuntamiento de Calatayud a emitir avisos para racionalizar el consumo de agua, pero ahora rebasa el 86% de su capacidad y almacena más de 70 hectómetros cúbicos. En global, los pantanos de esta margen se situaban a principios de semana al 68%, un porcentaje que mejora el 63% de 2019 y el 51% del promedio del último lustro. Mucho más lejos se sitúan del exiguo 32% de 2018, el mínimo de los últimos cinco años.

Etiquetas
Comentarios