Despliega el menú
Aragón

tribunales 

La Fiscalía dice que se aplica «un tercer grado encubierto» a los presos del ‘procés’

Los fiscales Fidel Cadena y Javier Zaragoza defienden la independencia del Ministerio público. 

El decano de la Facultad de Derecho, Javier López, entregó la medalla de oro al fiscal Fidel Cadena y Javier Zaragoza.
El decano de la Facultad de Derecho, Javier López, entregó la medalla de oro al fiscal Fidel Cadena y Javier Zaragoza.
Guillermo Mestre

La Fiscalía del Supremo considera que se aplica «un tercer grado encubierto» a los presos del juicio del ‘procés’ con la Ley General Penitenciaria para poder salir de las prisiones. Por eso los fiscales han recurrido las medidas adoptadas por el juez de Vigilancia Penitenciaria de Barcelona. Así lo explicó ayer el fiscal aragonés del Supremo Fidel Cadena después de haber recibido, junto a su compañero Javier Zaragoza, la medalla de oro de la Facultad de Derecho de Zaragoza.

Cadena añadió que la Fiscalía del Supremo propuso aplicar la cláusula de seguridad, copiada del Derecho francés, para que a los presos del ‘procés’ no pudieran aplicarles el tercer grado hasta que cumplieran la mitad de su condena, pero el Supremo lo denegó. Ahora los fiscales de Vigilancia Penitenciaria de Barcelona recurrieron estos permisos.

«Ya hemos recurrido varios permisos. La aplicación del artículo 100.2 de la Ley General Penitenciaria es un tercer grado encubierto porque es un segundo grado que permite alcanzar un estatus de libertad muy parecido al tercer grado en la aplicación de las penas», detalló el fiscal Fidel Cadena, quien agregó que la aplicación depende de los tribunales catalanes (la competencia de Instituciones Penitenciarias está transferida a Cataluña)y la batalla jurídica llegará hasta la Audiencia de Barcelona.

Este mismo artículo es el que utiliza el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional en algunos casos para los presos de ETA, como a Kepa Picabea, para permitirles salir a trabajar todo el día y dormir en los centros penitenciarios aunque tengan condenas largas.

Los fiscales aragoneses del Tribunal Supremo, Javier Zaragoza y Fidel Cadena, que participaron en el juicio del procés con sus compañeros Consuelo Madrigal y Jaime Moreno, hicieron ayer una encendida defensa de la «independencia» del Ministerio fiscal en «momentos de duda» ante la presión del Gobierno.

«El Ministerio público es un órgano constitucional con una autonomía funcional plena que se rige por unos principios que de muestran que es independiente y tiene unas funciones que exigen esa situación», sostuvo Javier Zaragoza, quien eludió pronunciarse sobre el nombramiento de Dolores Delgado, exministra de Justicia, como fiscal general del Estado. «Los fiscales y Fiscalía no podemos opinar sobre su nombramiento. Dolores Delgado ha estado muchos años conmigo en la Audiencia Nacional y ha sido una gran profesional», agregó Javier Zaragoza, quien fue jefe de la Fiscalía de la Audiencia Nacional entre 2006 y 2017.

«Solo nos sujetamos a principios de legalidad, imparcialidad e independencia. Frente a cualquier tipo de sugerencia actuamos con esa libertad de criterio, impulso y determinación, prestigiando la institución», sostuvo Fidel Cadena. «Hemos demostrado en momentos de duda que el Ministerio fiscal es independiente en este país», agregó.

Asimismo, Zaragoza y Cadena se mostraron optimistas sobre la resolución definitiva del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo (TEDH), donde acabará la sentencia del Supremo sobre el ‘procés’, y apuntaron que ya se ha pronunciado en la misma línea del Constitucional en dos resoluciones. «Las decisiones del Constitucional y Supremo son fundadas y respetan los derechos de los justiciables», apuntó Zaragoza. «Lo que no es verdad es que se haya producido una violación masiva de los derechos fundamentales. Es absolutamente injusto. Se han respetado los derechos y libertades de los acusados de manera exquisita y escrupulosa».

Cadena manifestó ser «optimista» tras estudiar el Convenio de 1950 que aplica el TEDH, porque «la solidez de la sentencia es absoluta». «Hay poderosas razones para entender que el proceso no se ha contaminado y se respetaron las garantías, la bilateralidad, la contradicción y la defensa», incidió. El Tribunal Europeo tiene que hacer ese examen y resolver.

Unas medallas de oro para dos estudiantes que vuelven a casa

«Estamos encantados de volver a nuestra casa y hemos comprobado que sigue siendo nuestra», defendió Javier Zaragoza (Alcorisa, 1955) después de recibir la medalla de oro de la Facultad de Derecho junto a su compañero Fidel Cadena (María de Huerva, 1954). «No fuimos tan malos estudiantes y tuvimos unos profesores magníficos, que nos enseñaron valores y principios que hemos llevado acabo», agregó el fiscal alcorisano. Esa promoción de estudiantes de Derecho de la etapa 1972-1977, con profesores como Murga, Cerezo, Lacruz, Martín Retortillo..., dejó poso. Fidel Cadena realizó cursos de doctorado, fue profesor asociado de Derecho Penal y de Practicum. Al final, los universitarios Zaragoza y Cadena sacaron la oposición de fiscal y se juntaron en su destino en San Sebastián, en los años del plomo, en 1980. Desde 2017 volvieron a compartir su carrera en el Tribunal Supremo, donde van a cumplir 40 años de trabajo. El decano de la Facultad de Derecho, Javier López, hizo una loa sobre los fiscales y el coro cantó el Gaudeamus Igitur, hasta que el rector José Antonio Mayoral  dio por concluido el acto.

Etiquetas
Comentarios