Despliega el menú
Aragón

aragón es extraordinario

Carnaval de Luco de Jiloca: loor a los zarragones

El pueblo turolense, muy próximo a Calamocha (su cabeza de municipio) celebra este sábado el carnaval más valorado de la provincia de Teruel, una tradición que se recuperó en 2003.

Foto de Luco de Jiloca
Zarragón, Madama rica, Madama pobre y Diablesa, los personajes del Carnaval de Luco de Jiloca
Laura Uranga

Antaño se les llamaba carnestolendas, latinajo que derivó en carnaval hace aproximadamente cuatro siglos ene Europa y que todavía se mantiene en el hablar popular allende el Atlántico; la fiesta que representa el traspaso de poderes de Don Carnal a Doña Cuaresma tiene amplio eco en Aragón, con Bielsa y Épila como puntas de lanza, pero no están solas en el podio: en la provincia de Teruel, el más valorado es el de Luco de Jiloca, pedanía de Calamocha. Pueblo pequeño en tamaño y grande en historia, hoy celebra su día grande entre disfraces, dance, fuego purificador y viandas disfrutadas en comunidad; toda una jornada de celebración que lleva preparándose en la parcela logística unos cuantos días; en lo espiritual, la pulsión dura el año entero.

Luco se ha convertido en los últimos años en opción vital de parejas jóvenes; Roberto y Laura, músicos, pertenecientes a la popular banda de impacto nacional Los Gandules, o Víctor y María, trabajadores por cuenta propia, zarragón y diabla en este carnaval. Pilar Fraj, por su parte, vive desde hace muchos años en Luco; si la cara es el espejo del alma y la voz el termostato de la emoción, se le nota a la legua el orgullo que siente por su pueblo. “Me encanta que se conozca, poner en valor lo que tiene, y más en estos tiempos en los que se queda poca gente en los pueblos. Los estudiosos del carnaval consideran al nuestro el más importante de la provincia de Teruel; el nombre de zarragones no tiene un origen histórico conocido, aunque quizá tenga que ver con la forma de vestir zarrapastrosa del personaje, que es el más importante de esta fiesta, junto con los diablos y diablas. Las madamas estamos de acompañantes”.

“La finalidad aquí –explica Pilar– es disfrutar, sin más; una buena fiesta antes de las privaciones de la Cuaresma. Aquí jugamos con los sustos, perseguir a los pequeños... los diablos van con unas grandes tijeras, y asustan lo suyo. Cualquiera puede formar parte de los grupos de los diferentes personajes; el único requisito es ser fieles a las vestimentas y la actitud que los caracterizan”.

El momento clave

El grupo de participantes suele superar el medio centenar entre zarragones –de 25 a 30– diablos –alrededor de 15– y madamas –otras 15–, con su participación centrada en la tarde del sábado: es decir, hoy. Antes duraba tres días, pero ahora se concentra en el sábado. Los personajes salen desde tres puntos de Luco y confluyen en la plaza, donde se enciende la hoguera. Las madamas parten de las antiguas escuelas, encima del teleclub, mientras que los zarragones lo hacen del pabellón, en la ‘baja’ de la iglesia, y los diablos desde la casa rural o el camino de las estación. La gente se sitúa a ambos lados de la plaza y la carretera; los personajes danzan con la música de las dulzainas y las gaitas y recorren el pueblo. En el barrio alto, la comisión de fiestas agasaja a los presentes con bocadillo y bebida; en el barrio bajo se dan moscatel y pastas.

El pueblo se llenará este sábado hasta los topes. La cena preparada tras las danzas y la ronda va por los 200 apuntados, que se reunirán alrededor de la hoguera. La Asociación Zarragones, que tiene incluso su plaza en el pueblo, está muy orgullosa. Hoy toca brindar.

Los tres personajes principales de Luco de Jiloca: sus vestimentas e idiosincrasia

Al caer la tarde de hoy, cuando la oscuridad ya domine el cielo de Luco, el carnaval desplegará su acto principal, con tres personajes básicos: las madamas (ricas y pobres: hay subdivisión), los zarragones y los diablos. Las madamas pobres llevan tradicionalmente una vestimenta muy especial: una silla de anea invertida en la cabeza, sobre la que se coloca una tela agujereada a la altura de los ojos. Las ricas, objetivo principal de los ataques zarragones, llevan sayas y mantón, y cubren la cabeza con una cestilla invertida cubierta de un velo. También llevan antifaz. Pilar Fraj es una de esas damas de alta alcurnia en la celebración.

