Despliega el menú
Aragón

oleicultura

Un paseo por los viejos olivos de Teruel

Los responsables de ‘Pasión por el olivo’ han puesto en marcha doce ‘Oleo Rutas’ para recorrer las zonas olivareras del Bajo Aragón y el Matarraña.

Campo de olivos en el Bajo Aragón.
Campo de olivos en el Bajo Aragón.
Michael Romano Photography

En el pequeño municipio de Jaganta, sus 70 vecinos presumen de una impresionante almazara que, según cuentan, estuvo en funcionamiento hasta el año 1942. Muy cerca de allí, en Calanda, la olivera del Pitongo, con 13 metros de diámetro de copa y casi 11 de altura, es todo un referente en la zona ya que, en ocasiones, ha superado los 300 kilos de producción de olivas.

Estos dos ejemplos forman parte de la ‘OleoRuta del Molino’, una de las doce propuestas del proyecto ‘Pasión por olivo’, una iniciativa promovida por ‘Pon Aragón en tu mesa’ y respaldada por numerosos agentes sociales y económicos de la zona.

Un proyecto que permite recorrer las comarcas de Bajo Aragón y Matarraña, de norte a sur, contemplando sus impresionantes olivos, visitando sus almazaras, conociendo de sus museos o saboreando las mejores propuestas gastronómicas con el aceite como ingrediente principal.

"Queríamos potenciar los recursos de nuestro territorio de una manera sostenible y una forma de hacerlo es poder conocer nuestros arboles centenarios y darle más valor a nuestro aceite de oliva Denominación de Origen. Descubrir su origen, las curiosidades que los rodean y, en las zonas de estas comarcas donde no hay olivos, disfrutar de la riqueza de sus pueblos, su arquitectura, su gastronomía, su cultura", indica Nieves Ballestero, gerente de la Asociación Turismo Bajo Aragón y coordinadora del proyecto, cuyas rutas se encuentran en la web www.pasionporelolivo.com

En el diseño de estos recorridos, que se pueden realizar de manera individual o apoyados por la empresa de guías especializados Turismo Matarraña, que han colaborado en su ejecución, se han tenido muy en cuenta el perfil de los turistas que visitan esta zona. De esta manera, se han dividido en rutas ecológicas, fotográficas y gastronómicas, con del fin de conocer también la riqueza culinaria de esta zona.

Son recorridos muy completos, que se pueden hacer en cualquier momento del año, tanto en otoño e invierno, épocas en las que se recoge la oliva en esta tierra, como en primavera, cuando los árboles se llenan de flores, o en verano, momento en el que arranca la fase del engorde y que coincide también con en el tiempo en el que estos pueblos se llenan de vecinos que veranean aquí.

Recorridos de calidad

"Cuando nos pusimos a trabajar en estas rutas, nos dimos cuenta de que los turistas que visitaban este rincón de Aragón tenían un perfil muy diverso. Por eso, quisimos atender todas y cada una de sus necesidades, en diferentes momentos del año", matiza Ballestero.

Y parece ser que lo han conseguido porque desde que arrancó esta iniciativa, hace unas semanas, los comentarios que han recibido son todos muy positivos. "La gente que recorre nuestra tierra vuelve a casa encantada con el recibimiento recibido en nuestros pueblos. Por eso, queremos seguir con esta propuesta que pone en valor el trabajo de las personas que viven de la tierra y por la tierra. Tenemos muy claro que el futuro de la provincia de Teruel pasa por el turismo y el sector primario, por poner en valor productos agroalimentarios de calidad. No todo vale. Hay que apostar por la calidad, por el elemento diferenciador que atraerá a los viajeros a esta tierra", concluye la responsable de esta iniciativa.

Etiquetas
Comentarios