Despliega el menú
Aragón

Aragón es extraordinario

Las Momias de Quinto, únicas en España

Abierto en 2018, este museo exhibe 15 cuerpos momificados de diversas características en el edificio conocido como el ‘Piquete’, que llevaba más de 30 años en obras.

Foto de Quinto
Museo de las Momias de Quinto
Laura Uranga

Les llamaron locos, hablaron de irrespeto, voces muy altas utilizaron el término ‘asquito’ para definir al reclamo y sustrato de esta iniciativa. Hace algo más de año y medio, todas esas consideraciones perdieron fuelle ante la evidencia: el Museo de las Momias de Quinto, único de estas características en España, se convirtió en realidad.

El emblemático ‘Piquete’ alberga el Museo. “Alude al pico del casco urbano, no es un término bélico –explica Jesús Morales, alcalde del municipio– y fue iglesia, arrasada en la guerra civil. Se quedó en desuso hasta que en 1983 empezó a tambalearse literalmente; desacralizada la iglesia y municipalizado el edificio después, empezó la rehabilitación del edificio, que duró hasta 2017. Durante esos años no se sabía muy bien qué uso darle; surgieron varias ideas para centros de interpretación, y usos culturales múltiples distribuidos entre la nave central y las capillas”.

Hacia 2011 aparecieron enterramientos momificados bajo el suelo; lógicamente, hubo que pedir permisos al Gobierno de Aragón para seguir adelante con las obras. Varias de las momias estaban muy bien conservadas. “No es un grupo tan numeroso como el de Palermo en Sicilia, tampoco puede compararse con el mexicano de Guanajuato... pero en Palermo hay muchos esqueletos vestidos y en Guanajuato muchas momias sin ropa; aquí, la conservación era absoluta en cuerpos y ropajes. ¿Razones? Una de ellas sería la temperatura, muy constante dentro del edificio, y las condiciones del suelo; las paredes hacen que la oscilación térmica en todo el año sea de unos 20 grados dentro, cuando hay casi 50 fuera. Además, había una humedad muy controlada; finalmente identificamos 15 cuerpos perfectamente momificados; se enterró en el lugar desde el siglo XV y hasta 1832”.

El primer edil de Quinto califica el Museo de una ‘suma de voluntades’. “Antonio Jardiel, agricultor de Quinto, se ha dedicado minuciosa y altruistamente a documentar la historia de las momias. Es el director histórico del museo, con Mercedes González como directora científica; desde Madrid empezó a interesarse por los hallazgos, realizó el trabajo preventivo y es toda una embajadora de este Museo en España y América Latina”.

Las momias se conservan en urnas herméticamente cerradas, con la humedad al 50 o 55% y una temperatura que va aproximadamente de los 6 grados en invierno a los 23 en verano. “También decidimos exponerlas en horizontal –explica Jesús– porque entendemos que es más respetuoso, y fiel al modo en que fueron enterrados”.

En el museo también se exponen restos cerámicos del subsuelo, ajuar… siguen saliendo cosas, y todo apunta a que seguirá saliendo; solo está excavada la galería central. Para comprobar de primera mano las sensaciones que despierta esta muestra hay que reservan en la página web momiasdequinto.es o en los teléfonos 976 177 011 - 976 176 111: la entrada vale 7 euros, que se quedan en 5 para mayores de 65 años, discapacitados con más del 33%, menores de 14 años y poseedores de Carné joven. Los niños de hasta 5 años no pagan. Abre viernes, sábados y domingos de 10 a 11.30 (el viernes y el sábado, también de 16.00 a 17.30) y las visitas del resto de la semana son bajo petición.

Detalles, contexto y agilidad en una visita muy bien diseñada

Encarna Moreno, natural de Quinto, estudió Turismo. Nunca pensó en poder ejercer su profesión en Quinto, pero así ha sido; junto a Bea Pallarés, se encarga de las visitas guiadas al Museo de las Momias, y Blanca Duato les secunda a la hora de ajustar los turnos. Estas profesionales han diseñado una visita muy especial, con vocación exhaustiva pero no apabullante, alternando los matices entretenidos con las elucubraciones razonadas, los aportes históricos y las invitaciones a la reflexión. Desde que el museo abrió sus puertas lo han visitado más de 12.200 personas. “Hace apenas dos años, Quinto no aspiraba a recibir un solo turista; si veíamos alguien por la calle haciendo fotos con mirada curiosa pensábamos que era gente con otros intereses –explican el alcalde Jesús Morales y la propia y Encarna– pero ahora hay convenios con los restaurantes, rutas de edificios emblemáticos, paseos marcados... era impensable, pero está ocurriendo”.

