Despliega el menú
Aragón

turismo

La letra pequeña de los seguros de viaje

No basta con contratar una póliza de asistencia sanitaria, sino que hay que revisar los límites de las cuantías y si cubren en caso de rescate o repatriación.

Viajeros en el aeropuerto de Zaragoza.
Viajeros en el aeropuerto de Zaragoza.
Guillermo Mestre

Lo peor que puede suceder durante un viaje es que se vea empañado por algún percance, como les ha ocurrido a las dos zaragozanas que han tenido un accidente de tráfico y esperan estos días solventar la asistencia sanitaria con su seguro en su viaje a Vietnam. Más de 19 millones de personas se desplazan durante el año desde España al extranjero, según los datos del Ministerio de Asuntos Exteriores. Este cuenta con un registro de viajeros para que quienes salen al exterior se inscriban de forma voluntaria para estar localizados en caso de problemas. Desde el Ministerio y la patronal de las compañías aseguradoras (Unespa) aconsejan que además se contrate una póliza de viaje "lo más amplia y completa posible para atender los percances que puedan ocurrir, como problemas de salud, accidentes, asistencia jurídica, cancelación, anulación, robo o extravío de equipaje". 

A ello añade la Unión de Consumidores de Aragón (Ucaragón) que "antes de suscribir el seguro, de asistencia médica o bien de viaje, es preciso tener la información previa de las coberturas generales, y las opcionales que podemos contratar, así como el coste de uno y otro seguro" para evitar sustos a la hora de echar mano de él.

Entre los españoles que sufrieron algún percance en un viaje al extranjero el 64,33% fueron accidentes leves; el 27,14%, graves; el 6,25%, muy graves y un 2,28%, extremos, según la patronal Unespa y el informe 'Viaja Seguro'. En la mitad de los casos se trató de "indisposiciones y enfermedades" y en una cuarta parte de accidentes.

"Lo primero que hay que mirar cuando se trata de un destino lejano es si incluye la repatriación, que si me pongo enfermo me traigan a España"

Repatriación y cuantías

En este sentido, "lo primero que hay que mirar cuando se trata de un destino lejano es si incluye la repatriación, que si me pongo enfermo me traigan a España", aconseja Jorge Moncada, presidente de la asociación de agencias de viajes de Aragón. También si se contempla esta prestación en caso de muerte. Y recomienda vigilar el importe de asistencia sanitaria del seguro, para asegurar que sea suficiente para cubrir los costes. En la práctica confiesa que "la gente no se fija en qué tipo de seguro ha contratado".  A medida que las coberturas aumentan también lo hace la prima del seguro.

Según los datos de la patronal de aseguradoras Unespa, Estados Unidos es el destino más caro para terminar en un hospital sin tener seguro. "Una asistencia sanitaria puede llegar a suponer el pago de 70.000 euros y un rescate por casi la misma cifra", según la cuantía máxima que aparece en último informe de la patronal publicado en su web estamos-seguros.com. El valor medio ronda los 717 euros en dicho país y Canadá. Por zonas, le sigue Asia, con una cuantía máxima de 62.486 euros y una media de 828 euros y África con 45.718 euros y un importe medio de 529 euros. El listado de los 20 destinos donde las aseguradoras españolas registraron percances con un coste mayor lo encabezan Estados Unidos, Turquía, Camerún, México, China, Bolivia, Marruecos, Fiji, Rusia, Colombia y Tailandia. Aquellos en los que de producirse un accidente es más grave fueron Camerún, Fiji, Groenlandia, Dinamarca, Jordania, Emiratos Árabes Unidos, Sudáfrica y Bolivia.

Moncada recuerda que dentro de los paquetes turísticos (aquellos que incluyen un mínimo tres servicios: vuelo, hotel y traslados) es obligatorio que se contrate un seguro. Sin embargo, apunta que "los turoperadores para no encarecer el viaje incluyen un seguro básico con coberturas limitadas", de lo que se informa al cliente, que puede elevar las cuantías. "El que hace un viaje de un importe elevado se lleva un seguro de anulación que vale unos 40 euros por persona y solo con subir esa cantidad se duplican las asistencia médicas", afirma Moncada. Este sería el tipo de seguro que más suele demandarse.

"Hasta los 35 o 40 años nadie se molesta ni en leer el seguro, pero a partir de esa edad preguntan qué lleva incluido", afirma. Además de la edad considera que influye el destino. No suelen contratarse seguros para viajar a Europa porque se puede utilizar la tarjeta sanitaria europea. Recuerda que "el seguro tiene validez desde el momento que se contrata el viaje hasta el último día de regreso".

Desde Ucaragón se recomienda que cuando se viaje fuera de la Unión Europea  se suscriba un seguro privado de asistencia en viaje "para hacer frente a situaciones de enfermedad, accidente que requieran asistencia médica, ingreso hospitalario o evacuación en avión medicalizado". En estos casos hay que revisar previamente las coberturas generales y las opcionales. Si se cuenta con un seguro de decesos se aconseja preguntar si también contempla alguna cobertura complementaria de accidentes o asistencia en viaje.

La asociación Ucaragón recuerda que no es lo mismo un seguro de asistencia sanitaria que un seguro de viaje. Este último "cubre ante cualquier incidencia que pueda darse durante nuestro desplazamiento al extranjero" como cancelaciones de vuelos o pérdidas de equipajes, pérdidas de vuelos o conexiones, "y todas las emergencias que puedan sobrevenir durante la estancia momentánea fuera de nuestro país".

Algunas coberturas para viajar fuera de España:

1) Gastos de asistencia médica causados por enfermedad o accidente con un límite suficiente.

2) Repatriación de enfermos o heridos.

3) Cobertura de daños, robo o pérdida de equipaje.

4) Cancelación del viaje por el organizador, anulación por el asegurado, y también la indemnización por demoras.

5) Responsabilidad civil (daños causar a terceros).

6) Defensa jurídica: para recibir asesoramiento por teléfono de un abogado en cualquier circunstancia y disponer de anticipos para fianzas judiciales.

Desde la patronal Unespa añaden a la lista de posibles coberturas que se pueden contratar el desplazamiento y alojamiento de un acompañante, envío de medicamentos e invalidez permanente en caso de accidente.

En cualquier caso, el consejo general es consultar la ubicación de la embajada española o consulado en el país de destino. "Consultar los teléfonos de emergencia consular que están disponibles para situaciones excepcionales de necesidad y emergencia", señalan desde Ucaragón. Y seguir las recomendaciones del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Etiquetas
Comentarios