Despliega el menú
Aragón

Huesca

La comunidad budista de Panillo da la bienvenida al nuevo año tibetano: el 2147

La comunidad budista Dag Shang Kagyu celebra desde este jueves actividades y ceremonias de preparación de la inminente llegada del nuevo año tibetano, el que, según el calendario astrológico que lo rige, será el 2147 del ratón macho de hierro o metal.

Ceremonia de apertura del año tibetano de 2019
Ceremonia de apertura del año tibetano de 2019
Á. Gaýubar

La comunidad budista Dag Shang Kagyu de la pequeña localidad ribagorzana de Panillo se encuentra inmersa desde este jueves en las actividades y ceremonias de preparación de la inminente llegada del nuevo año tibetano, el que, según el calendario astrológico que lo rige, será el 2147 del ratón macho de hierro o metal.

Los ritos que se han iniciado ahora con la práctica intensiva de la Makahala hasta el sábado y la posterior práctica de la Shanpei Monlam –dos rituales propiciatorios íntimos que buscan que los miembros de la comunidad lleguen con la mejor disposición al año entrante- tendrán su eclosión el lunes 24 de febrero con la celebración pública de la siempre vibrante y colorista ceremonia del Losar –“Lo” significa “año” y “sar” “nuevo”-, la bienvenida oficial a este nuevo año 2147.

Este año nuevo tibetano llega con el primer día del primer mes del calendario lunar del país asiático, en torno siempre a nuestro mes de febrero. Es la festividad cultural más importante del calendario tibetano y simboliza la purificación y frescura de empezar una nueva etapa. La jornada se conmemora en todo el mundo busdista -y el lamasterio de Panillo no es una excepción- con música y danzas, intercambiando buenos deseos entre familiares, vecinos y amigos. También es tradicional recitar distintas plegarias específicas de los distintos linajes o escuelas de las ramas budistas que contribuyen al bienestar y desarrollo espiritual de todos los seres.

"En estos días, también se cultiva la generosidad y la hospitalidad, el corazón amable...., virtudes que desarrollaremos y nutriremos el resto del año", comenta Isabel Alcántara, portavoz de la comunidad ribagorzana, invitando a todos los que lo deseen a acudir este lunes a la ceremonia pública del Losar que se iniciará a partir de las 11 de la mañana en la explanada frente al templo de la comunidad.

Uno de los aspectos que llaman la atención al profano es el de la numeración y la nomenclatura de los distintos años. La numeración de este calendario tibetano se computa sumado 127 al año gregoriano. El motivo es que primer año tibetano que se registró fue en el 127 antes de Cristo, cuando Ñatri Tsenpo fue coronado como el primer rey de Tíbet y fundó la Dinastía Yarlung. Siete siglos después, esta dinastía entronizó al rey Songtsen Gampo (604-650), el primer impulsor del budismo en el país.

Celebración de la comunidad budista Dag Shang Kagyu de la pequeña localidad ribagorzana de Panillo
Celebración de la comunidad budista Dag Shang Kagyu de la pequeña localidad ribagorzana de Panillo
Á. Gaýubar

Por lo que respecta al nombre de los años, también es un tema que tiene su curiosidad. El calendario tibetano no es exactamente lunar sino lunisolar, estando compuesto de 12 o 13 meses lunares que empiezan y terminan en la luna nueva. El decimotercer mes se añade cada 2 o 3 años, de modo que el año tibetano promedio coincide con el año solar (en el que se basa nuestro calendario gregoriano). 

Los años, a su vez, se agrupan en ciclos de 60 años (rabyung),y dentro de cada rabyung se nombran como un animal del zodiaco chino –Conejo, Dragón, Serpiente, Caballo, Cabra, Mono, Gallo, Perro, Cerdo, Rata, Buey y Tigre- que se combina con uno de los cinco elementos primordiales –Fuego, Tierra, Hierro, Agua y Madera-, asociándose a su vez con dos años consecutivos. El primer año de un elemento se considera “macho” y el segundo “hembra”.

Etiquetas
Comentarios