Despliega el menú
Aragón

COMARCA CAMPO DE DAROCA

La verducleta de Santi Cordón parará en Daroca en su viaje de Tudela a Málaga

El cocinero tudelano acerca a los colegios su huerta en una bicicleta con la que ahora va a recorrer España.

El documental ‘Los últimos de la Mejana’ se podrá ver en Daroca.
El documental ‘Los últimos de la Mejana’ se podrá ver en Daroca.
Vimeo

El cocinero tudelano Santi Cordón, junto con el documentalista Patxi Uriz y el permacultor Alberto Marín han emprendido un viaje desde Tudela hasta Málaga en un vehículo muy característico: la verducleta.

Se trata de la bicicleta adaptada que Santi Cordón emplea habitualmente en su radio de acción para acerca la huerta a los centros escolares navarros y enseñar a los niños y jóvenes los productos de la tierra. Además, el vehículo se transforma en una pequeña cocina, donde se pueden cocinar las verduras.

Ahora, esta bici se plantea una meta más lejana. Con destino Málaga, la verducleta irá haciendo paradas en distintas localidades españolas, entre las que se encuentra Daroca. El municipio zaragozano recibirá a los viajeros el martes.

En su parada, se dará a conocer el proyecto que se traen entre manos. Y es que Málaga no es un destino al azar. Llegar hasta allí tiene la finalidad de presentar en el festival de cine el documental “Los últimos de la Mejana”.

El proyecto se podrá ver en Daroca el martes, como acto previo al taller que conducirá el cocinero, que cocinará con productos locales. Así, se aprovechará la ocasión para dar a conocer las semillas del territorio que sólo cultivan unos cuantos agricultores, como son las del tomate corporales y la patata, los nabos de Mainar, las judías estacadera o las lentejas de Langa.

Las actividades contarán con la participación de investigadores del Centro de Tecnología Agroalimentaria de Aragón, el CITA, quienes repartirán semillas de las dos primeras especialidades de tomate y nabo entre el público asistente.

Con esta parada, Daroca quiere aprovechar el tirón de la iniciativa de los tudelanos para transmitir a sus vecinos la riqueza agrícola de la tierra. Un paréntesis en la ruta de mil kilómetros en bici que sin duda merecerá la pena.

Etiquetas
Comentarios