Encarna habla de las momias con la familiaridad de quien trabaja en el entorno descrito y el respeto ajustado al hecho de que, finalmente, son cadáveres lo que se muestra. “Los enterrados en la iglesia eran gente pudiente; hay una señora que claramente pertenecía a la alta sociedad por sus ropajes, un sacerdote, un bebé que apareció en un ataúd extraordinariamente decorado… todos van con su mortaja, muchos de ellos con zapatos y casi todos con las manos en posición orante. Al ir analizando todo esto huimos del morbo y explicamos que la riqueza no era una garantía para evitar las epidemias, por ejemplo”.

Algunos detalles son sorprendentes. “No sé si os habéis fijado en los zapatos; no hay derecho ni izquierdo. En esta iglesia se enterró hasta 1832, y hasta 1850 no se instauró la horma en España; se hacía la forma de cada pie por el uso. También es curioso comprobar como a los miembros del clero se les enterraba con la cabeza hacia el altar y los pies hacia la puerta, cuando se hacía al revés con el resto. El pelo también llama la atención; a muchos les parece falso, y les explicamos que es el natural. También les extraña que todos sean pelirrojos; es probable, que no seguro, que sea una consecuencia del subsuelo árido y arcilloso de Quinto, que pueda haber oxidado el pelo. Mercedes González, nuestra directora científica, no quiere afirmar categóricamente que estas condiciones del terreno sean el origen del tema pelirrojo”.

En el centro del Museo se puede disfrutar de la exposición pictórica hiperrealista ‘Luz en Hipocratia’, de Emma Cano, propiedad del médico Salvador Pascual y que estaba expuesta en las instalaciones del Centro de Cirugía de Mínima Invasión que preside el quintano Jesús Usón. Se ha cedido por 5 años a Quinto. El museo tiene una zona de juegos para los más pequeños, porque lo visitan muchas familias. “No obstante, desde los 6 años los peques suelen venir en la visita con los adultos. Hay quien se impresiona un poco, pero suelen ser niños más mayores o adultos. Los peques hacen preguntas muy interesantes sobre las momias y el modo en que se vivía en aquellos tiempos”.

Vídeo de Quinto en 'Aragón es extraordinario'

‘Machillo’, el amigo de los niños que vive en el recuerdo del pueblo

Entre los extras de la visita al Museo destaca la tienda de regalos (desde bizcochos a vino, gorras y camisetas) y un librito que explica el museo a los pequeños, llamado ‘Juega con Machillo’. El título alude a una figura querida y recordada en Quinto; José María ‘Machillo’ fue popular durante décadas por cuidar del paso de cebra en mitad de la travesía de Quinto con una pequeña señal de stop, a fin de que los escolares cruzasen sin peligro. “A José María –explica Jesús Morales– lo enterramos el día en que abrió el Museo; el pobre había bromeado días antes con que le guardásemos una urna para él. No se nos ocurrió nadie mejor para guiar virtualmente la visita al Museo de los niños. Ahora preparamos algo especial; va a tener su cabezudo en las fiestas, bien sonriente, como él era. Estará listo para las fiestas de junio; Popeye, el cabezudo más veterano que tenemos, lo presentará oficialmente”.

Quinto: datos útiles y curiosidades

Comarca. Ribera Baja del Ebro.

Cómo llegar. Desde Zaragoza, su capital de provincia, el camino más directo es por la N-232 (43 kilómetros).

Jesús Usón. El doctor Usón nació en Quinto en 1947 y realizó sus estudios y doctorado en la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza. En la capital aragonesa fue director de la Escuela de Cirugía Animal del Instituto Experimental de Cirugía y Reproducción.

Fiestas de Santa Ana. Son las fiestas grandes de Quinto, a finales de julio: la fiesta es el día 26. Las fiestas se inician dos días antes, el 24 al mediodía, con el disparo del chupinazo y la salida de la comparsa de cabezudos, formada tradicionalmente por nueve figuras, que ahora tendrá un décimo protagonista con Machillo.

Jardiel Poncela. Escritor y dramaturgo español nacido en Madrid en 1901. Su padre era quintano y pasó largas temporadas en el pueblo. Tuvo varios percances con la censura franquista.

Reportaje de la serie 'Aragón es extraordinario".

Etiquetas
Comentarios