Despliega el menú
Aragón

Juan Carlos Torres: "Me rompen la vida por un error que cometí cuando era un chaval y puede que un cabeza loca"

Este joven debe ingresar en prisión por una condena de hace doce años.

Exterior de la cárcel de Zuera.
Exterior de la cárcel de Zuera.
Guillermo Mestre

La pésima noticia recibida hace solo unos días no han quitado a Juan Carlos Torres las ganas de trabajar. Se verá obligado a ingresar en prisión por una condena de hace 12 años. Cuando descubrieron que había afanado varios de los paquetes que debía repartir y lo juzgaron por un delito de apropiación indebida. Devolvió todo y logró que le suspendieran la pena de 21 meses de cárcel. Ahora se ve abocado a acabar en una celda. "Tengo dos hijos de 7 y 8 años y mis ingresos son su único sustento", contaba desde las afueras de París, hasta donde se había trasladado con su camión para hacer una entrega. Nacido en Ecuador, desde los 14 años reside en España –tras pasar una temporada en Madrid terminó haciendo de la capital aragonesa su ciudad–, por lo que tiene doble nacionalidad y desde hace ya varios años regenta con éxito su propio negocio de transporte por carretera.

Juan Carlos Torres, este jueves, junto a su camión, en las proximidades de París.
Juan Carlos Torres, este jueves, junto a su camión, en las proximidades de París.
HA

"Me rompen la vida por un error que cometí cuando era un chaval y puede que un cabeza loca", asegura al ser preguntado por las consecuencia que tendría su ingreso en el centro penitenciario de Zuera. "Tras dejar el Ejército –sufrió un accidente cuando saltaba en paracaídas– vi que podía ganarme la vida como transportista. Y con no poco esfuerzo, porque todo está muy mal, he salido adelante. Dejar ahora el negocio para pasar casi dos años en prisión me partiría en dos", confiesa.

El letrado que lleva la defensa de Juan Carlos, Javier Rodríguez, reconoce que no esperaba que todo acabara así. Él no lo representaba en 2008, cuando le condenaron por apropiarse de varios paquetes que tenía que entregar como repartidor en Zaragoza, pero hace ya varios años que se encarga de representarlo.De hecho, fue él quien solicitó el indulto al Consejo de Ministros en 2015. "Lo normal es que te contesten en un plazo máximo de 9 meses.Pero han tardado 5 años y encima para denegarlo", se lamenta.

Etiquetas
Comentarios