María Jesús Navarro, por su parte, eligió ser madama pobre. “Había más ricas y no queríamos que faltaran pobres, así que 4 ó 5 de nosotras decidimos optar por las pobres, ahí seguimos desde ese 2003. La fiesta llevaba parada desde la guerra civil; la gente, eso sí, salía un poco en los años de la prohibición, nos daban cuatro sustos a las criaturas. Oías las esquilas de los zarragones y corrías, y en la esquina te esperaban las tijeras de los diablos, ¡estabas perdida! Ahí solo quedaba esconderse en la primera casa que vieras”.

Víctor Cañizares es del pueblo por vía consorte, como pareja de María Navarro, que sí tiene raíces en Luco por vía paterna. “Empecé a salir en el carnaval hace 3 años, venía mucho los fines de semana, y ahora llevo 2 y medio viviendo en Luco con María. Lo de vestirme de zarragón surgió un año, lo disfruté y he seguido haciéndolo. Nosotros nos conocimos en Madrid y tras unos años allá, probamos también en Huesca y en Cuarte de Huerva, pero no nos acababa de convencer ninguno de esos sitios. Aquí teníamos dónde quedarnos y nos decidimos; tengo la suerte de poder trabajar desde el hogar, María lo mismo… y ahora acabamos de comprar nuestra propia casa aquí. Mi traje lleva tela de arpillera, pieles y máscara de cuero, además de los cencerros colgando”. “Antes llevaban simplemente una chaqueta vieja, una chepa falsa, los cencerros y las caretas. Se han uniformado un poco”, aclara Pilar.

La diablesa María lleva sayas negras, una enagua blanca sobre los hombros que parece de monaguillo, cabeza cubierta con gorro, guantes negros y la cara tiznada, media patata en la boca y grandes tijeras de hierro. “Lo de las tijeras –aclara, liberándose de la patata para poder hablar– hace referencia a los recortes que vienen luego con la cuaresma”. Los gaiteros que vienen de la comarca del Jiloca desde 2003 suelen vestirse con ropajes juglarescos.

Luco de Jiloca recuperó en 2003 su honda tradición carnavalera

El programa de hoy

El programa del Carnaval de Luco de Jiloca en este sábado

Hay actividad desde la mañana, con mercado de productos de proximidad, concurso de disfraces infantil y vermú. Por la tarde habrá una charla sobre la máscara de San Blas de Ateca, protagonista de las fiestas de invierno de esta localidad el primer fin de semana de febrero. “Estamos preparando un intercambio cultural con ellos –explica María– y tras aprender un poco de esta máscara, habrá una batucada; luego saldrán los personajes, llegará la cena en la plaza alrededor de la hoguera, verbena en el pabellón y concurso de disfraces de adultos”.

‘Luco de Jiloca: patrimonio, tradición y encanto’

El pasado verano, en el mes de agosto, se puso en circulación el libro ‘Luco de Jiloca: patrimonio, tradición y encanto’, escrito por José María Navarro y Pilar Fraj. Un esfuerzo personal, muy celebrado en la comarca y que encontró un eco superior al previsto por los propios autores. De hecho, se agotó una tirada inicial de 250 ejemplares y se hicieron dos tiradas cortas posteriores de 40 ejemplares cada una para atender a las peticiones ulteriores. Sigue habiendo unos cuantos ejemplares a la venta en el teleclub de Luco.

El Centro de Estudios del Jiloca publicó hace 3 años una investigación localizada de este tándem de autores, trabajada junto al desaparecido David Navarro: ‘El pan, el vino y el tocino. Cerezas, judías y retacía de Luco’. Son esfuerzos minuciosos y muy detallados, producto de una concienzuda investigación antropológica y el rescate de la tradición oral. 

Así es Luco de Jiloca

Comarca. Jiloca.

Cómo llegar. Desde Teruel, su capital de provincia, el camino más directo es por la autovía mudéjar hasta la salida 181, donde se toma la N-234 hasta Luco. Son 82 kilómetros.

La parroquia. La iglesia parroquial de Luco de Jiloca, que está bajo la advocación de la Asunción de la Virgen, es un edificio en mampostería de tres naves, cabecera poligonal y coro a los pies, que termina en un ábside de planta semicircular.

Los jardines. Alrededor de la iglesia hay unos jardines que llaman la atención por su belleza y detallismo; se deben al luqueño Antonio Navarro, que con la empresa La Estación Servicios Medioambientales trabaja en planta ornamental (árbol y arbusto), agricultura ecológica y jardinería.

Casa rural El Horno y Teleclub. Hay una casa rural, el Horno, que conserva la boca del horno donde se cocía el pan. Hay Teleclub en la plaza, en las antiguas escuelas de chicos.  

Reportaje de la serie 'Aragón es extraordinario".

Etiquetas
Comentarios